¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Gobierno de Singapur amenaza a medios críticos e independientes con acusaciones de difamación

El logo de The Online Citizen logo y copia de citaciones judiciales colocadas en el exterior de la vivienda del bloguero Leong Sze Hian.

Dos casos diferentes de difamación contra un sitio web de noticias y un bloguero en Singapur han vuelto a poner en el punto de mira las severas restricciones de la libertad de expresión en el país.

Los casos se dirigen contra el bloguero Leong Sze Hian y el sitio web de noticias políticas The Online Citizen, y vuelven a despertar antiguas preocupaciones con respecto a las consecuencias de las leyes de difamación para la libertad de expresión. En Singapur, la difamación es un delito que conlleva una pena máxima de dos años de prisión y una multa.

Investigación de difamación contra The Online Citizen

The Online Citizen (TOC) enfrenta una investigación por difamación tras publicar una carta escrita por Willy Sum, crítico del Gobierno. La policía dice que la carta es difamatoria porque acusa de corrupción a importantes funcionarios gubernamentales.

El 20 de noviembre, la policía incursionó en la vivienda del editor jefe de TOC, Terry Xu, y confiscaron computadoras y demás equipo, lo que obligó al sitio web a interrumpir su publicación. Además, Xu fue interrogado por la policía durante ocho horas.

Las aportaciones económicas de sus suscriptores permitieron a TOC comprar nuevos equipos y retomar su labor. En un comunicado conjunto, varios grupos de la sociedad civil del sudeste de Asia exhortaron al Gobierno a detener la investigación por difamación contra TOC:

Instead of persecuting individuals who ask difficult questions and publish critical views, the government should be more transparent and refute assertions it does not agree with while adhering to the standards of civility and encouraging civil discourse.

En lugar de perseguir a quienes hacen preguntas difíciles y publican opiniones críticas, el Gobierno debería ser más transparente y refutar las declaraciones con las que no está de acuerdo, y adherirse a las normas de educación y alentar el discurso cívico.

También han resaltado que TOC retiró la supuesta carta difamatoria en cuanto recibió la notificación de eliminación de parte de la Autoridad de Desarrollo de Medios de la Información y la Comunicación (IMDA), agencia gubernamental de Singapur.

Demandan a bloguero por difundir artículo en Facebook

El 7 de noviembre, el bloguero Leong Sze Hian difundió en su página de Facebook un artículo publicado por TheCoverage.my, sitio web de noticias malaya, acerca de un posible vínculo entre el primer ministro de Singapur y un importante escándalo de corrupción en Malasia en el que está involucrada Malaysian Development Berhad, empresa de desarrollo controlada por el Gobierno.

A principios de diciembre, Leong reveló que el primer ministro, Lee Hsien Loong, había presentado una acusación de difamación contra él, simplemente por difundir el artículo.

El artículo citaba una historia del States Times Review, blog político de Australia dirigido a los singapurenses, que según se supo luego, contiene acusaciones sin base alguna. Aseguraba que Clare Rewcastle, editora en jefe de la plataforma de periodismo de investigación Sarawak Report, había mencionado a Singapur como “uno de los objetivos de investigación clave junto con Suiza, y Estados Unidos” en una entrevista con medios malayos. Sarawak Report negó luego esa aseveración, y la tildó de “errónea” y pidió a STR que la corrigiese.

La agencia estatal singapurense IMDA pidió al editor del States Times Review que eliminase el artículo, pero el sitio web se negó, por lo que la IMDA hizo que los proveedores de servicio de internet bloqueasen el acceso a toda la página, y a otros medios malayos que habían reproducido la historia. States Times Review dejó de funcionar poco después.

Las leyes singapurenses facultan a la IMDA a ordenar a proveedores locales que eliminen cualquier material que se estime perjudicial para el interés público, el orden social o la armonía nacional. Los sitios web de noticias locales también tienen que borrar contenido que el Gobierno considera ilegal dentro de un límite de 24 horas. Estas órdenes no están sujetas a aprobación judicial.

La IMDA también solicitó a Leong a eliminar su publicación del 10 de noviembre en Facebook. Leong obedeció, pero recibió posteriormente una carta de los abogados del primer ministro en la que exigían disculpas públicas y compensaciones por daños y perjuicios.

Las noticias sobre el caso de difamación contra Leong alarmaron a mucha gente. Ghui, contribuidor del TOC, advirtió que podía sentar un peligroso precedente legal:

If Leong is indeed taken to court and found guilty, this sets a dangerous precedent for virtually any entity (ranging from big corporations to rich individuals) with the money to pursue law suits to bully anyone into not speaking up. Is this the kind of society we want to live in whereby money can be used as a tool to subjugate?

Si a Leong realmente lo llevan ante los tribunales y lo declaran culpable, sería un peligroso precedente para que virtualmente cualquier entidad (desde grandes corporaciones a personas ricas) que disponga del dinero para presentar demandas acose a cualquiera para que no hable. ¿Es esta la sociedad en la que queremos vivir, una en la que el dinero puede ser utilizado como herramienta para dominar por la fuerza?

Ghui también puso en duda si había suficiente fundamento para acusar a Leong por difamación, dado que cumplió con el retiro ordenado en la notificación y no agregó inscripción alguna en el artículo original cuando lo difundió en Facebook.

Algunos creen que a Leong lo están tratando de forma particular por su afiliación a un grupo de derechos humanos que había estado defendiendo la libertad de expresión y otras libertades civiles en Singapur.

Uno de los que expresó su apoyo a Leong fue Roy Yi Ling Ngerng, un bloguero a quien el primer ministro también fue demandado difamación en 2014:

How can a prime minister be offended by someone sharing a Facebook post? If so, thousands of people all over the world should also be sued by him too.

¿Cómo puede un primer ministro ofenderse porque alguien difunda una publicación de Facebook? Entonces, también debería demandar a miles de personas en todo el mundo.

Roy fue obligado por el tribunal a disculparse con el primer ministro y pagar el equivalente a 106 383 dólares estadounidenses en multas. Roy vive ahora en Taiwán.

Leong ha optado por no comentar los detalles del caso, pero ratificó su compromiso con la libertad de expresión:

I have fought for fundamental human rights in Singapore for the better part of my adult life in the last 2 decades or so, and the freedom of speech is one of the most fundamental of these human rights.

He luchado por los derechos humanos básicos en Singapur durante la mayor parte de mi vida adulta en las dos últimas décadas, y la libertad de expresión es el más básico de estos derechos humanos.

Facebook se niega a eliminar la publicación

La IMDA también pidió a Facebook que eliminase el artículo de States Times Article de su plataforma, pero la compañía se negó a hacerlo. En un comunicado del 10 de noviembre, la compañía dice: “Facebook ha indicado que no accederá a la petición de la IMDA”.

La negación de Facebook hizo que el Ministerio de Derecho de Singapur contestara con su propio comunicado, y pidiera normas más severas con las noticias falsas:

Facebook has declined to take down a post that is clearly false, defamatory and attacks Singapore, using falsehoods. This shows why we need legislation to protect us from deliberate online falsehoods. (…). Facebook does not feel that [falsehood] is sufficient grounds for it to remove the post. FB cannot be relied upon to filter falsehoods or protect Singapore from a false information campaign.

Facebook ha rechazado eliminar una publicación evidentemente falsa, difamatoria y que ataca Singapur con falsedades. Esto muestra por qué necesitamos que la ley nos proteja de falsedades deliberadas en línea. (…). Facebook no cree que [la falsedad] es suficiente fundamento para eliminar la publicación. No se puede confiar en Facebook para filtrar las falsedades ni para proteger Singapur de una campaña de falsa información.

Singapur es uno de muchos países del mundo que evalúa implementar una legislación semejante. En enero de 2018, el Parlamento estableció un comité para hacer frente al problema de las “falsedades deliberadas en línea”, o la desinformación en internet.

Community Action Network, grupo local de defensa de los derechos, discrepó con la orden del Gobierno de Singapur a los proveedores de internet de bloquear los sitios web relacionados con el caso de States Times Review:

While we do not approve of articles which contain falsehoods, it is disproportionate for the government to resort to criminal sanctions for speech which does not incite violence, hate and discrimination.

Criminalising ‘fake news’ will have a chilling effect and further entrench the stigma of engaging in critical political activities and discourse. It will also give those in power more ammunition to silence views they don’t agree with.

Si bien no aprobamos los artículos que contienen falsedades, es desproporcionado que el Gobierno recurra a sanciones penales para un discurso que no incita a la violencia, el odio ni la discriminación.

Criminalizar las “noticias falsas” tendrá un efecto paralizante y asentará aún más el estigma que supone tomar parte en discursos y actividades políticas críticas. También dará más municiones a quienes ejercen poder para silenciar las voces con las que no están de acuerdo.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.