¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Aumenta la presión para que Tailandia libere a Hakeem al-Araibi, un refugiado bahreiní establecido en Melbourne

Hakeem al-Araibi detained in Thailand

Hakeem al-Araibi detenido en Tailandia. Captura de pantalla del video de YouTube de TRT World.

Desde finales de 2018, la presión por la liberación la liberación de una cárcel tailandesa del refugiado bahreiní Hakeem al-Araibi ha ido en aumento. El exfutbolista nacional fue arrestado en Bangkok el 27 de noviembre de 2018 luego de que el Ministerio del Interior australiano notificara a Tailandia controvertidamente sobre el alerta roja emitida por la Interpol para solicitar su arresto. Hakeem se encontraba en Tailandia en su luna de miel.

Hakeem escapó de Bahréin en 2014. Fue sentenciado a diez años de prisión en ausencia por el supuesto delito de vandalismo a una estación de policía. Él rechaza vehementemente los cargos. Sostiene que lo apuntan por sus críticas al jeque Salman bin Ebrahim al-Khalifa, presidente de la Confederación Asiática de Fútbol y miembro de la familia real bahreiní. Además, afirma que las autoridades bareiníes lo torturaron en 2012 luego de las manifestaciones durante la Primavera Árabe.

Después de buscar asilo en Australia, se le otorgó una visa permanente de protección y está a la espera del resultado de una solicitud de ciudadanía. Juega para el club de fútbol Pascoe Vale de Melbourne. Desde el club, han trabajado sin tregua para reclamar su libertad. Este es un ejemplo de los tuits habituales sobre el tema:

Estimado primer ministro Prayut Chan-o-cha: Esperamos que SALVE a nuestro jugador de la misma manera en que los australianos salvamos al equipo tailandés. Una imagen vale más que mil palabras. La felicidad y los derechos humanos son la clave para la vida… es usted quien la tiene, no nosotros.

A inicios de febrero, se suscitaron algunos hechos positivos, cuando ya se cumplen dos meses desde su detención. El primer ministro australiano, Scott Morrison, reveló que le ha escrito al premier tailandés para abogar a favor de la liberación de al-Araibi y solicitarle que no acceda a la extradición.

Esto fue consecuencia de varios reclamos para que el Gobierno australiano se involucrara más en este caso. Una semana antes, @popcoin tuiteó:

Morrison, primer ministro de Australia, se apura para tomarse una foto con el tenista Ash Barty, pero no lo escuché expresar ni una palabra de apoyo para HAKEEM, el jugador de fútbol inocente detenido en Tailandia que está a punto de ser entregado a sus torturadores en Bahréin. La responsabilidad es de Australia.

En segunda instancia, Craig Foster, excapitan de la selección australiana de fútbol, llevó la campaña para liberar a Hakeem hasta la sede de la FIFA en Zúrich y informó haber tenido una respuesta prometedora:

Me complace felicitar a la Junta de la FIFA con respecto a las últimas acciones para la liberación de Hakeem y reitero la importancia absoluta de la unidad entre los jugadores cuando un colega se ve amenazado. Muchas gracias por su apoyo.

Gary Lineker, excampeón de la selección inglesa de fútbol y actual presentador de deportes, también se ha pronunciado sobre el momento difícil que está atravesando Hakeem.

Vamos, FIFA, solucionen este error.

El subdirector de la división asiática de Human Rights Watch, Phil Roberston, señaló que un club local tailandés se había unido a la campaña:

¡Muchas gracias al club Chiang Rai United por apoyarnos enérgicamente para salvar a Hakeem! Más clubes de fútbol profesionales de Tailandia deberían alzar sus voces, exigir que el primer ministro, el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Gobierno tailandés liberen a Hakeem de inmediato y le permitan volver a su hogar en Australia.

Este tuit no está exento de ironía puesto que los australianos jugaron un papel fundamental en el rescate de los 12 alumnos jugadores de fútbol y al entrenador atrapados en una cueva cerca de Chang Rai a mediados de 2018. Es más, dos rescatistas recibieron el premio australianos del año 2019.

En Twitter, el usuario @Tibby resumió en una publicación el sentir de gran parte de los australianos:

Australia le entregó uno de nuestros premios más importantes a dos buzos que arriesgaron su vida para salvar a 12 muchachos tailandeses atrapados en cuevas subterráneas. Sabemos dónde está Hakeem. Solo necesita un boleto de avión de ida. Tailandia, dejen que nuestro muchacho vuelva a casa. ¿Está a la altura de las circunstancias, primer ministro Scott Morrison?

Human Rights Watch ha publicado una campaña por video para compartir en sus redes sociales:

La actividad en las redes sociables ha sido considerable, en particular, el uso de las etiquetas #SaveHakeem (Salven a Hakeem) y #FreeHakeem (Liberen a Hakeem). Además, Amnistía Internacional de Australia interpuso una petición.

Sarah Joseph, directora del centro Castan para la Legislación en Derechos Humanos de la Universidad Monash, explicó los pormenores de la situación con respecto a los derechos humanos en The Conversation:

…he was detained under an Interpol red notice issued pursuant to a request from Bahrain. This notice breached Interpol’s own rules as it was issued against a refugee at the request of the country he had fled.

…If he is sent back to Bahrain, Thailand will refouler a refugee – that is, return him to the state from which he fled persecution, a grave breach of human rights. There are legitimate fears that he faces torture upon return to Bahrain.

… fue puesto en detención debido a un alerta roja de la Interpol, emitida en virtud a una solicitud por parte de Bahréin. Este alerta viola las propias reglas de la Interpol, puesto que fue emitida contra un refugiado a pedido del país del que escapó.

… Si lo vuelven a enviar a Bahréin, Tailandia cometerá sobre un refugiado lo que se conoce como refouler: esto significa devolverlo al Estado del que escapó por persecución, lo que constituye una grave ofensa a los derechos humanos. El riesgo de ser víctima de torturas una vez que retorne a Bahréin es una preocupación legítima.

Es probable que los hechos lleguen a un momento decisivo pronto, puesto que Bahréin ha emitido una solicitud formal de extradición de Hakeem.

Desafortunadamente, el primer ministro australiano aún no recibió una respuesta por parte del primer ministro tailandés Prayut Chan-o-cha, gesto que algunos interpretaron como un desaire.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.