¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Maestra de escuela indonesia enfrenta condena de prisión por documentar acoso sexual

Página web de Gump n Hell que cuenta las penurias de Nuril. Usada con autorización. Las leyendas están traducidas debajo.

A comienzos de noviembre, la Corte Suprema de Indonesia sentenció a una maestra de escuela indonesia a seis meses en prisión por grabar una llamada telefónica sexualmente explícita que recibió del director de su escuela, que la acosaba en el trabajo.

La indignación pública por la sentencia obligó al fiscal general a suspender temporalmente la prisión de la maestra.

Baiq Nuril Maknun, madre y maestra de 37 años de Mataram, provincia West Nusa Tenggara, fue denunciada por el director de su escuela por difamación en 2017 después de que ella grabó una conversación telefónica en la que el director alardeaba de su relación sexual con otra maestra de la escuela. Después de que ella hizo escuchar la grabación a otra colega, empezó a circular en un grupo de mensajería de WhatsApp. La ley indonesia no considear legal grabar una llamada telefónica sin tener el consentimiento previo de ambas partes.

Nuril dijo que el director, de nombre Muslim (en Indonesia es común que a una persona se le conozca por un solo nombre) la acosaba y le hacía propuestas, y a menudo alardeaba sobre sus relaciones sexuales con otra maestra de la escuela. En varias ocasiones, dijo que la había invitado a encontrarse con él en un hotel para una “cita”. No denunció el acoso por temor a perder su trabajo.

Pero luego empezó a escuchar rumores de que ella estaba manteniendo una relación extramatrimonial con su jefe. Decidió grabar las conversaciones telefónicas con su jefe, en un intento de reunir evidencia de lo que estaba ocurriendo, en caso que tuviera que probar su inocencia. Pero un colega de Nuril publicó la grabación en WhatsApp y al final llegó a muchos miembros de la comunidad escolar. Muslim fue obligado a renunciar, pero luego lo contrataron en una agencia juvenil y deportiva local.

Caricatura de Gump n Hell que cuenta las penurias de Nuril. Usada con autorización.

Traducción de la historieta, por paneles, empezando por la esquina superior izquierda. 1. Baiq Nuril, exmaestra administrativa de la secundaria estatal SMAN 7, madre de tres hijos y víctima de acoso sexual. 2. El hombre la ha acosado verbalmente desde mediados de 2012. Cansada de que la acusaran de tener amoríos extramatrimoniales con el hombre, ella grabó una llamada, pero no lo denunció por temor a perder su trabajo. 3. Un colega publicó la grabación en un grupo de WhatsApp. Por vergüenza, el jefe presentó una denuncia contra ella con la ley de comunicaciones electrónicas. 4. La corte del distrito de Mataram la exoneró de las acusaciones, pero la Corte Suprema la sancionó; su acosador fue ascendido dentro de la ciudad de Mataram. 5. Los niños analizan cómo otras víctimas de violencia sexual son marginadas por el sistema de justicia.

En represalia, Muslim denunció a Nuril por difamación. La corte del distrito de Mataram absolvió a Nuril y la declaró víctima de acoso sexual. Pero la fiscalía apeló la resolución en la Corte Suprema de Indonesia, que determinó que  Nuril había violado la ley de información y transacciones electrónicas, dentro del Código Penal de Indonesia.

La corte determinó que Nuril era culpable según dos secciones del artículo 27 de la ley. La primera penaliza “crear, distribuir y hacer disponible en línea contenido pornográfico deliberadamente y sin autorización”, y la segunda aborda “crear, distribuir y hacer disponible en línea contenido que contenga insultos o difamación deliberadamente y sin autorización”.

Además de la sentencia de seis meses de prisión, a Nuril se le ordenó pagar una multa de 500 000 millones de rupias (cerca de 34 000 dólares). Los maestros de escuela púbilca en esa provincia ganan cerca de 125 dólares al mes.

La campaña para salvar Ibu Nuril

Diversos grupos han ayudado a lanzar la campaña #SaveIbuNuril [Salven a Ibu Nuril] con la finalidad de defender la libertad de Nuril. Los indonesios usan “Ibu” como señal de respeto y afecto a las maestras o una figura materna.

Una petición en línea que pide al presidente Joko Widodo (Jokowi) que conceda amnistía a Nuril tiene ya más de 162 000 firmas.

Pero a pesar del abrumador apoyo del público a Nuril, Jokowi dice que no intervendrá con una decisión de la Corte Suprema. Ha sugerido a Nuril que pida un revisión del caso o que solicite un grasi (clemencia presidencial) cuando su sanción sea afectiva.

El Instituto para la Reforma de la Justicia Penal criticó la declaración del presidente y cuestionó su compromiso proteger a las mujeres y otras víctimas de acoso sexual en el país.

También se inició una campaña de recaudación de fondos para pagar la multa de Nuril. Hacia finales de noviembre, la campaña ya tenía 22 500 dólares.

Defensores buscan derogar ley de difamación

El casdo de Nuril ha destacado la necesidad de revisar el artículo 27 de la ley de información y transacciones electrónicas. Según la Red de Libertad de Expresión del Sudeste Asiático (SAFENet), esta disposición la usan quienes están en el Gobierno para silenciar a sus críticos. SAFENet ha seguido de cerca 245 casos vinculados con la ley de información y transacciones electrónicas, de los que 174 están relacionados con la difamación.

En respuesta a la petición para reformar la ley de información y transacciones electrónicas, el ministro de Comunicación e Información de Indonesia, (Menkominfo) Rudiantara, enfatizó que aunque se solidariza con Nuril, insiste en que la ley no necesita revisiones. Agregó que la policía deberiá rastrear el verdadero culpable que difundió las grabaciones de Nuril. Esa respuesta ha preocupado a grupos de derechos digitales, que temen que la imprecisa ley no se reforme y que otras víctimas puedan enfrentar el miomo destno de Nuril en el futuro.

Cuando conversé con un representante de la Asociación de Víctimas de la ley de información y transacciones electrónicas (PakuITE), me explicaron por qué la ley es represiva:

The application of UU ITE is ineffective, the articles of the law are open to many interpretation. They're unnecessary, and methodically used to target critics and those who are vocal against the governments’ policies, those who seek justice. The government is actively asking the inputs from the public regarding their work performances. But how can we do that if we're risked being punished for our online updates? Our data shows that 90% of the time the law is being used to counter sue, to threaten, and used as vengeance, and to silence individuals.

Lá aplicación de la ley de información y transacciones electrónicas es ineficaz, los artículos de la ley están abiertos a muchas interpretaciones. Se usa innecesaria y metódicamente para atacar a los críticos y a quienes expresan abiertamente sus críticas a las políticas gubernamentales, quienes buscan justicia. El Gobierno está pidiendo aportes del público con respecto al desempeño en su trabajo. Pero ¿cómo se puede hacer eso si nos arriesgamos a ser sancionados por nuestras actualizaciones en línea? Nuestros datos muestran que el 90 % de las veces la ley se usa para reconvenir, amenazar, como venganza y para silenciar personas.

Ante la presión del público, la fiscalía decidió el 19 de noviembre de 2018 posponer la sanción de Nuril.

Mientras tanto, no se han tomado medidas legales contra Muslim, a pesar de la resolución judicial de primera instancia y evidencia de que acosó sexualmente a muchas maestras de su personal. Mataram, la ciudad donde ahora trabaja como jefe de la División de Juventud y Deporte, se ha comprometido a no tomar acciones en su contra.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.