¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Víctima de violación de 15 años, último daño colateral de la guerra contra las drogas de Duterte

Captura de pantalla de canal de noticias News5Everywhere/YouTube.

La guerra contra las drogas del presidente filipino Rodrigo Duterte descendió más todavía a inicios de noviembre, cuando un oficial de policía fue arrestado por violar a la hija de 15 años de un drogadicto detenido en la capital, Manila.

Fotos del oficial Eduardo Valencia de la Policía Nacional de Filipinas (PNP) suplicando perdón a sus superiores por haber llevado a la adolescente a un motel a cambio de la liberación de sus padres se han vuelto virales. Los exámenes médicos mostraron signos de violación.

Los que critican al presidente Duterte dicen que su misoginia, bromas de violación y repetidas afirmaciones de defender a la policía y los militares en el curso de los operativos antidrogas y contrainsurgencia de su gobierno son los que han normalizado una cultura machista de abuso sexual.

Reprendido por el jefe de la policía en televisión en vivo, Valencia intentó justificar sus acciones con palabras que parecen equivaler a una admisión de que la violación no era nada fuera de lo común en la fuerza policial:

Sir, may pamilya po ako. Sir, hindi na po bago sa ating mga operatiba yan ‘pag may nahuli tayong drug pusher.

Señor, tengo familia. Señor, esto no es nuevo en nuestros operativos cuando arrestamos narcotraficantes.

A principios de noviembre, tres cadetes de clase superior de la Academia Policía Nacional de Filipinas fueron investigados por presuntamente forzar a dos estudiantes de la academia de policía de primer año por agresión sexual.

Un informe del Centro de Recursos para Mujeres publicado el 31 de octubre, muestra que ha habido 33 casos documentados de abuso policial contra mujeres y niños desde que Duterte tomó el poder, el 30 de junio de 2016, hasta octubre de 2018.. De esta cifra, 16 involucran violaciones mientras que el resto incluye otras formas de ataque físico, acoso sexual, chantaje y tráfico.

ALGUNOS MONSTRUOS SON REALES. Viven con los impuestos de las personas, visten uniformes y se aprovechan de mujeres y niños vulnerables. Lo más horrible es que el presidente justifica sus delitos.

Entre muchos otros casos, Duterte dijo a las tropas el año pasado que responderá sus casos de violación:

Trabaho lang kayo. Ako na bahala. Ako na magpakulong sa inyo. Pag naka-rape ka ng tatlo, aminin ko na akin ‘yun.

Sólo trabaja en eso. Yo me encargaré de todo. Yo seré quien te encarcele. Si comete una violación tres veces, yo me haré responsable.

Estas son algunas indignadas reacciones en Twitter:

Este es el regalo de Duterte a Filipinas: permitir a la policía extorsionar, matar y violar a las familias más vulnerables. Pensaba que eran los adictos los que robaban y violaban. Si hay un infierno, espero que todos se pudran ahí.

The Philippine National Police idolizes President Duterte. From the merciless killings of poor drug suspects to the rape of women and children, these are all blatantly encouraged by the president himself. His words and actions has brought misery to the Filipino nation.

— Veronica L. Gregorio (@veronixgregorio) October 29, 2018

La Policía Nacional de Filipinas idolatra al presidente Duterte. Desde los asesinatos despiadados de pobres drogadictos sospechosos de la violación de mujeres y niños, todo es alentado descaradamente por el propio presidente. Sus palabras y acciones han traído desgracia a la nación filipina.

Oplan Tokhang, Oplan Tambay, Oplan Kapayapaan, Martial Law, Rape Culture, Red October etc.

Ang gobyerno ni Duterte ang pinakanakakagimbal na horror story! #DuterTrickorThreat

— Angelica Reyes (@anjkabataan) October 31, 2018

Oplan Tokhang, Oplan Tambay, Oplan Kapayapaan, ley marcial, cultura de violación, octubre rojo, etc.
¡El gobierno de Duterte es la historia de terror más horrenda!

Tres veces en los últimos dos meses, el gobierno de Duterte ha dicho que Filipinas pondrá las vidas de los oficiales de policía sobre las vidas de los “sospechosos de drogas”. Esa ideología en el Palacio [Presidencial] es lo que permitió a este cerdo violar a una niña de 15 años porque los padres eran “sospechosos”.

It's not solely his fault, but look at it this way: Think of Duterte as a father (we call him “Tatay” even), and he tells his kids it's OK to rape and jokes about it regularly. When his children rapes, wouldn't you hold the father accountable for being an enabler?

— Juan Bisaya (@unlucky911) October 31, 2018

No es su culpa exclusivamente, pero mírenlo así: piensen en Duterte como padre (hasta le decimos “tatay”), que les dice a sus hijos que está bien violar y bromea al respecto con frecuencia. Cuando sus hijos violan, ¿responsabilizarías al padre por ser el facilitador?

A un árbol se le conoce por su fruto. Tokhang no solo significa asesinato sino también violación. Los criminales en el Gobierno se han vuelto más descarados bajo el despreciable Duterte, quien ha envalentonado a sus matones de las fuerzas armadas y la policía para matar a los pobres y violar a las mujeres con impunidad, y con recompensas además.

“SOP” Rape as SOP. Blood curdling.
But this is a country ruled by Duterte, a despot who thinks the only debatable issue on rape is who gets first dibs. https://t.co/hkVmOHDJWH

— inday espina varona (@indayevarona) October 29, 2018

“Procedimiento regular” La violación como procedimiento regular. Hiela la sangre.
Pero este es un país gobernado por Duterte, un déspota que piensa que el único problema discutible sobre la violación es quién la realiza primero.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.