- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Protesta de madres de Nagorno Karabakh pone al régimen de Azerbaiyán a la defensiva

Categorías: Asia Central y Cáucaso, Armenia, Azerbaiyán, Guerra y conflicto, Medios ciudadanos, Mujer y género, Política, Protesta

Madres reunidas en el Pasaje de los Mártires en Bakú para exigir la libertad de Togrul Gocayev, hijo de un mártir, detenido por la policía y sentenciado a detención administrativa. Foto de Meydan TV. Usada con autorización.

El dolor y la pérdida vinculados a la amarga guerra de Azerbaiyán con Armenia por Nagorno Karabakh es fundamental para la propaganda política del autoritario régimen de Azerbaiyán.

El conflicto por la disputada región surgió cuando la Unión Soviética se acercaba a su fin, y continúa hasta hoy. Más de un millón de azerbaiyanos quedaron desplazados, y en varias ocasiones, el presidente azerbaiyano Ilham Aliyev se ha comprometido a recuperar el territorio que pertenecía a Azerbaiyán durante la era soviética.

Pero sobre las compensaciones, el presidente azerbaiyano Ilham Aliyev parece haber hecho una promesa que su estado, rico en petróleo, no puede o no quiere cumplir.

Desde octubre de 2018, aproximadamente cien madres de soldados que murieron durante la devastadora guerra de Karabakh han ido de una institución estatal a otra, en búsqueda de la compensación que les prometió Aliyev meses antes. Invariablemente, las han humillado [1], les han dicho que esperen o han buscado ayuda en otras instancias [2].

El 18 de diciembre, cambiaron de rumbo.

En vez de pararse delante de un edificio gubernamental, visitaron el Pasaje de los Mártires –cementerio dedicado a los soldados que perdieron la vida durante la guerra de Karabakh– con máscaras médicas negras que decían “sus”, o “calladas”.

Las madres creen que tienen derecho a recibir 11,000 manats (aproximadamente 6450 dólares), según establece un decreto suscrito por el presidente Ilham Aliyev el 19 de abril de 2018. El decreto rige la compensación para las familias de mártires que murieron o desaparecieron antes del 2 de agosto de 1997.

Una de las cien madres que buscan recibir asistencia. Foto de Meydan TV. Usada con autorización.

En total, hay cerca de 3000 personas a la espera de este pago. El Ministerio de Trabajo y Protección Social empezó a procesar documentos en octubre.

Pero la empresa aseguradora estatal Azersigorta responsable por hacer esos pagos no hace avances.

Azersigorta ha afirmado que algunas familias ya recibieron el dinero en la década de 1990, poco después del fin de la guerra.

Aunque eso fuera cierto –las madres lo niegan– las cantidades que las familias recibieron en ese entonces hubieran pasado apenas los 20 dólares, una fracción mínima de lo ofrecido por el presidente.

Las protestas empezaron en octubre poco después de que rechazaron a algunas familias que buscaban asistencia.

En una entrevista [3] con Meydan TV, una madre citó siete cartas que envió a diversas instituciones estatales y otras 20 dirigidas a parlamentarios. Pero nadie ha respondido a sus preguntas, dice.

Dada la importancia de Nagorno Karabakh a la narrativa nacional, las protestas han puesto a los funcionarios en apuros.

El legislador Hadi Rajabli, afín al Gobierno, habló [4] con las familias el 24 de octubre y dijo a las familias que “no mancharan el paso que nuestro presidente ha tomado con esta gran promesa”.

La respuesta de una famiilar fue furiosa: “No estamos manchando nada, son los servidores civiles quienes lo están manchando”, dijo a Meydan TV.

En una entrevista con Hamam Times en Facebook, otra madre exigió [5] a los servidores civiles que dejaran de mentir.

Why are they lying?! They have cars worth millions, they have wedding halls, they make money from construction and sale of lands, how do you think they do all of that?! By stealing people's money. State money isn't for them, it is for the people. People should be able to remove them from their seats.

¡¿Por qué mienten?! Tienen autos que valen millones, tienen salones de bodas, ganan dinero de la construcción y venta de tierras, ¡¿cómo creen que hacen todo eso?! Robando dinero del pueblo. El dinero estatal no es para ellos, es para el pueblo. El pueblo debería poder sacarlos de sus puestos.

El también parlamentario Fazil Mustafa se puso del lado de las familias [6]:

Some of these people received negative responses from Azersigorta. They are told they have been paid already in the 90s. But the families say they have never received this kind of assistance. So they are demanding proof from the insurance company showing that they have indeed received this assistance while the insurance company demands from the families to provide the same proof showing they have never received this kind of assistance. Why do these families need to provide this kind of proof? […] Because institutions are unable to carry out their duties, people come to the members of the parliament.

Algunas personas recibieron respuestas negativas de Azersigorta. Les dijeron que ya les habían pagado en la década de 1990. Pero las familias dicen que nunca recibieron esa asistencia. Así que exigen pruebas a la empresa aseguradora que demuestren que han recibido esa asistencia, mientras la empresa aseguradora pide que las familias den la misma prueba de que nunca recibieron la asistencia. ¿Por qué las familias deben ofercer la prueba? […] Como las instituciones no pueden cumplir son sus deberes, las personas deben recurrir a los parlamentarios.

Un tercer legislador, Fazail Agamali, propuso [7] la venta de propiedades de Jahangir Hajiyev para juntar dinero para los reclamos de compensación.

Jahangir Hajiyev, exdirector del Banco Internacional de Azerbaiyán, actualmente cumple una condena de 15 años de prisión por fraude al Estado en alrededor de miles de millones de dólares.

Zamira, la esposa de Hajiyev, llegó a los titulares británicos [8] en octubre de 2018 supuestamente por gastar más de 21 millones de dólares con diferentes tarjetas de crédito en la tienda por departamentos londinense Harrods.

Ogtay Asadov, presidente del Parlamento Nacional, suscribió [6] una orden para crear una comisión para investigar la situación en torno al conflicto por la compensación. Pero eso fue en octubre, y en diciembre no había novedades.

La policía azerbaiyana, conocida por su trato agresivo a los manifestantes, hasta ahora no ha tocado a las madres que piden su compensación.

De otro lado, los hombres siguen siendo blanco fácil.

El 11 de diciembre, Togrul Gojayev, hijo de un mártir, fue arrestado supuestamente por perturbar el orden público cuando pedía hablar con las autoridades. Fue sentenciado a 30 días de detención administrativa.

La sentencia fue reducida a 15 días durante una audiencia llevada a cabo el 14 de diciembre.