- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Tras destrucción de sede LGBT de Jamaica, califican a 2019 como el “año de la reconstrucción”

Categorías: Caribe, Jamaica, Trinidad y Tobago, Derechos homosexuales (LGBT), Derechos humanos, Medios ciudadanos
[1]

Bandera de arcoíris, foto de torbakhopper, CC BY-ND 2.0.

La noche del 30 de diciembre de 2018, un fuego de “origen aún desconocido” [2] arrasó las oficinas de Kingston del Foro de Jamaica para Lesbianas, Todosexuales y Gays [3], conocido con el acrónimo de J-FLAG. La organización, que empezó su actividad en 2012, se define [4] como la “principal organización de derechos humanos y justicia social que trabaja por lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero en Jamaica”.

En una declaración [5] luego del incidente, J-FLAG tuvo cuidado de no sacar conclusiones apresuradas sobre posibles causas del incendio. Reconoció el “daño y destrucción del edificio”, agradeció a quienes atendieron la emergencia por su profesionalismo y expresó su gratitud pues no hubo víctimas.

Tres días después, el 3 de enero de 2019, el grupo publicó una actualización en Facebook [6] que aunque las autoridades “continúan” con sus investigaciones, aún no han podido determinar la causa del siniestro:

The police have assured us that they are treating the issue as a priority and will ensure the investigation is done thoroughly and [in a] timely manner.

La policía nos ha asegurado que le están dando prioridad a este asunto y que se asegurarán de que la investigación se haga minuciosamente y de manera oportuna.

El edificio que J-FLAG ocupaba era antiguo, por lo que algunos cibernautas se preguntan si el cableado eléctrico obsoleto no habrá sido un factor que llevó al incendio. En el contexto de los antecedentes [7] de Jamaica [8] sobre los derechos [9] de los gays [10], muchos usuarios de medios sociales reaccionaron a la noticia con expresiones [11] de solidaridad [12].

Hubo un alta incidencia [13] de especulación [14], teorías de la conspiración [15] y comentarios desagradables [16] o intolerantes sobre el incidente. Como sociedad muy conservadora y cristiana, Jamaica suele ver la igualdad de derechos, como el matrimonio entre homosexuales, con algo religioso. Las sugerencias de que el incendio del J-FLAG fue un acto de Dios fueron comunes, y provocaron cierta resistencia:

Si el incendio de JFLAG era importante, ¿incendiar casas de homofóbicos, violadores y misógnios sería quemar basura?  ¿O esa forma de incendio no es suficientemente festiva para ustedes?

Muchos expresaron lo que vieron como hipocresía religiosa:

Los cristianos son densos… muy densos. ¿Cómo pueden reírse de los comentarios sobre el incendio de JFLAG y pensar que está bien? Eso está muy mal.

Acabo de ver que una “exlesbiana” convertida en cristiana publicó uno de los comentarios ´s desgradables sobre el incendio de JFLAG. Dijo que fue su favorito. Qué rápido nos olvidamos de dónde venimos. Es por eso que el cristianismo seguirá perdiendo gente.

Ese lado feo de la blogósfera jamaicana hizo que Annissa sugiriera en Twitter:

La importancia de lugares seguros no se puede subestimar. Los jamaicanos han mostrado su lado más feo al responder sobre el incendio de JFLAG.

No es de sorprender que el reciente regreso [21] de Buju Banton, estrella de dancehall que cumplió condena en Estados Unidos por delitos de drogas, llegó a la mezcla debido a “Boom Bye Bye”, antigua canción que defendía la muerte de homosexuales, pero esas insinuaciones fueron dejadas de lado rápidamente. Burlonamente, Garvey Marcus publicó [22] en Facebook:

I can bet JFlag[‘s] head office was set on fire by a jealous gay man out of revenge, or maybe they're saying it [was] Buju Banton.

Apuesto que la oficina principal de JFlag la incendió un tipo celoso por venganza, o tal vez estén diciendo que fue Buju Banton.

En Twitter, Glenda the Good Witch agregó:

Me encantó cómo los comentarios han insinuado que Buju provocó el incendio, culpan a JFLAG por haberlo iniciado para llamar la atención y asummieron una enorme respuesta agresiva a la vez.
Los jamaicanos crean problemas y luego se molestan por eso.

La falta de datos no ha detenido la especulación en línea. Pero cuando se trata de igualdad para ciudadanos LGBTQIA+, el Caribe en conjunto hizo grandes progresos en 2018.

En abril de 2018, Jason Jones, activista de derechos de los gays trinitense, ganó [24] la demanda [25] contra el Estado, en la que solciitaba que se declararan “inconstitucionales” [26] las secciones 13 y 16 del capítulo 11:28 de la ley de delitos sexuales del país [27], que penaliza el sexo anal entre adultos que dan su consentmiento.

J-FLAG fue una de las organizaciones que celebraron esa sentencia de Trinidad y Tobago, con la esperanza de que podría ayudar a iniciar el cambio en Jamaica. La reacción [28] de los cibernautas jamaicanos a la resolución fue diversa –algo sorprendente si se considera que Jamaica organizó [29] con éxito su primer desfile del orgullo gay en 2015. Tres años después, siguieron varios territorios regionales, en algunos el sexo anal sigue siendo un delito: Guyana [30] realizo su primer desfile del orgullo gay en junio de 2018, Trinidad y Tobago [31] y Barbados [32] en julio de 2018.

El incendio de las oficinas de J-FLAG son un revés para la principal entidad defensora de derechos LGBT en Jamaica. El grupo ha perdido patrimonio significativo y fundamentales para su trabajo, como computadores, archivos y otros equipos.

Sin embargo, J-FLAG ha prometido [33] comunicar a sus seguidores cómo el cambio de local puede afectar sus programas, y asesorar en el apoyo que la organización necesitará para que las operaciones continúen.

Gran parte de los recursos financieros de J-FLAG vienen de organizaciones extranjeras y del exterior [34], así que hay esperanzas de que esta red ayude a la recuperación del gruipo. Mientras tanto, el personal planea trabajar en línea hasta que encuentren otro local.

A comienzos de enero, las investigaciones continuaban. Independientemente del resultado, J-FLAG supuso [35]:

2019 is the year of rebuilding. Rebuilding partnerships, programmes and strategies. […]
Looking forward to the support of the LGBT community at home and in the diaspora as we rebuild.

2019 es el año de reconstruir. Reconstruir sociedades, programas y estrategias. […]
Esperamos con ansias el apoyo de la comunidad LGBT en casa y fuera mientras reconstruimos.