¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Jordania está paralizado por estadísticas oficiales de pobreza en medio de controversia por leyes tributarias

Carpa en Tal Al Rumman, Jordania, donde vivían una mujer mayor y sus hijos. Las condiciones de vida en Jordania se han vuelto complicadas para muchos. Foto de Farrah Matalka, junio de 2018, usada con autorización.

Hasta 2010, el Departamento de Estadísticas realizaba cada dos o tres años informes que evaluaban la pobreza en Jordania. Un informe de 2010 sobre pobreza publicado por el Gobierno jordano mostró que el 14 % de la población vivía bajo la línea de pobreza con un promedio anual de 813 dinares jordanos (1144 dólares estadounidenses) por persona, que significa un aumento del 1 % desde 2008.

Sin embargo, desde entonces no hay estadísticas de pobreza en Jordania por lo que los críticos llaman una “técnica para dilatar”.

En las más recientes discusiones en la Cámara sobre la controvertida ley de impuesto a la renta, el comité de economía e inversión de la Cámara Baja hizo un llamado a la necesidad de brindar todas las estadísticas, datos y estudios al respecto. No se dieron cifras, ni estimadas ni precisas, y la ley se aprobó sin determinar una línea de pobreza con base científica.

La ley, que ya era un tema delicado antes de que la Cámara Baja tocara el tema de las estadísticas de pobreza, es parte de una serie de medidas instituidas desde que el Gobierno se aseguró una línea de crédito de tres años de 723 millones de dólares estadounidenses del Fondo Monetario Internacional en 2016.

Ese préstamo, destinado a financiar la reforma económica y financiera, tiene el objetivo a largo plazo de reducir la deuda pública de Jordania de casi el 94 % del producto interno bruto (PIB) a 77 % para 2021.

La ley de impuesto a la renta no fue recibida favorablamente y el resultado fue el derrocamiento del régimen de Hani Mulki en mayo. Después, con un nuevo gobierno y una nueva redacción, la ley fue aprobada en ambas cámaras legislativas, pero los expertos aún la consideran una decisión “dañina”.

En un intento por calmar las aguas, Qasem Zu'bi, director del Departamento de Estadísticas, dijo en una conferencia de prensa que se publicaría un exhaustivo informe en el primer trimestre de 2019.

Aunque no se han presentado cifras oficiales, el informe de 2019 contiene el estado de deterioro que existente en Jordania, según diversos informes publicados hacia fines de 2018.

Jordania bajó en el Índice de Prosperidad de Legatum en 2018 y pasó al lugar 91 de 149. El Banco Mundial clasificó su economía como “escenario de bajo crecimiento”, los estudios de UNICEF mostraron que el 20 % de niños en Jordania sufren de pobreza multidimensional, y que solamente se cumpló con el 38 % de ayuda necesaria para financiar el Plan de Respuesta de Jordania para los 1.4 millones de refugiados sirios.

Además, Estados Unidos redujo su financiamiento a Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo en 350 millones de dólares estadounidenses, lo que dejó en riesgo a 711 escuelas y 526 000 estudiantes palestinos.

Sarhan Taamari, activista comunitario que vive en el empobrecido barrio de Mamouneyeh en Maan, a 218 kilómetros al sudeste de Amán, dijo:

The government will try and pin this on the Syrian crisis, but the truth is that billions of dollars have been donated by the international community, donations that could have covered refugees’ living costs for more than ten years.

El Gobierno intentará y culpará de esto a la crisis siria, pero la verdad es que la comunidad internacional ha donado miles de millones de dólares, donaciones pudieron haber cubierto los costos de vida de los refugiados por más de diez años.

Privatizando Jordania

Taamari afirmó que la “verdadera razón detrás de la caída del PIB” es el acuerdo con el FMI de 2006. En el acuerdo, Jordania aceptaba vender empresas estatales claves a inversionistas extranjeros.

Ahora, casi todos los servicios fundamentales y la producción de recursos naturales son de propiedad extranjera. La empresa de agua, la estación de gas Total y una de las tres empresas de telecomunicaciones son francesas, mientras ls minas Potash y Phosphate están casi todas privatizadas y de extranjeros.

Además, el Banco Mundial tiene un papel importante en el sector energético de Jordania, y más de mil millones de dólares estadounidenses de inversiones en energía vienen del sector privado.

De otro lado, empresarios jordanos han estado vendiendo sus acciones en empresas estatales, algo que el Gobierno ha estado “tratando de ocultar”, según Taamari. En un país cuya deuda pública ha aumentado al 96 % de su PIB, personas frustradas han estado tratando de ayudar a tantos como sus limitados recursos les permiten.

En julio de 2018, cuando una ofensiva del Gobierno sirio desplazó a 40 000 sirios en la frontera jordana, los jordanos ayudaron a pesar de la insistencia del Gobierno de cerrar las fronteras.

Devolver la alegría en medio de la frustración

En 2018, Farrah Matalka, estudiante graduada de economía social, lanzó Trae alegría dando alegría, campaña independiente para ayudar a distribuir 600 paquetes de comida al mes y renovar casas. Sin vinculación con el Gobierno ni con organizaciones privadas, Matalka depende solamente se donaciones de personas a través de su cuenta de Instagram. Publica imágenes y videos de casas y zonas deterioradas, y pide donaciones a sus seguidores.

Además de los paquetes mensuales, la campaña emprende proyectos a corto plazo. Ha recaudado fondos para la operación y gastos de recuperación de niños víctimas de incendios, y también de la distribución de útiles escolares y ropa de invierno.

Farrah Matalka inició Trae alegría dando alegría, entidad de caridad que llena la brecha que el Gobierno jordano no ha podido atender. Acá aparece con un remolque nuevo para una familia necesitada.

Estos simples actos de bondad no pueden eclipsar la clara y creciente frustración con las condiciones de vida en Jordania. Dos olas de protestas, una que resultó en el derrocamiento del régimen ex primer ministro Hani Mulki y otro que se vio lleno de cánticos contra la monarquía son obvias expresiones de la rabia de los ciudadanos.

Las negativas de los gobernadores de atender las explicaciones de los ministros de por qué la ley de impuesto a la renta es esencial es otra señal de la desconexión del Gobierno.

Las personas pagan el 70 % de sus ingresos para cubrir deudas personales, el aumento de la deuda pública y desempleo en 19 % hacia fines de año, y un 30 % de aumento en casos de drogadicción, enfrentar la pobreza en Jordania necesita una estrategia multifacética.

Como dijo Qasem Su'bim, director del Departamento de Estadísticas, en una conferencia de prensae, el “pueblo está ansioso por el informe sobre pobreza, pero lo que es más importante es cómo el Gobierno planea reducirla”.

Saeda Momani, portavoz del Departamento de Estadísticas, dijo que tal vez no se publique el informe a inicios de 2019, pues el comité que los elabora ha decidido ampliar la muestra e incluir mayor representación de refugiados sirios.

“Sugiero que posterguemos los análisis del informe al menos seis meses”, concluyó Momani.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.