¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Presos de conciencia sirios anuncian huelga de hambre en Prisión Central de Hama, revela video filtrado

“Apelamos a su humanidad para que cese nuestro dolor y alivien nuestro sufrimiento”. Captura de pantalla del canal de YouTube SY Plus. Fuente.

El lunes 12 de noviembre de 2018, en un breve grabación de video filtrada, los presos de conciencia sirios enviaron un mensaje dirigido a sus compatriotas y al mundo desde la Prisión Central de Hama (HCP).

Su mensaje es claro – van a realizar una huelga de hambre..

En primer plano, aparecen juntos tres hombres que se identifican como un cristiano, un alauita y un sunita juntos para el audaz mensaje.

Al fondo, varios reclusos sostienen pancartas que dicen: “sí al pluralismo y al securalismo” y rechazo al sectarismo y populismo. Otros apelan al mundo y a las organizaciones de derechos humanos, que han ignorado su sufrimiento.

Los tres líderes leyeron una declaración en la que instan a los sirios de todas las sectas y orígenes y al mundo reconocer su dolor y aliviar su sufrimiento:

We've been languishing for years in the whirlpools of detention cells, we inhale agony and exhale moans. We have a right to live and for our issue to be taken seriously.

Nos hemos estado pudriendo por años en los torbellinos de las celdas de detención, inhalamos agonía y exhalamos lamentos. Tenemos el derecho de vivir y de que tomen en serio nuestro problema.

Esta huelga de hambre es un intento de protesta por sus arrestos injustificados, condenas arbitrarias y para que se escuchen sus voces.

Este pedido llega después de que Feras Dunia –juez nombrado por el Tribunal Castrense– junto con otros funcionarios entregaron una orden en la que solicitaron el traslado de 11 reclusos hacia la prisión Saydnaya. Un total de 68 –incluido menores de edad– deben presentarse ante el Tribunal Castrense para ser procesados judicialmente con la garantía de que no recibirán condenas severas.

No obstante, los detenidos las describieron como “promesas vacías”.

Amnistía Internacional denominó a Saydnaya como un “matadero de humanos”, donde el régimen sirio envía prisiones para ser ejecutados. Amnistía estimó que aproximadamente 13 000 personas murieron mientras estaban bajo custodia o fueron ejecutadas extrajudicialmente en Saydnaya, entre marzo de 2011 y diciembre de 2015.

Conscientes de lo que les depara en Saydnaya, los reclusos rechazaron la solicitud de Dunia de entregar a sus compañeros, por lo que exigieron información detallada de las condenas que habían recibido.

Posteriormente, Dunia les entregó una lista con las 68 condenas, que incluían 11 penas capitales, múltiples cadenas perpetuas, muchas condenas de 12 años en prisión y 29 juicios pendientes en donde no se declaró ninguna condena.

La mayoría de los 260 presos de conciencia que permanecieron en HCP fueron arrestados por el régimen sirio en los primeros días de la revolución siria, en 2011 y 2012.

Según los testimonios sinceros en esta grabación de audio filtrado, se describen como manifestantes pacíficos que no han hecho nada malo, excepto “cantar por la libertad”.

Cuando Global Voices habló con uno de los reclusos por medio de una aplicación móvil, explicó:

I had no political or partisan background, I just had a dream of a different Syria, so I joined the ranks of my fellow Syrians who took to the streets in peaceful protests, we did not carry arms. Our dream was a difficult one to attain.

No tenía ningún antecedente político ni partidario, simplemente tuve un sueño de una Siria diferente, así que me uní a las filas de mis compatriotas sirios que ocuparon las calles para manifestar pacíficamente, no portamos armas. Nuestro sueño era difícil de alcanzar.

Prisión Central de Hama

Los reclusos tomaron el control de la Prisión Central de Hama en mayo de 2016, tras un motín iniciado por la ejecución de dos detenidos que fueron transferidos a Saydnaya en espera de un juicio –y luego ejecutados. Las familias de esos dos detenidos informaron lo que había sucedido a sus compañeros reclusos, por lo que el resto de prisioneros comenzó a amotinarse para evitar que las autoridades transfirieran a otros cuatro, cuyo traslado a Saydnaya había sido programado.

La desobediencia de los reclusos en la Prisión Central de Hama persiste en la actualidad.

El Gobierno intentó retomar el control de la prisión durante los primeros días de la desobediencia mediante redadas del Departamento de Inteligencia de la Fuerza Aérea de Siria –famoso por su brutalidad.

No obstante, la cobertura de los medios de comunicación durante este tiempo ejerció presión sobre Rusia, que intervino y garantizó que no habría más intentos de redadas en la prisión y que el Gobierno sirio trabajaría para alcanzar un acuerdo con el fin de cumplir las demandas de los reclusos.

Como parte del acuerdo, el régimen sirio creó un comité para llevar a cabo sus sesiones dentro de las instalaciones de la prisión, que conmutaría las condenas de los 400 reclusos. Algunos han liberados, pero este proceso se suspendió y posteriormente se detuvo en el mes de abril, cuando liberaron a 40 prisioneros.

Una pequeña parte de los presos de conciencia de Siria terminaron retenidos por diversas razones en prisiones civiles, como HCP. Trasladan a la mayoría hacia prisiones militares o centros de detención secretos que son utilizados por varias filiales de seguridad. La Red Siria por los Derechos Humanos estimó que no menos de 95 000 personas desaparecieron forzadamente, 85 % a manos del régimen sirio.

“Por pura suerte” fue lo que dijo una persona actualmente recluida en HCP cuando se le preguntó cómo había terminado en una prisión civil:

When they were done with me after four months of torture and interrogation, all the military prisons were full, so I ended up here.

Cuando terminaron conmigo tras cuatro meses de tortura e interrogatorios, todas las prisiones militares estaban llenas, así que terminé aquí.

Pese a las difíciles circunstancias dentro de la prisión de Hama, esto no representa la realidad que experimenta la mayoría de reclusos sirios. Otro recluso describió que las condiciones dentro de los centros de detención eran incluso peores –“un verdadero holocausto”:

The real tragedy isn’t here, the real tragedy is the prisoners who are kept under the ground, who cannot tell day from night, who die each day a thousand deaths, who are being tortured and mutilated every day. I do not know what to tell you, even Caesar photos are a small portion of the reality. For those prisoners, they wish for death, because death is a lot more merciful than their suffering.

La verdadera tragedia no está aquí, está con los prisioneros que mantienen debajo de la superficie: los que no pueden diferenciar el día de la noche, los que mueren todos los días por tanto sufrimiento, aquellos a los que torturan y mutilan a diario. No sé qué decirte, incluso las fotografías de Caesar son una pequeña parte de la realidad. Para esos reclusos, la muerte es su anhelo porque es más compasiva que su sufrimiento.

Por muchos años, la comunidad internacional ha sido negligente con los presos de conciencia sirios. Este recluso cuestiona con una intenso apremio:

Where is this world that claims to be civilized? Where are human rights bodies? Where is the United Nations? Where is everyone? The world’s conscience, where is it?

¿Dónde está el mundo que afirma ser civilizado? ¿Dónde están las organizaciones de derechos humanos? ¿Dónde está la Organización de Naciones Unidas? ¿Dónde están todos? La conciencia del mundo, ¿dónde está?

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.