¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Bajo Peña Nieto, los periodistas mexicanos se enfrentaron a amenazas, matanzas — y espionaje digital, dicen investigadores

Manifestación en repudio al asesinato de Javier Valdez en Ciudad de México (2017). Fotografía del usuario ProtoplasmaKid. Publicado bajo licencia Creative Commons 4.0

Más de un año después de que el periodista y escritor mexicano Javier Valdez fuera asesinado, no sólo el esclarecimiento de su caso está en ciernes, sino que se añade una nueva vertiente: tan sólo un día después de su muerte, un par de colegas periodistas suyos, recibieron mensajes infectados con el software de espionaje Pegasus a sus móviles.

Javier Valdez fue un comprometido periodista que, entre otras cosas, cubría historias sobre corrupción, impunidad y crimen organizado para el medio independiente Ríodoce, el cual cofundó en Culiacán, Sinaloa (territorio disputado por el Cartel de Jalisco y el Cartel de Sinaloa).

De acuerdo con la más reciente investigación realizada por Red en Defensa de los Derechos Digitales (R3D), Artículo 19, Social TIC y el Citizen Lab de la Universidad de Toronto, tanto Ismael Bojórquez, director de Ríodoce, como su director de información, Andrés Villarreal, sufrieron intentos de hackeo, vía mensajes de texto, apenas un día después de que Valdez recibiera 12 balazos a plena luz del día, justo afuera de las oficinas de Ríodoce.

El reporte da cuenta de las y los múltiples periodistas que, hasta ahora, han sido detectados como blancos de espionaje a través de dicho malware:

Los intentos de infección en contra de los colegas de Valdez siguieron un procedimiento similar al resto de los ataques con Pegasus. Los mensajes fueron recibidos vía SMS, supuestamente enviados por un popular servicio de noticias llamado “UnoTV”. El contenido era difícil de ignorar -en particular, los mensajes de texto hacían referencia al entonces reciente asesinato de Valdez y a sucesos de interés periodístico en su localidad-.

Al final de cada mensaje había un enlace sospechoso que al ser presionado, instalaría de inmediato el software de espionaje. Esto permitía monitorear cualquier información alojada en el dispositivo e incluso tomar control del micrófono y la cámara.

Imagen tomada del informe “Reckless VI. Mexican Journalists Investigating Cartels Targeted with NSO Spyware Following Assassination of Colleague”. Citizen Lab 2018.

De lo anterior se desprende una de las conclusiones más tajantes, a partir de los casos documentados en los últimos dos años: parece haber un atacante común. Esto, dado que, tanto los métodos de infección, como la infraestructura utilizada habrían sido las mismas. Asimismo, el informe indica que el programa se habría utilizado en situaciones en que el gobierno de Peña Nieto fue criticado.

Cabe destacar que Pegasus es una sofisticada herramienta vendida exclusivamente a agencias gubernamentales. El programa fue adquirido por el gobierno mexicano en 2014 y 2015 con objeto, supuestamente, de combatir al crimen organizado. De ahí que a esta serie de revelaciones se les conozca bajo la etiqueta de #GobiernoEspía.

Frente a esto, las organizaciones involucradas en la investigación y acompañamiento a los casos de espionaje, entre otras cosas, llamaron al nuevo gobierno a garantizar una investigación independiente en torno a estos sucesos. Además, pidieron llevar adelante una reforma integral sobre la adquisición y uso de sistemas de vigilancia:

With this seventh publication on abuses of NSO Group spyware in Mexico, Citizen Lab and our partners R3DSocialTic, and Article 19 have identified a total of 24 cases of abusive targeting by Mexico-linked NSO Group customers. Our previous investigations identified infection attempts against multiple journalistslawyersinternational investigatorspublic health practitionerssenior politicians, and anti-corruption activists.

Con esta séptima publicación sobre abusos de software de espionaje en México venidos del Grupo NSO, Citizen Lab y nuestros aliados R3DSocialTic, and Artículo 19 han identificado un total de 24 casos en los que consumidores del grupo NSO que están ligados a México ha abusado del uso del software de espionaje. Nuestras investigaciones anteriores identificaron intentos de infección de este software contra varios periodistas, abogados, investigadores internacionales, profesionales de la salud pública, políticos prominentes, y activistas anti-corrupción.

‘Es como si a todos nos hubieran puesto un blanco en el pecho’

Corresponsal de diversos medios como AFP y La Jornada, así como cofundador de Ríodoce, Javier Valdez era también un prolífico autor que escribió, cuando menos, nueve libros sobre narcotráfico en México, siempre colocando al centro de sus relatos las historias de las víctimas del mismo. Acreedor de numerosos premios, entre ellos el Premio Internacional a la Libertad de Prensa 2011, otorgado por el Comité a la Protección de los Periodistas (CPJ). En la ceremonia de premiación, Valdez dijo:

Ahora en Culiacán, Sinaloa, es un peligro estar vivo y hacer periodismo es caminar sobre una invisible línea marcada por los malos que están en el narcotráfico y en el gobierno un piso filoso y lleno de explosivos. Esto se vive en casi todo el país. Uno debe cuidarse de todo y de todos; no parece haber opciones ni salvación y muchas veces no hay a quién acudir […] Esta es una guerra, sí […] por el control del narco. Pero nosotros, los ciudadanos, ponemos los muertos; y los gobiernos de México y Estados Unidos las armas. Y ellos, los encumbrados invisibles y agazapados dentro y fuera de los gobiernos, se llevan las ganancias […]

Así, tras más de dos décadas de ejercer un periodismo crítico, Javier Valdez se convirtió en un referente, a nivel nacional e internacional, en temas relacionados con la violencia que asola a la zona norte del país. Se pensó que esto funcionaría como protección, pero no fue así.

Ante el asesinato de Valdez, el gremio periodístico mostró profunda indignación, a través de protestas, actos de denuncia y paros de labores a lo largo y ancho del país.

Este lamentable suceso también representó un punto de quiebre para el periodismo mexicano, tal como lo describió Froylán Enciso en un texto para el medio digital Horizontal:

Si matan a Javier Valdez, nuestro querido Javier, el más conocido, el más premiado, el más divertido, el más protegido del gremio: ¿qué puede esperar el resto? Es como si a todos nos hubieran puesto un blanco en el pecho.

El gobierno mexicano tiene un atroz historial en lo que respecta a los derechos humanos, y la situación que vive el periodismo en el país es particularmente funesta.

Al respecto, las organizaciones involucradas en los casos de #GobiernoEspía reconocieron que es una señal favorable que el actual presidente Andrés Manuel López Obrador haya declarado que “ya no hay golondrinas en el alambre”, para hacer referencia a que su gobierno no realizará acciones de espionaje, pero esto será insuficiente para garantizar la libertad de expresión, si las agresiones, ataques y crímenes contra periodistas permanecen en la impunidad.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.