¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Generales retirados de Nigeria buscan influir en elecciones presidenciales de 2019

Olusegun Obasanjo, expresidente de Nigeria. Creative Commons / Flickr, 27 de junio de 2011 (CC BY 2.0).

Nigeria se prepara para otras elecciones presidenciales en febrero, y generales retirados del Ejército convertidos en políticos son claves para entender el espacio político de Nigeria. El país ha estado gobernado por exgenerales o quienes tienen su apoyo desde 1999, cuando volvió la democracia.

La reciente disputa pública entre el expresidente Olusegun Obasanjo y el actual presidente Muhammadu Buhari —ambos dictadores y militares en retiro— tuvo gran impacto en las elecciones de febrero.

En una singular carta abierta a Buhari, Obasanjo lo acusó de planear hacer fraude en las elecciones de 2019. Escribió:

Democracy becomes a sham if elections are carried out by people who should be impartial and neutral umpires, but who show no integrity, acting with blatant partiality, duplicity and imbecility.

La democracia se vuelve una farsa si las elecciones las llevan a cabo personas que deberían ser árbitros imparciales y neutrales, pero que no muestran integridad y actúan con descarada parcialidad, duplicidad e imbecilidad.

Obasanjo insiste en que Buhari no puede realizar “elecciones libres, justas, creíbles y pacíficas”, y advirtió que lo que “está ocurriendo en el gobierno de Buhari se puede equiparar con lo que vimos al mando del general Sani Abacha”.

En 1998, el dictador militar Sani Abacha convocó a elecciones generales pero se volvió evidente que Abacha no tenía intención de entregar el poder a los civiles. En su momento, los cinco partidos políticos respaldaron a Abacha como su único candidato presidencial. Abacha, ya fallecido, se hizo conocido por su represión de derechos humanos y corrupción. Obasanjo sostuvo que Buhari iba por el “mismo camino” de Abacha “en loca desesperación”.

Shehu Garba, asistente de medios del presidente Buhari, desestimó la carta de Obasanjo:

The elections starting in February will be free and fair as promised the nation and the international community by President Buhari.

Las elecciones que empiezan en febrero serán libres y justas, como prometió el presidente Buhari a la nación y la comunidad internacional.

Obasanjo, ¿escribido de cartas?

Olusegun Obasanjo, exjefe de estado militar (1976-1979) y luego presidente de Nigeria democráticamente elegido (1999-2007), ha criticado reiteradamente los sucesivos gobiernos de Nigeria.

En 2018, Obasanjo recomendó a Buhari que no buscara la reelección como presidente sino que “considerara un merecido descanso en este momento y a su edad”. Este consejo tuvo repercusiones en Nigeria porque Obasanjo era un fuerte partidario de la candidatura de Buhari en las elecciones presidenciales de 2015.

Antes, Obasanjo había reconvenido a Goodluck Jonathan en una carta pública escrita en 2013. En la misiva, Obasanjo acusó a Jonathan de “llevar al país al precipicio y de permitir el engaño, la corrupción y desconfianza mutua en el tramado de la nación”.

Irónicamente, Obasanjo también había apoyado la elección de Jonathan en 2011. Y en 2007, promovió la elección del predecesor de Jonathan Goodluck, Umaru Musa Yar’Adua. sin embargo, Obasanjo se fue contra Yar’Adua cuando se enfermó y no entregó el poder adecuadamente a Jonathan, entonces su vicepresidente.

Expresidente nigeriano Goodluck Jonathan con el presidente Muhammadu Buhari en su ceremonia de toma de mando, 29 de mayo de 2015. Foto de dominio público del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Los generales retirados no descansan nunca en Nigeria

El entorno político de Nigeria lo sostienen generales retirados o sus compinches. Por ejemplo, Obasanjo, ha sido fundamental en el surgimiento de presidentes nigerianos entre 2007 y 2015. Sin embargo, a diferencia de los civiles –Yar’Adua y Jonathan– que promovió y criticó, es Buhari algo diferente.

Aunque Obasanjo apoyó la elección de Buhari en 2015, no puede llevarse los elogios solo. Esto se debe a que el ascenso de Buhari al poder fue posible por su lealtad haciael Congreso Acción por Nigeria (ACN) de Bola Tinubu. En febrero de 2013, el Congreso para Cambio Progresivo (CPC) de Buhari se fusionó con ACN para formar el Congreso Progresista (APC).

Buhari, es jefe de estado militar (1983-1985) es miembro del ‘club’ de generales retirados que han dominado el espacio político de Nigeria. Por lo tanto, por dura que suene la reprensión de Obasanjo, mucho depende de la dinámica del bloque de poder al que ambos pertenecen.

Pero Obasanjo no está solo en su crítica a Buhari.

El general retirado Theophilus Danjuma acusó en marzo de 2018 a las “fuerzas armadas nigerianas de ayudar en las actuales matanzas en Nigeria”. Danjuma, exjefe de gabinete y luego ministro de Defensa, reprendió al Ejército por tomar partido en la crisis pastoral y ganadera del país, sobre todo en su estado natal de Taraba. De manera similar, Danjuma avisó recientemente sobre los planes de usar “policías y soldados” para manipular las elecciones de 2019.

En febrero de 2018, el exjefe de estado militar Ibrahim Babangida aconsejó públicamente al presidente Buhari que no postulara a la reelección, con el argumento de que en el siglo XXI, Nigeria necesita de las nuevas generaciones. Cree que “llega un momento en la vida de una nación cuando la ambición personal no debe superar el interés nacional”.

Tal vez pase algún tiempo antes de que Nigeria tenga un presidente civil sin vínculos ni respaldo del ‘club’ de generales retirados.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.