¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Registran sin motivo a cantante de ópera romaní en supermercado serbio, que acusa a tienda de racismo

Nataša Tasić Knežević, photo by Dzenet Koko, used with permission.

Nataša Tasić Knežević, fotografía de Dzenet Koko, utilizada con permiso.

Las redes sociales serbias ardieron después de que Nataša Tasić Knežević, cantante de ópera y superestrella local de origen romaní. acusó en una transmisión en directo por Facebook a un supermercado de la ciudad de Novi Sad de evaluarla por su origen racial.

En el video, transmitido el 29 de diciembre justo después del incidente, la señorita Tasić Knežević explicó que al salir del supermercado Maxi junto con otros compradores, sonó la alarma antirrobos. Aunque dejaron salir a todos los demás, los guardias de seguridad de la tienda le dijeron que se quedara, y procedieron a registrarla mientras algunos mirones la acosaban con preguntas. En su mochila solamente encontraron partituras, libros y una cartera.

En los primeros días de enero de este 2019, el video desapareció repentinamente de la plataforma, junto con el perfil de la señorita Knežević. Aunque no ha explicado lo ocurrido, muchos han sugerido que ella misma los ha eliminado para calmar las aguas. En apenas unos días, su video acumuló más de 60 000 reproducciones, se compartió 350 veces y recibió alrededor de 700 reacciones. El portal de noticias independiente Buka fue el primero en informar sobre el incidente, seguido de otros medios balcánicos.

La soprano Tasić Knežević es soprano en el Teatro Nacional Serbio, ubicado en Novi Sad, la segunda mayor ciudad del país. Antes trabajó en Atelje 212, teatro de Belgrado. También integra un coro, es solista de música popular, y canta con frecuencia sobre su propia herencia romaní.

En el video, la señorita Knežević dice que el gerente de la tienda se disculpó con ella después de su queja por el abuso del que fue víctima, pero seguía dolida por el acoso de la gente reunida a su alrededor. Dice que un hombre mayor le gritó que deberían “sacar esa basura”, dando a entender que los empleados deberían echarla de la tienda, supuestamente por su procedencia romaní.

“¡Ya se sabe a quién le gusta robar por aquí!”, es una frase de la película “Línea no regular” sobre sucesos ocurridos el 5 de abril de 1941. Setenta y siete años después, este [estereotipo discriminatorio] está enraizado en nuestra mentalidad. ¡La compañía [propietaria de los supermercados Maxi] es holandés-belga, pero los empleados son nuestra gente! ¡Qué vergüenza! Apoyen a esta maravillosa mujer y artista, Nataša Knežević.

“Línea no regular” es una película yugoslavo de la década de 1980 que ha adquirido la condición de película de culto en los Balcanes. En la historia, dos músicos romaníes son injustamente acusados de robo y consiguen a duras penas salir vivos de un intento de linchamiento.

La compañía que controla los supermercados Maxi, Delez Srbija, emitió una disculpa oficial el mismo día de los hechos. Declaró que “cree que debería quedarse como un incidente aislado, una reacción individual inapropiada que no se repetirá ni remotamente en el futuro”. La compañía añadió que implementará un entrenamiento formal para sus empleados con respecto al procedimiento adecuado en caso de sospecha de robo.

Al día siguiente, Miloš Nikolić, director de la Oficina por la Integración de los Romaníes de Novi Sad, condenó oficialmente el incidente. Dijo: “Todas las investigaciones disponibles muestran que los hombres y mujeres romaníes son los grupos más discriminados en nuestro país. ¡Debemos trabajar juntos para cambiar esto!”.

El 31 de diciembre, Zorana Mihajlović, viceprimera ministra serbia y presidenta del Cuerpo de Coordinación de la Igualdad de Género, calificó el comportamiento de los trabajadores de Maxi de “escandaloso y digno de censura”. No anunció ninguna medida concreta para hacer frente a la discriminación contra los descendientes del pueblo romaní en Serbia.

Si bien la señorita Knežević parece haber eliminado su perfil de Facebook, tal vez para rebajar la tensión, ha mantenido su cuenta de Twitter. La víspera de Año Nuevo publicó un mensaje en referencia al incidente:

Queridos amigos, sucedió algo muy desagradable hace algunos días, pero espero que estas situaciones se queden en 2018 y no vuelva a ocurrir nada similar. Seamos todos humanos, eso es lo único bueno en este mundo. <3

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.