¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Estas son las activistas de derechos de la mujer encarceladas en Arabia Saudita

“Liberen a las valientes”. Activistas sauditas de los derechos de la mujer Aziza al-Yousef, Eman Al-Nafjan y Loujain al-Hathloul. Imagen de campaña de Amnistía Internacional.

En octubre de 2018, ek asesinato del periodista de saudita Jamal Khashoggi —quien, según funcionarios estadounidenses y turcos fue asesinado por orden del príncipe heredero Bin Salman— arroja nueva luz a los muchos abusos de derechos humanos que tienen lugar en el reino.

Grupos y activistas de derechos humanos internacionales y regionales se están tomando este nuevo análisis como una oportunidad de exigir públicamente la liberación de activistas de derechos humanos, incluyidas activistas de derechos de la mujer.

Actualmente, hay al menos diez activistas de derechos de la mujer en prisión en Arabia Saudita como castigo por sus actividades en favor de los derechos humanos. Entre ellos están Aziza al-Yousef, Eman Al-Nafjan y Loujain al-Hathloul. Las tres activistas están detenidas desde mediados de mayo, después de que las autoridades sauditas las arrestaron y mantuvieron incomunicadas en lugar desconocido. Las tres habían participado en campañas por el derecho de la muje a conducir y contra el anticuado sistema de tutela masculina del reino, bajo el cual una mujer debe tener el permiso de un tutor legal varón si desea casarse, alquilar su propio apartamento, solicitar un pasaporte o viajar al extranjero.

Además de estos temas tan delicados, habían utilizado internet para diferente activismo independiente. Aziza al-Yousef apoyaba a las sobrevivientes de violencia doméstica. Al Nafjan es la autora del blog Saudiwoman (Mujer saudita), donde escribió sobre los derechos de la mujer, problemas sociales y entendimiento cultural en el reino.

En 2014, Loujain al-Hathloul desafío la prohibición que impedía conducir a las mujeres y condujo su auto desde Emiratos Árabes Unidos  hasta Arabia Saudita. Fue a juicio ante el Tribunal Penal Especializado, donde se tratan los casos de terrorismo y seguridad nacional, por haber conducido y por su activismo en las redes. Estuvo detenida 10 semanas, y fue posteriormente liberada el 12 de febrero del 2015. Su condición legal sigue sin estar clara, según dice Amnistía Internacional.

Al-Fassi tras el volante. Fotografía de la cuenta de Twitter de la activista.

Otra activista actualmente en prisión es Hatoon al-Fassi, arrestada el 27 de junio, tres días después de que se levantara la prohibición que impedía que las mujeres condujeran autos. Según el Centro de Derechos Humanos del Golfo (GCHR):

Al-Fassi is a renowned scholar, associate professor of women's history at King Saud University and the author of Women in Pre-Islamic Arabia: Nabataea. She has long been advocating for the right of women to participate in municipal elections and to drive, and was one of the first women to drive the day the ban was lifted.

Al-Fassi es una renombrada académica, profesora asociada de historia de la mujer en la Universidad Rey Saúd, y autora de Las mujeres en la Arabia preislámica: Nabataea. Defiende desde hace mucho el derecho de la mujer de participar en las elecciones municipales y de conducir, y fue una de las primeras en conducir tras el retiro de la prohibición.

Tras los arrestos de al-Yousef, al-Nafjan y al-Hathloul y otras tres activistas en mayo, circularon declaraciones oficiales en los medios del estatales que las acusaban de suponer una amenaza para la seguridad nacional por su contacto con entidades extranjeras “con el objetivo de socavar la estabilidad y el tejido social del país”, informó Amnistía Internacional. También tendrán que ir a juicio ante el Tribunal Penal Especializado.

Dibujo de Carlos Latuff para la campaña de mujeres conductoras. Publicado en el dominio público.

El 30 de julio, arrestaron a otras dos activistas, Samar Badawi y Nassima al-Sadah. Badawi es hermana de Raif Badawi, bloguero encarcelado, sentenciado a 10 años de prisión y a recibir mil latigazos por crear un sitio web para el debate público en 2014. Samar Badawi es una incansable promotora de los derechos de la mujer y la justicia social, lo que le ha valido ser arrestada e investigada en numerosas ocasiones por las autoridades sauditas.

En febrero de 2017, la Oficina de Investigación y Procesamiento la interrogó durante horas, le preguntaron por sus actividades por los derechos humanos y la campaña para terminar con la discriminatoria tutela masculina del reino.

Al-Sadah es cofundadora del centro Al-Adalah por los Derechos Humanos, organización a la que el Gobierno saudita ha negado el permiso de funcionamiento. Como Badawi, Al-Sadah también hizo campaña por los derechos de la mujer, y ya había sido interrogada por su activismo por los derechos humanos. En las elecciones municipales de 2015, en las que las mujeres pudieron votar y participar por primera vez, Al-Sadah decidió presentarse. Dos semanas antes de las votaciones, su candidatura fue retirada sin explicación alguna.

Segúbn se informa, las activistas sauditas encarceladas son sometidas a abusos por parte de sus interrogadores. Según Human Rights Watch, al menos tres de las defensoras de los derechos de la mujer han sido torturadas. Estas formas de tortura incluyen “electrocuciones, latigazos en los muslos, y abrazos y besos forzados”.

Con ocasión del Día Internacional de las Defensoras de los Derechos Humanos, celebrado el 29 de noviembre, las organizaciones de los derechos humanos siguen pidiendo la liberación de las mujeres sauditas a través de campañas en línea, una petición a Naciones Unidas con más de 240 000 firmas organizada por Women's March Global (Marcha Global de las Mujeres), y numerosas cartas y declaraciones de apoyo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.