¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Qué piensan los extranjeros de Países Bajos de Zwarte Piet, ayudante pintado de negro de san Nicolás?

Zwarte Piet, mano derecha de Sinterklaas, es una figura habitual en las celebraciones del día de san Nicolás en los Países Bajos, el 6 de diciembre. Foto: Hans Pama (CC BY 2.0).

La primera vez que celebré Sinterklaasdag –Día de San Nicolás– con amigos holandeses fue en mis tiempos de estudiante en Nueva York. Hubo poemas, adivinanzas, regalos en broma y disfraces ridículos. Estaba encantada.

El que faltaba en la celebración era Zwarte Piet (Pedro el Negro), ayudante de san Nicolás con la cara pintada de negro. No se hubiera visto bien en Brooklyn, y nadie parecía echarlo en falta. Cuando vi a Zwarte Piet en los Países Bajos en 2002, expresé indignación hacia la figura con la cara pintada de negro que arrojaba caramelos a una multitud que lo aclamaba. Me dijeron inmediatamente que era “demasiado sensible”, “demasiado políticamente correcta” y “demasiado estadounidense”.

“…hay bromas que no pueden pasar por inocentes…”

Resulta que no fui la primera ni la última estadounidense impactada por el juglar. En 1944, soldados negros estadounidenses destinados en Limburg protestaron contra Zwarte Piet. Las personas del pueblo tuvieron que explicar que era una broma. Pero a los soldados no les pareció gracioso, según el reltato del incidente en Geschiedenis van de Zwarte Piet-kritiek de Jop Euwijk y Frank Rensen:

Men moest den protesteerenden [de zwarte Amerikaanse soldaten] duidelijk maken, dat Pietermanknecht een hoogst onschuldige grap is. Men moest Nederlanders uitleggen, dat er grapjes zijn, die anderen met den besten wil van de wereld niet onschuldig kunnen opvatten, hoe goed ook bedoeld.

Explicaron a los que protestaron [soldados estadounidenses negros] que los ayudantes con la cara pintada de negro en una broma inocente. A cambio, a los holandeses les dijeron que hay bromas que no pueden pasar por inocentes, sin importar si las intenciones son buenas.

“Si quieres entender los Países Bajos, busca a quien tenga el derecho a manifestar”

Naomi Pieter: "If you want to understand the Netherlands, look at who has the right to demonstrate. Nazis, Pegida [right wing political group from Germany]…Instead of blocking Nazis, you block people struggling for inclusive societies. We receive threats of violence from the right and the police shut down our march and let the Nazis march. They give them the whole stage.”

“Si quieres entender a los Países Bajos, busca a quien tenga el derecho a manifestarse. Nazis, Pegida [grupo político de derecha de Alemania]… En lugar de bloquear a los nazis, bloqueas a las personas que luchan por sociedades inclusivas. Recibimos amenazas de violencia de la derecha y la policía clausura nuestra marcha y deja que los nazis marchen. Les dan todo el escenario”. Naomi Pieter, activista y artista

En años recientes, la protesta contra Zwarte Piet tomó un apremio renovado. Las personas han tomado las calles. En 2016, se arrestó a cerca de 200 personas, mayormente negras. Los activistas han sido acosados y recibido amenazas de muerte. La artista y activista Naomi Pieter describe ese día como uno de los más traumáticos de su vida:

The police surrounded us, they caged us. And then they pulled black people into our circle, even those who were not part of our group. That’s what happened to Jerry [Jerry King Luther Afriyie]. He wasn’t part of our group…First they [the police] singled him out. He was standing across the street. Then they loaded him onto the arrest bus. Then they pulled him out. Then they beat him…It was the most traumatic experience of my life.…

If you want to understand the Netherlands, look at who has the right to demonstrate. Nazis, Pegida [right wing political group from Germany]…Instead of blocking Nazis, you block people struggling for inclusive societies. We receive threats of violence from the right and the police shut down our march and let the Nazis march. They give them the whole stage.

La policía nos rodeó, nos enjauló. Y empujaron a los negros hacia nuestro círculo, hasta quenes no eran parte de nuestro grupo. Es lo que ocurrió con Jerry [Jerry King Luther Afriyie]. No era de nuestro grupo… Primero, [la policía] lo separó. Estaba pasado al frente de la calle. Luego lo llevaron al bus de arrestos. Luego lo sacaron. Luego lo golpearon… Fue la experiencia más traumático de mi vida…

Si quieres entender a los Países Bajos, busca a quien tenga el derecho a manifestarse. Nazis, Pegida [grupo político de derecha de Alemania]… En lugar de bloquear a los nazis, bloqueas a las personas que luchan por sociedades inclusivas. Recibimos amenazas de violencia de la derecha y la policía clausura nuestra marcha y deja que los nazis marchen. Les dan todo el escenario.

“En tanto haya soldados negros en los Países Bajos, no habrá nadie de negro por las calles”. Esta imagen compara la imagen de Jim Crow con la imagen de Zwarte Piet. El texto traducido es de un artículo de 1945 en un periódico holandés.

“Tontos holandeses con sus pintorescos disfraces”

Para este artículo, conversé con más de 30 extranjeros que viven en los Países Bajos sobre sus primeras impresiones de Zwarte Piet, y cómo cambió esta impresión. Como la mayoría de los encuestados, Karl Webster “perdió los papeles y se confundió” la primera vez que supo de Zwarte Piet. Muchos no lo creen, lo describen como un sueño, espejismo, tonto y racista. Otros lo describen que se sintieron horrorizados y molestos.

Los encuestados fueron principalmente de países angloparlantes.

Esta es una selección de respuestas.

Shawna Snow:

Our first experience was coming outside seeing the parade of when Saint Nicholas coming to Spain. I was with my five kids and my mother-in-law and we had no idea what was going on. We’re walking around going, what is going on. And then we see these white people in black faces throwing cookies with this really pious and sad looking Santa Claus on this white horse. And they’re screaming and the cookies are flying, and I’m thinking: this would never fly in the States…

“My mom was an antique collector, so I recognized the blackface, the mammy faces, from turn of the century [early 1900s] Vaudeville, and I knew this was a really racist presentation.

Nuestra primera experiencia fue salir a ver el desfile cuando san Nicolán va a España. Estaba con mis cinco hijos y mi suegra, y no teníamos idea de lo que estaba ocurriendo. Caminábamos sin entender. Y cuando vemos a estos blancos con la cara pintada de negro que lanzaban caramelos con con este Santa Claus de aspecto piadoso y de mirada triste en su caballo blanco. Y gritan y los caramelos vuelan, y pienso: esto nunca volaría en Estados Unidos…

“Mi mamá era coleccionista de antigüedades, asi que reconocí las caras negras, las caras de mamás del vodevil [de inicios del siglo XIX] y supe que era una presentación racista.

Anne-Marie Roche se sintió confundida la primera vez que vio a Zwarte Piet en Ámsterdam:

I was taking my baby daughter to creche on one of the coldest mornings I have ever experienced in Amsterdam and I spotted some people who appeared to have painted their faces black running around with sacks. It felt more like a strange dream. A few years later I attended my first Sinterklaas intocht [welcoming ceremony] and realised it was not a dream. This really happened in Holland.

Llevaba a mi bebita a la guardería una mañana muy fría como había visto pocas en Ámsterdam y vi personas que parecían tener la cara pintada de negro que corrían con sacos. Me pareció más un sueño extraño. Unos años después, asistí a mi primer Sinterklaas intocht [ceremonia de bienvenida] y me di cuenta de que no era un sueño. Eso realmente ocurrió en Holanda.

Una encuestada de 25 años habló de su incomodidad con una tradición que conoció de niña:

I couldn't understand why white people, especially adults, would purposefully paint themselves fully black with exaggerated red lips, wear big afros, and then pretend that this happened to the piets going down the chimney (while sinterklaas was white as can be), who prior to that were fully white people with blond hair. I recall white kids (and through their silence, white parents) wickedly “joking around” that Black and Brown classmates were piets who should stick to helping (read serving) and picking up after Sint (read white people).

No podía entender por qué los blancos, sobre todo adultos, se pintarian la cara de negro con exagerados labios rojos, con peinado afro, y pretender que les pasó al bajar por la chimenea (pero Sinterklaas era tan blanco como podía ser], que antes habían sido blancos y rubios. Recuerdo a niños blancos (y a través de su silencio, padres blancos) que “bromeaban” con malicia de que sus compañeros de tez oscura eran sirvientes que se quedarían para ayudar (léase servir) y limpiar lo que ensuciara Sinterklaas (léase blancos).

A Zwarte Piet se le suele describir como sirviente, “knecht” en holandés. En muchos proverbios, la palabra tiene connotación negativa. Se compara “knetch” con esclavo, aunque fuera un sirviente remunerado. La frase “amo de nadie, sirviente de nadie” muestra un orgullo en no oprimir ni ser oprimido.

“Deshazte de nostalgia racista que no tiene lugar en nuestro tiempo moderno”

Como muchos otros encuestados, la pareja de Faten Bushehri es de Holanda. La primera vez que vio galletas Zwarte Piet a la venta, anunció su intención de boicotear la panadería.

I had a good conversation with my Dutch fiance about it, and he also heard many other perspectives of some of my friends. I heard the Dutch arguments about preserving culture and traditions, and my response was, if your tradition is to be racist you should change your tradition. Children don't care whether Piet is black or green or white, they are not going to miss it. Get rid of racist nostalgia that does not fit our modern time.

Conversé con mi novio holandés al respecto, y también supo de otras perspectivas de algunos amigos. Escuché los argumentos holandeses sobre preservar la cultura y las tradiciones, y mi respuesta fue: “Si tu traditción es ser racista, deberias cambiar tu tradición. A los niños no les importa si Piet es negro o verde, no se lo van a perder. Deshazte de nostalgia racista que no tiene lugar en nuestro tiempo moderno.

Lara ve todo esto como “nada más que ver a los duendes de Santa Claus. Algo cultural. Debo decir que había escuchado los debates antes de Sinterklaas”.

Un encuestado de 66 años conoció la tradición en 1985:

I first saw Zwarte Piet thru the eyes of 3-year-old twins, so a naive sense of wonder and joy overrode my own thoughts. However, I’d heard a story about how he beat bad children with sticks and whisked them off to Spain in a sack. This created an unsettling ambivalence. Foreshadowing?

Conocí a Zwarte Piet a través de los ojos de mellizos de tres años, así que una sensación ingenua de asombro y alegría inundó mis pensamientos. Sin embargo, supe de una historia sobre que golpeaba a los niños malcriados con palos y que los enviaba a España en un saco. Esto creaba una ambivalencia inquietante. ¿Presagio?

Ahora se pregunta cómo esos mellizos la presentan la tradición de Sinterklaas a sus hijos.

Un encuestado de 37 años recordó la primera vez que vio  a Zwarte Piet:

I thought it was a racist stereotype. I'm from the US (Texas) and the first time I saw a Piet was in Utrecht, in the centrum [center]. There were a few Pieten hanging in the window of a shop and because I had never heard of this I actually stood outside the show for ten minutes waiting for someone to react to what I thought was a reference to lynching and blackface.

Pensé que era un estereotipo racista. Soy de Estados Unidos (Texas), y la primera vez que via Piet fue en Utrecht, en el centro. Unos cuantos Pieten colgaban de la ventana de una tienda y como no conocía, me quedé parado como diez minutos a la espera de alguna reacción a lo que me pareció una referencia a linchamientos y caras pintadas de negro.

“No quiero que mis hijos acepten algo tan tóxico como normal”

Varios encuestados evaluaron el impacto en sus hijos o futuros hijos. Los hijos de Chris Saxe crecen en dos culturas: Estados Unidos y Países Bajos:

Maybe because I have children now, but I’m even more aware of its continued – and more muscular – prevalence. I don't want my kids to accept something so toxic as normal – and not just because my children have their feet in two cultures (USA & NL). That there are lots of white Dutch willing to defend Zwarte Piet with the arguments (“Heritage! Tradition!”), vitriol, and suppression of dissent that the American South uses to defend the Confederate flag and statuary comes as no surprise at all.

Quizá porque ahora tengo hijos, pero soy más conciente de su prevalence continuada –y más muscular–. No quiero que mis hijos acepten algo tan tóxico como normal –y no solamente porque mis hijos tengan los pies en dos culturas (Estados Unidos y Países Bajos). No sorprende que haya muchos holandeses blancos dipuestos a defender a Zwarte Piet con argumentos (“¡Herencia! ¡Tradición!”), crítica y represión del desacuerdo de lo que el sur de Estados Unidos usa para defender la bandera y estatuas confederadas.

La respuesta de Holly va en ese mismo sentido:

My child went to a Dutch school when we first arrived in the country and he came home confused and we had to undo that damage – seeing blackface being normalised… I am so disappointed that there is any one arguing to retain this ritualistic humiliation of people of colour. I'm angry enough that my kids have been exposed to stereotypical images and black caricatures but then I speak to black friends whose children are hurt by this every year, and my having to undo damage to my (white) children is nothing to what they put up with. I'm also appalled at the police brutality wrought on protesters last year, that's not the country to which I thought I was moving. And then after all this, seeing the willful denial and ignorance of those defending Zwarte Piet is a horror show of white privilege in action. It's a huge scar on the character of my adopted country.

Mi hijo iba a un colegio holandés cuando llegamos, y llegó a casa confundido y debimos reparar el daño –ver que las caras pintadas de negro era normal… Me decepciona que alguien sostenga que se conserve esta humillación ritual de personas de color. Me molesta que mis hijos hayan estado expuestos a imágenes estereotípicas y caricaturas de negros, pero luego hablo con amigos negros cuyos hijos se sienten heridos por esto cada año, y tener que reparar el daño a mis hijos (blancos) no es nada comparado con lo que pasan ellos. Me afecta el maltrato policial contra los manifestantes todos los años, no es el país al que pensé que nos mudábamos. Y después de todo esto, ver la negación e ignorancia voluntaria de quienes defienden a Zwarte Piet es una muestra terrible de privilegio blanco en acción. Es una cicatriz enorme en el carácter de mi país adoptivo.

Faten dice que “si estas fiestas son para glorificar el colonialismo y la esclavitud, deberíamos repensar todo”. Se pregunta por qué no se usa un personaje diferente. ¿Un conejo?

My partner is Dutch, I’m going to make sure my kids don’t participate in this phenomena, I’m not going to send them black man cookies. I’m not going to dress them up as Zwarte Piet.

Isn’t this a time of joy and inclusiveness? For some kids this is the most stressful time of the year. That’s not fun.

Mi pareja es holandesa. Me voy a asegurar de que mis hijos no participen en esto, no voy a preparar galletas de hombres negros. No los voy a vestir de Zwarte Piet.

¿No es época de alegría e inclusión? Para algunos niños, es la época más estresante del año. No es diverfido.

“La vitalidad y dinamismo de cualquier cultura se refleja en su capacidad de inclusión”

Muchos defienden a Zwarte Piet con el comentario “pensemos en los niños”. Tammy Sheldon nos recuerda que los niños no se darán cuenta si se cambia la tradición:

Kids have a supple imagination; the fun will not be lost. I mean, K3 (the very popular children’s pop group) has changed its lineup several times over the years, with no harm done to its fans. I mention this as the constant refrain of objection is “think of the kids!” Obviously, different folks have different rationales for not changing. At the end of the day however, what is being asked is on every level reasonable, and does not take away from a kid’s party, nor from the foundational culture of a society. The vibrancy and dynamism of any culture are reflected in its capacity for inclusivity.

Los niños tienen imaginación flexible; no se perderá la diversión. K3 (grupo para niños infantil muy popular) ha cambiado a sus integrantes varias veces a lo largo de los años, sus seguidores no se han afectado. Lo meciono como el constante estribillo de los que objetan es “¡piensen en los niños!”. Obviamente, diferentes personas tienen diferentes razones para no cambiar. A fin de cuentas, lo que se pide es muy razonable, y no se saca de una fiesta infantil ni de la cultura fundacional de una sociedad. La vitalidad y dinamismo de cualquier cultura se refleja en su capacidad de inclusión.

"You cannot put this in the face of people who have been oppressed, who've been slaves, and say 'this is what we think of you.'"

“No puedes poner esto delante de personas que han estado oprimidas o que han sido esclavas, y decir ‘eso es lo que pensamos de ti'”. Captura de pantalla del documental Zwarte is Roet (El negro es hollín) de Sunny Bergman.

“Es una cicatriz enorme en el carácter de mi país adoptivo”

Un australiano afirma:

After the Dutch were told repeatedly that this was a racist caricature some rethought the story. I loved the multi colored piets that came into being — but many Dutch complained at the loss of their heritage and persisted with Blackface Piet and sooty Piet. That means I can no longer think they are casual racists who don’t know better. Now I know that they put their racist childhood fantasy traditions ahead of respect and empathy. And I am ashamed of myself if I go into a shop with a Piet doll. It’s awful.

Después de que les dijeron muchas veces a los holandeses que era una caricatura racista, algunos reflexionaron sobre la historia. Me encantan los ayudantes multicolores que hay —pero muchos holandeses se quejaron por la pérdida de su herencia e insistieron con Piet con la cara pintada de negro y Piet de holín. Eso significa que ya no puedo pensar que son racistas casuales que no saben. Ahora sé que ponen sus tradiciones racistas infantiles por delante del respeto y la empatía. Y me avergüenzo de mí si voy a una tienda que tenga un muñeco de Piet. Terrible.

Elena estudió nacionalismo y tradiciones inventadas y considera los argumentos para conservar a Zwarte Piet como “caso de estudio clásico de identidad construida, que al comienzo no podía simplemente justificar esa posición sin mucha visión de los que ven a Zwarte Piet como un rasgo no negociable de su ser”.

Agrega:

Then I explained it to my parents, who are politically engaged and highly educated people, and they said: ‘aren’t you exaggerating? It's just a tradition’. That made me think of when I had first come to the Netherlands and not given attention at first to its real meaning. Compassion for me and them and everyone else, you can say. And I got the idea we need to talk more with each other, listening to each other’s stories, in order to go beyond a pointless polarisation.”

Le expliqué a mis padres, muy comprometidos políticamente y con educación, y dijeron: ‘¿no estás exagerando? Es solamente una tradición’. Eso me hizo pensar a cuando llegué a los Países Bajos y no presté atención a su real significado. Compasión para mí, para ellos, para los demás, se puede decir. Y creo que debemos hablar entre todos, escuchar las historias de los demás, para ir más allá de una polarización sin sentido”.

Una británica de 56 años lo describe como “una tradición inocua, muy agradable que algunos han convertido en asunto racial con fines politicos”.

Un encuestado de San Francisco escribe:

As an American, I find the blackface tradition tone deaf to the horrors of Dutch colonialism (slavery). Yet everyone around me, both native Dutch and Dutch people with immigrant backgrounds, all love Black Pete.

Como estadounidense, creo que la tradición de la cara pintada de negro hace oídos sordos de los horrores del colonialismo holandés (esclavitud). Pero a todos a mi alrededor, holandeses y otros con ascendientes inmigrantes, a todos los encanta el Pedro el Negro.

“… implícito en su aspecto y sus obligaciones a San Nicolás está el injusto tratamiento y explotación históricos de las personas de color”

Como muchos, la primera respuesta de Eric Asp fue conmoción. Con el tiempo ha desarrollado una comprensión más sutil:

I think I developed a deeper understanding for how most Dutch people experience the various festivities surrounding Sinterklaas and all the warm memories they attach to their traditions (including Zwarte Piet) — but the American side of me always recognized an element of racism with Zwarte Piet, and I learned to more gently push back against that particular tradition.

Creo que he desarrollado una mayor comprensión de cómo entiende la mayoría de holandeses las diversas fiesta en torno a Sinterklaas y los recuerdos que vinculan a sus tradiciones (incluido Zwarte Piet) —pero mi lado estadounidense siempre reconoció un elemento de racismo en Zwarte Piet, y aprendí a rechazar amablemente esta tradición particular.

Ben Falkenmire coincide:

“I understand Dutch affection for Zwarte Piet is born out of a warm, and well-meaning Christmas tradition. But I cannot excuse it. The very sight of Zwarte Piet I still find offensive because implicit in his appearance and his duties to Saint Nik is the historical unjust treatment and exploitation of people of colour.”

Entiendo que el cariño holandés a Zwarte Piet surge de una cálida tradición navideña bienintencionada. Pero no puedo justificarla. Sigo encontrando ofensiva la imagen de Zwarte Piet porque implícito en su aspecto y sus obligaciones a San Nicolás está el injusto tratamiento y explotación históricos de las personas de color.

La última palabra es para el activista Jerry King Luther Afriyie de una entrevista con el periódico holandés Het Parool:

De intocht. Wat is daarmee? Als je nu nog aankomt met Zwarte Piet, ben je zelf de demonstrant. Dan wil je ons kennelijk duidelijk maken dat zwarte mensen hier niet thuishoren.

¿Ceremonia de bienveniday? Bueno, ¿qué con eso? Si vienes como Pedro el Negro, eres el manifestante. Nos dices que los negros no pertenecen acá.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.