¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Lechuza se niega a salir del Parlamento de Tanzania. ¿Qué significa eso?

Plaza Nyerere en Dodoma, capital de Tanzania y sede del Parlamento, “Bunge”. Foto de Pernille Bærendtsen, usada con autorización.

El 29 de enero, cuando el Parlamento tanzano (Bunge) se reunió en Dodoma para su primera sesión de 2019, una lechuza entró volando al edificio, se posó en el techo y observó la asamblea desde arriba.

El incidente logró atención nacional y generó preguntas de usuarios de medios sociales y peridódicos. ¿Qué podría significar la presencia de una lechuza en el Parlamento?

Se vio a la lechuza dos veces dentro de los corredores del Parlamento en la ciudad de Dodoma. ¿Qué parece indicar?

¿Mal presagio?“, preguntó el semanario regional The East African.

El bloguero y analista de medios Ben Taylor fue más allá:

¿La lechuza que entró en el Parlamento señaló la muerte inminente de la democracia tanzana?

“Del diccionario: a un grupo de lechuzas se les llama Parlamento.
- ¡Hola, colega!”.
Caricatura de Samuel Mwamkinga (Joune), usada con autorización.

El caricaturista tanzano Samuel Mwamkinga (Joune), ilustró el incidente con una referencia al témino británico “grupo de lechuzas”, que se basa en la percepción griega de que las lechuzas son sabias (se usa la ilustración con autorización).

Sin embargo, en Tanzania se considera a la lechuza como presadio de muerte y mala fortuna.

Y la lechuza estaba decidida a quedarse, según The Citizen:

The owl, a nocturnal bird, could not leave … despite several attempts by parliament officials to evict it.

La lechuza, ave nocturna, pero no se iba… a pesar de varios intentos de los funcionarios parlamentarios de sacarla.

Las lechuzas no son raras en Tanzania, ni tampoco la inclinación de los tanzanos por la superstición. Una encuesta de 2019 determinó que el 93 % de los tanzanos cree en la brujería.

No fue una sesión parlamentaria ordinaria

Para esta sesión en particular, la presencia de la lechuza ofreció un simbolismo, hasta para para los no supersticiosos, y no se podía ignorar.

En la agenda de la primera sesión parlamentaria de Tanzania de 2019 estaban las reformar propuestas a la ley de partidos políticos, que viene a continuación de un debate largo e intenso, que ya lleva meses, en un clima político cada vez más inestable.

Tanzania hizo historia en 1992 como uno de los primeros paísss en África 3n establecer un sistema multipartidario, con partidos opositores autorizados. La ley de partidos políticos (acá con las enmiendas propuestas) también entró en vigencia en 1992 y se ha reformado con el tiempo. Su última enmienda fue en 2009.

Con la lechuza posada sobre la asamblea, los parlamentarios tanzanos acordaron modificar la ley —un paso que los críticos consideran un serio debilitamiento del sistema multipartidario en Tanzania, y por tanto de la democracia.

En resumen, la enmienda de la ley confiere más autoridad al registro estatal para retirar del registro a partidos políticos y también a sancionar con prisión si, por ejemplo, un partido político realiza campañas de educación cívica relacionadas con inscripción de votantes y otras actividades con motivación política, según Reuters.

Varios medios citaron a Zitto Kabwe, líder del partido opositor ACT-Wazalendo, que en agosto de 2017 criticó la enmienda propuesta a la ley y predijo que podría afectar derechos políticos. Kabwe lo comparó con la ley de servicios de medios de 2016, que puso obstáculos a los medios libres e independientes. Ahora, Kabwe llama la atención a la contradicción inherente causada por la enmienda de la ley de partidos políticos: “No puedes tener una Constitución que permita la libertad de asociación y luego dar facultades a alguien de que revoquee esa libertad de asociación”.

Líder de ACT- Wazalendo, Zitto Kabwe Ruyagwa, usa estadísticas para explicar las relaciones entre democracia y desarrollo.

¿Democracia en agonía?

El deterioro de la democracia de Tanzania al mando del presidente Magufuli ha sido un tema recurrente en los medios, y hasta un tema popular para la burla.

El 30 de enero, Fatma Karume, presidenta de la Sociedad de Derecho de Tanganica, tuiteó una caricatura del caricaturista keniano Gado del 22 de septiembre de 2017 que señala el rol del presidente de Tanzania y la muerte de la democracia:

Maguguli, el policía.
Maguguli, el fiscal.
Maguguli, el juez.
Maguguli, el verdugo.
Maguguli, sacerdote

—-
Buenos días a todos. Que tengan un día encantador.

En años recientes, Tanzania se ha vuelto cada vez más autoritario en su legislación, con el resultado de menos espacio para opositores políticos críticos y medios independientes. Ahora, los críticos dicen que la ley partidos políticos enmedada hará que sea más difícul practicar política que sea crítica del presidente y de Chama Cha Mapinduzi (Partido de la Revolución), en el poder desde la independencia, en 1961.

La oposición es esencial para una democracia dinámica. Una oposición fuerte controlará y desafiará al Gobierno. Si no hay oposición, es probable que las necesidades de los diversos ciudadanos también se queden sin representación.

En 15 tuits, la estudiante de doctorado Rachel McLellan mostró a los lectores las posibles consecuencias de la nueva ley, y describe una situación en la que quedaría arrinconada una oposición crítica:

Ya no pueden hacer reuniones para lograr votantes, ya son sujeto de prisión por realizar conferencias de prensa. Esta ley prohíbe la educación cívica y la capacidad de aumentar partidartios de la que dependen los partidos políticos ahora. Hace que el apoyo externo a los partidos opositores esté sujeto a aprobación gubernamental. 4/n
———-
Ya no tienes la mayoría de tus modos de convencer a los votantes. ¿Qué haces si eres un partido opositor? Vuelves a la pizarra y piensas en nuevas estrategias, ¿verdad? Bueno, esta ley presente poderes de supervisión sin precedentes que hace difícil el registro partidario. 5/n

Supersticiosos o no —quienes critican el giro autoritario de Tanzania encuentran un retorcido alivio en la presencia de la lechuza y los intentos vanos de ahuyentarla.

La lechuza se quedó. El presidente del Parlamento, Job Ndugai, trató de modificar la creencia tradicional con una explicación pragmática: “Honorables parlamentarios, hemos estado viendo una lechuza en la cámara desde este mañana, pero en la tradición del pueblo de Dodoma, una lechuza que se ve en el día no puede tener efectos en nadie. Esto significa que no tenemos nada de qué preocuparnos por su presencia”.

Sin embargo, para los críticalos no hay nada de pragmático en la nueva ley.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.