¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Vida después de Manus: Caricaturista iraní Eaten Fish habla de la vida dentro y fuera de los campos de detención de Australia

“No es país para refugiados”. Caricatura de Eaten Fish hecha cuando estaba detenido en la isla Manus. Fuente: Facebook. Publicada con autorización.

Ali Dorani tenía 21 años cuando llegó a la isla de Navidad de Australia en bote para pedir asilo, en julio de 2013. Después de seis meses, los transfirieron a la isla Manus, campo de detención fuera de las costas de Australia en Papúa Nueva Guinea, donde permanecería los siguientes cuatro años.

Empezó a dibujar caricaturas en Manus para lidiar con su trastorno obsesivo compulsivo (TOC) mientras documentaba su situación y la de otros solicitantes de asilos dentro del campo. Adoptó el seudónimo de ‘Eaten Fish’ (Pescado comido) en alusión a que fue rescatado del mar en 2013.

Los medios empezaron a publicar sus caricaturas que ilustran la condición de los refugiados en Manus casi tres años después de su detención. Algunos reflejaban su deteriorada salud y los abusos sexuales por los que pasó en el campo.

En 2016, la Red Internacional de Derechos de Caricaturistas le concedió el Premio al Coraje en Caricatura Editorial por su trabajo. La citación de su premio dice: “Algún día, sus caricaturas serán reconocidas como crónicas importantes de primer nivel del peor comportamiento humano desde los campos de concentración de la Segunda Guerra Mundial”.

Australia ha recibido muchas críticas por las condiciones en el campo de la isla Manus. Naciones Unidas ha calificado la política del país de detención indefinida en el campo como “castigo cruel, inhumano y degradante”.

Ali fue liberado en diciembre de 2017 luego de una campaña global que pedía su libertad. Llegó a Stavanger, Noruega el 17 de diciembre con al apoyo de la Red de Ciudades Internacionales de Refugio.

Entrevistamos a Ali por correo electrónico casi un año después de su salida de Manus, algo que Ali describe como su “salida a la libertad”. Habló de su vida después de la detención, su experiencia en el campo de refugiados y sus consejos a otros artistas que enfrentan persecución.

Ali reveló que está contento con su nueva vida en Noruega, pero que la adaptación le costó:

After two weeks I fell into a deep depression, and this kind of depression was even stronger than I had in Manus Island, and it took me around four or five months until, with a help from psychologist, and some friends, I got bit better and started communicating with a lot of people and making a new life happen.

Después de dos semanas, caí en profunda depresión, y esta clase de depresión fue más fuerte que la que tuve en la isla Manus, me tomó cuatro o cinco años hasta que me sentí un poco mejor, con ayuda de psicólogos y amigos, y empecé a comunicarme con mucha gente e inicié una nueva vida.

Recordó su decisión de hacer carticaturas después de que un médico le sugirió que iniciara alguna actividad para lidiar con su TOC, pero hasta eso le fue difícil –entre otras cosas porque los detenidos están privados de lápiz y papel.

I kept drawing until I was moved to Manus Island in 2014, and I didn't have enough paper, I didn't have enough pencils, and I had to steal papers from workers, I had to find a little paper to draw on, and it took me two years and a half to send my drawings out. And it was the only reason I think that I am still alive. Art didn't help my mental situation to be healthy, but it helped to send my voice out to the people in the outside world. It was art which saved me, it was art which saved my life.

Seguí dibujando hasta que me llevaron a la isla Manus en 2014, y no tenía suficiente papel, no tenía lápices, tuve que robarles papel a los trabajadores y me tomó dos años sacar mis dibujos. Es la única razón por la que sigo vivo. El arte no ayudó a que mi situación mental fuera saludable, pero me ayudó a sacar mi voz al mundo exterior. El arte me salvó, el arte salvó mi vida.

Sus dibujos llamaron la atención de los trabajadores médicos y el personal de inmigración en la isla de Navidad, y luego en la isla Manus. Luego, los medios australianos supieron de su arte, que dio a conocer su situación en Manus:

I wasn't a political cartoonist at first, so I just started documenting my life and my own struggles, and I don't know what happened, one day when I opened my eyes and I have been published in different press companies and I was on the news, a lot of people knew me in Australia, and it gave me more hope to keep myself alive, and I didn't have any idea that drawings were going to give me freedom one day.

Al comienzo no era caricaturista político, así que empecé a documentar mi vida y mis luchas. No sé qué ocurrió, un día cuando abrí los ojos y me habian publicado en diferentes empresas de medios y estaba en las noticias, muchos me conocían en Australia, y me dio más esperanza de seguir vivo, y no tenía idea de que los esos dibujos iban a darme la libertad algún día.

Foto de Ali Dorani en una clase de dibujo en Noruega. Fuente: Facebook. Usada con autorización.

Este es un consejo de Ali para los artistas que luchan, sobre todo, artistas jóvenes que enfrentan persecución:

Don't stop, don't stop what you're doing. Keep drawing, keep cartooning, keep sending your voice out. It takes time, it's difficult but it will work, it worked for me. Don't get tired.

I asked for help for five years and I got it. I got my freedom after five years asking from different people. Asking is not shameful. Asking for help is not shameful.

No se detengan, no detengan lo que están haciendo. Sigan dibujando, sigan haciendo caricaturas, sigan dejando que su voz se escuche. Toma tiempo, es difícil, pero funciona. A mí me funcionó. No se cansen.

Pedí ayuda durante cinco años y me la dieron. Logré mi libertad tras cinco años de pedirla a diferentes personas. Pedir no es vergonzoso. Pedir ayuda no es vergonzoso.

También exhortó a los grupos a ofrecer ayuda a los refugiados de Manus que se nieguen a difundir información falsa sobre la situación en el campo. “La verdad me ayudó. La verdad me ayudó a recuperar mi libertad. Tomó mucho tiempo, pero funcionó”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.