¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Estudiantes marchan por libertad académica en vísperas de último intento para que Universidad Central Europea se quede en Hungría

Estudiantes en Budapest con una pancarta con los acrónimos de las instituciones académicas amenazadas en Hungría. “Corvinus, ELTE, MTA, CEU libres”. Crédito de la imagen: Anna Vörös. Usada con permiso.

NOTA: La autora de este artículo es estudiante de postgrado de la Universidad Centroeuropea (CEU). Global Voices es beneficiaria de la Open Society Foundations, financiada por George Soros. 

La última semana de noviembre fue el último intento para que la Universidad Centroeuropea (CEU), institución privada fundada en 1991 por el magnate y filántropo George Soros, se quede en Hungría. La institución, localizada en Budapest desde 1993, está en un limbo legal desde abril de 2017, cuando cuando el Gobierno aprobó un polémico cambio a las existentes leyes de educación superior de Hungría.

Los estudiantes organizaron una protesta el 24 de noviembre, y ocuparon la plaza mayor frente al Parlamento de Budapest pare defender la libertad académica en el país.

A finales de octubre, Michael Ignatieff, presidente y rector de la Universidad Centroeuropea, anunció que la institución no esperaría hasta el 1 de enero de 2019 para que el Gobierno firme el documento que aseguraría el lugar de la entidad como institución académica húngaro-estadounidense en Hungría. En cambio, la Universidad Centroeuropea le dio al Gobierno húngaro una nueva fecha límite (1 de diciembre de 2018), y empezó a establecer un local en la Viena, vecina capital la vecina Austria, adonde los estudiantes de primer año se trasladarían para el año académico 2019.

Toda la universidad se está preparando para mudarse a otro país. “Universidad” en este caso significa todas las personas afectadas por este traslado, que incluye estudiantes, investigadores, profesores y personal, algunos con hasta diez años de servicios en la CEU en Budapest.

En los círculos académicos húngaros, la conversación en noviembre ha estado dominada por el tema de la libertad académica. La Universidad Corvinus de Budapest se enfrenta a una reforma que organizaría las actividades de la universidad para una estructura más destinada a obtener ganancias, y que frenaría drásticamente el número de estudiantes financiados por el estado. Al mismo tiempo, el Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de ELTE se puso en huelga y desató la discusión de estudios de género como resultado de la cancelación del programa. Además, la Academia Húngara de Ciencias está en plena lucha con recortes presupuestarios que anunció el Gobierno húngaro.

Estudiantes, investigadores, profesores y sus apoyos marcharon el sábado para levantar el interés en la libertad académica en Hungría. Según la informan los medios, la marcha reunió a miles de personas, y los conferencistas representaron a las universidades de ELTE y Corvinus, a la CEU y a la Academia Húngara de Ciencias.

Manifestantes marchan a través de Budapest en apoyo a la Universidad Centroeuropea, universidad financiada por Soros que Orban parece determinado a sacar por la fuerza de Hungría.

Muchos portavoces hicieron referencia a la libertad académica y la ley de abril de 2017 que obliga a la CEU al exilio, y también pidió solidaridad con los trabajadores dado el anuncio del 20 de noviembre de una nueva ley que los expone a la explotación, trabajan más horas de las que les corresponden. La lista de regulaciones problemáticas parece infinita en Hungría, y los portavoces, muchos son científicos sociales, también criticaron la modificación de la Ley Básica (la Constitución) que criminaliza a las personas sin hogar en el país.

Portavoces y manifestantes no perdieron la ocasión de criticar al primer ministro, Viktor Orbán, por dar asilo al exprimer ministro de Macedonia, Nikola Gruevski, fugitivo de la ley sentenciado en su propio país a dos años de prisión acusado de corrupción.

“¡Gobierno mafioso echa a la CEU pero acoge delincuentes políticos!”. Crédito de la fotografía: Anna Vörös. Usada con permiso.

Al final de la marcha del sábado, el movimiento estudiantil Students4CEU ocupó la Plaza Kossuth, frente al Parlamento, con la pancarta “Universidad Libre”. Los estudiantes celebrarían la libertad académica con charlas abiertas y proyecciones a lo largo de toda la semana.

Hace frío. Llueve. Pero no nos marcharemos hasta que el Gobierno húngaro deje sus ataques a la libertad académica. Únete a nosotros mañana a las 11 para charlas, proyecciones de películas, y discusiones por nuestra cuenta. Universidad libre.

La ocupación de la Plaza Kossuth terminará el 1 de diciembre. Esta es la última oportunidad para que la Universidad Centroeuropea se quede totalmente en Budapest.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.