¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Bienvenidos a la “Nueva Turquía”. Cinco años después, manifestantes del parque Gezi enfrentan nuevas amenazas de arresto

Escenas de las protestas de Gezi en Estambel, 2013. Foto de Arzu Geybullayeva.

La mañana del 16 de noviembre, la policía en Turquía arrestó a 13 personas en su casa y centros de trabajo. ¿Su presunto delito? Ayudar a organizar las protestas realizadas en el parque Gezi de Estambul en mayo de 2013.

Más de cinco años han transcurrido desde el movimiento de protesta, por lo que este no es un simple caso de justicia demorada. Más bien, es un preocupante indicador de que lo que parecía un aumento en la represión contra defensores de la sociedad civil e intelectuales puede ser el nuevo estado de todo, la nueva normalidad.

La mayoría de los detenidos son destacados representantes del sector académico y organizaciones no gubernamentales de Turquía. Todos quedaron en libertad entre el 17 y 18 de noviembre, con la excepción de Yigit Aksakaloglu, director de la Fundación Bernard Van Leer, que se dedica al desarrollo infantil. Aksakaloglu está tras las rejas y es probable que enfrente acusaciones de “intentar derrocar al Gobierno turco o evitar que cumpla con sus responsabilidades”.

Las personas arrestadas han sido vinculadas al grupo no gubernamental llamado Anadolu Kultur, que apoya iniciativas de cultura, arte y derechos humanos. El grupo está dirigido por el empresario Osman Kavala, arrestado hace más de un año y que está detención preventiva sin acusación desde entonces.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan ha llamado a Kavala el “Soros de Turquía”, una referencia al especulador financiero convertido en filántropo George Soros, cuyas fundaciones de caridad financian cientos de iniciativas de la sociedad civil y académicas en todo el mundo, lo que lo convierte en el flagelo de muchos gobiernos autoritarios.

Nota del editor: Global Voices es beneficiario de Open Society Foundations, parte de la red de Soros.

Turquía arresta a destacados activistas y académicos en represión.
Las detenciones son parte de las inveswtigaciones del encarcelado filántropo Osman Kavala
.
———–
La policía turca detuvo hoy a varios académicos y activistas: Turgut Tarhanlı, decano de la Facultad de Derecho de la Universidad Bilgi, la galaradonada cineasta Çiğdem Mater, y Hakan Altınay, investigador y organizador de la sociedad civil, entre otros.

Operación contra la sociedad civil y académicos: 13 personas detenidas.
Los académicos Turgut Tarhanlı, Betül Tanbay, Çiğdem Mater, Meltem Aslan, Ali Hakan Altınay, Yiğit Ekmekçi, Bora Sarı, Ayşegül Güzel, Filiz Telek y Yiğit Aksakoğlu están bajo custodia como parte del operativo
.
————
Otro día oscuro para mi país. Destacados académicos y activistas de la sociedad civil están detenidos como parte de una cacería de brujas contra la llamada“conspiración globalista” contra el régimen de Erdogan y sus aliados ultranacionalistas.

El Ministerio del Interior de Turquía sostiene tener pruebas de que Kavala “financió y organizó” las protestas de Gezi a través de Anadolu Kultur y Acik Toplum Vakfi (que se traduce como Open Society Foundation, pero sin relación con Soros).

Escenas de las protestas en Gezi en Estambul, 2013. Foto de Arzu Geybullayeva.

Momento clave de Gezi

Era el 28 de mayo de 2013 cuando un grupo de ambientalistas decidió protestar contra la demolición de uno de los pocos espacios verdes que quedan en Estambul, el parque Gezi. Se reunieron y armaron carpas en el parque. Los enfrentaron con gases lacrimógenos en una muy criticada muestra de fuerza policial.

En los siguientes semanas y meses, estudiantes, académicos, defensores de la sociedad civil y personas de todos los sectores se unieron a las protestas pacíficas. El movimiento Gezi se convirtió quizás en el mayor acto de desobediencia civil en la historia de Turqupia, un enfrentamiento sin precedentes al Gobierno controlado por el conservador Partido Justicia y Desarrollo (AKP). También surgió como un hito en el recorrido de Ankar hacia eñ autoritarismo.

Emin Ozmen fue uno de los miles de participantes en las protestas. Documentó el levantamiento con fotografías recientemente publicadas por Magnum.

Sobre sus recuerdos de la protesta, Ozmen dijo:

The Gezi protests were, in my point of view, a major turning point and a challenge for Turkish democracy. From the first day in Taksim, I felt that these would not just be simple demonstrations. There was a revolutionary breath in the air. The protests grew very rapidly. The unbelievable violence of the police response – the massive use of water cannons and tear gas – only increased anger and fanned protests in the heart of Istanbul. It was about more than protecting a park from destruction, these events quickly became anti-government demonstrations, all around Turkey. Gezi became the catalyst for a wider sense of awareness. It was a revolt against the increased authoritarianism of the system and the allegations of mass corruption inside the government.

Desde mi punto de vista, las protestas de Gezi fueron un importante hito y un desafío para la democracia turca. Desde el primer día en Taksim, sentí que no serían simples manifestaciones. Había una sensación revolucionaria en el aire. Las protestas crecieron muy rápido. La increíble violencia de la respuesta policial –el uso de cañones de agua y gas lacrimógenos– solamente aumentaron la rabia y avivaron las protestas en el corazón de Estambul. Era más que proteger al parque de la destrucción, estos acontecimientos se volvieron rápidamente manifestaciones contra el Gobierno, en todo Turquía. Gezi fue el catalizador para una gran sensación de conciencia. Era una revuelta contra el aumento de autoritarismo del sistema y las acusaciones de corrupción masiva dentro del Gobierno.

La retórica estatal culpó de las protestas a factores externos: la CIA, una Europa celosa del rápido desarrollo de Turquía, fuerzas extranjeras no especificadas confabuladas con terroristas, los “grupos de presión de las tasas de interés”, Twitter y hasta la aerolínea Lufthansa.

Cinco años después, los analistas sostienen que los arrestos de mediados de noviembre indican una muy esperada venganza. Andrew Gardner, director de estrategia e investigador de Amnistía Internacional para Turquía dijo en una declaración que los nuevos arrestos desbaratan “cualquier ilusión de que Turquía se esté normalizando tras el levantamiento del estado de emergencia”, que fue levantado a inicios de 2018, tras el intento de golpe de 2016.

Se amplía la red de represión

Las autoridades turcas han ido contra la sociedad civil luego del fallido golpe de 2016 a escala masiva. El ministro del Interior dice que se ha detenido a poco menos de 218 000 personas por vínculos con el movimiento Gulen al que Ankara culpa por el intento de golpe, encabezado por oficiales militares.

El golpe dio un pretexto útil a las autoridades para erradicar una corrosiva influencia gulenista, pero también para crear una “Nueva Turquía” proclamada reiteradamente por Erdogan desde entonces. La “Nueva Turquía” no deja mucho espacio para visiones alternas del futuro del país.

Escenas de las protestas en Gezi en Estambul, 2013. Foto de Arzu Geybullayeva.

Improbablemente, las autoridades están ahora mezclando las protestas de Gezi con el movimiento Gulen, al que los  funcionarios turcos llaman FETO (organización terrorista Fethullah Gulen) en un esfuerzo para eradicar la oposición en todas sus formas.

Ergun Babahan, editor del medio independiente Ahval, escribió que esta tendencia no es nueva:

Turkey has singled out a new group, which could be described as the “Gezi terror organization” which they claim used the Gezi Park Protests to sew chaos […] The most important article of the criminal charges filed in 2017 against those who were accused of plotting the July 15th 2016 coup attempt, known as the Akıncı Indictment, explicitly mentions the Gezi Park Protests as ‘actions in preparations for a coup’, masterminded by a group. However, Friday’s arrests were the first to invoke this article.

Turquía ha identificado un nuevo grupo, que se puede describir como la “organización terrorista Gezi”, que sostienen usó las protestas del parque Gezi para sembrar caos […]. El artículo más importante de las acusaciones penales presentadas en 2017 contra los acusados de conspirar el 15 de julio de 2016, conocido como la acusación Akıncı, menciona explícitamente las protestas del parque Gezi como ‘acciones para preparar un golpe’, maquinadas por un grupo. Sin embargo, los arrestos del viernes [16 de noviembre] fueron los primeros en invocar este artículo.

‘Punto de no retorno’

Una de las características principales de Gezi fue el enfoque innovador de desobediencia civil que el movimiento originó. Según las autoridades, manifestantes como la “Mujer de Rojo” y el “Hombre parado“, que lograron atención de los medios del mundo por sus posturas valientes y creativas contra la represión policial, fueron entrenados y capacitados en el extranjero.

Pero el movimiento Gezi se difundió y resistió precisamente porque apeló a mucha gente insatisecha con el gobierno de AKP.

En vez de participar con los manifestantes, Ankara duplicó y los describió como enemigos del Estado. El resultado es una profunda polarización en la sociedad y, para Erdogan y AKP, problema que una docena de arrestos no resolverá.

¿Y si Ankara decidiera ver oficialmente a todos los que participaron en las protestas de Gezi como traidores, terroristas? Ya han detenido a 200 000 presuntos gulenistas, tal vez sigan 3.5 millones de gezistas. Este es el artículo del Washington Point sobre el punto de no retorno de Turquía.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.