¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Ley “contra noticias falsas” rusa pasó rápido por el Parlamento pese a abierta oposición

Pese a acalorados debates, el Parlamento ruso aprobó dos controvertidas leyes a favor de la censura // duma.gov.ru con CC4.0.

La Duma estatal rusa evalúa varios proyectos de ley que reprimirán más la libre expresión en el ya bastante restringido ambiente de internet de Rusia.

Un proyecto se refiere a expresiones de “desprecio intencional” hacia el Estado. El otro se refiere a la desinformación. Ambos recogen preocupaciones cada vez más globales entre los Gobiernos sobre las consecuencias políticas de la desinformación —y críticas descontroladas— en internet. Y han recibido fuertes críticas de grupos de la sociedad civil, expertos, usuarios y hasta de los propios ministros del Gobierno. Pero esas leyes que promueven posibles mayores represiones a la libre expresión aún persisten en el sistema legislativo.

El primer proyecto, una iniciativa de “internet soberano” que todavía no se remite a la cámara baja del Parlamento bicameral ruso, busca establecer cambios de intercambio de internet regulados por el Estado que permitirían aumentar la supervisión y control del tráfico de internet se entra y sale del país.

Una de las dos leyes coescritas por el controvertido senador Andrey Klishas —que salió de la audiencia de su propia iniciativa y se negó a presentarla personalmente en la Duma— sugiere nuevas restricciones de “difundir a sabiendas y con malas intenciones información falsa de importancia pública”.

Según esta ley, personas, funcionarios u organizaciones acusados de difundir noticias falsas “disfrazadas como anuncios públicos genuinos” que promuevan el desorden público u otras serias perturbaciones podrían recibir multas de hasta un millón de rublos (poco más de 15 000 dólares), a menos que retiren el contenido infractor en el término del día. La ley también da medidas por las que Roskomnadzor, supervisor de medios de Rusia, ordenará a los proveedores de internet que bloquee sitios web que alojen el contenido perturbador.

La ley pasó la primera lectura a fines de enero con gran facilidad, recibió 336 votos a favor y solamente 44 en contra, gracias a la victoria arrolladora de 2016 que le garantizó al gobernante partido Rusia Unida una absoluta mayoría de votos.

En febrero, la Duma revisará nuevamente la ley “contra las noticias falsas”, a condición de que se revisen algunos puntos controvertidos. La ley fue promovida por el “partido de Putin” y obtuvo una inusual significativa oposición, incluso entre las ramas normalmente condescendientes de la estructura de poder de Rusia, muy centralizadas y con inclinación al Ejecutivo. La fiscalía, entre otros, criticó las imprecisas definiciones como posiblemente perjudiciales a los derechos civiles de los ciudadanos.

La segunda ley que pasó a revisión junto con la propuesta para las leyes falsas se considera más controvertida. Busca sancionar las “expresiones vulgares de desprecio intencional” hacia el “Estado, sus símbolos y órganos de poder” con multas de hasta 5000 rublos (cerca de 76 dólares) y hasta 15 días de detención. El proyecto también pasó su primera lectura el mismo día, a pesar de abiertas críticas de miembros del Gobierno (el viceministro de Comunicaciones, Alexey Volin, dijo que “aceptar las críticas calmadamente” era una obligación para funcionarios estatales, y agregó que no están “hechos de azúcar”) y partidos opositores.

Un video de la Duma recorrió los medios sociales, y un miembro del Partido Liberal Democrático de Rusia criticó a sus colegas por ser tan susceptibles:

Un poderoso discurso en la Duma contra la ley de “falta de respeto a las autoridades”: “Si dejamos de decirle tonto a un tonto no dejará de ser tonto”.

Muchos periodistas rusos sintieron que la ley estaba dirigida a ellos directamente. Sergey Smirnov, editor en jefe de Mediazona, medio independiente en línea financiado colectivamente dedicado a los abusos dentro del sistema de justicia de Rusia, escribió en su canal de Telegram:

Один из авторов законопроекта (https://zona.media/news/2019/01/21/gd-agree) Дмитрий Вяткин заверил, что ответственность за неуважение к власти не будет наступать в случаях, если речь идет о критике какого-то конкретного лица. Ответственность за распространение фейковых новостей, по его словам, будет применима лишь в случаях, когда информация направлена на то, чтобы причинить вред здоровью и жизни людей, либо заставить их выйти на улицу. Вяткин также сообщил, что статья не будет касаться журналистских расследований и материалов.

Конечно это будет касаться журналистских расследований и материалов, в этом нет никаких сомнений. Для этого они закон и принимают. Мало того, если фейковые новости будут в Комсомольской правде и Лайфньюс, а после них будут убивать людей – ответственности никакой никто не понесет. А вот когда надо будет опять надавить на Би-би-си они найдут 10 абсурдных поводов.

Dmitry Vyatkin, uno de los autores del proyecto, explicó que la críticas de funcionarios individuales no se considerarán faltas de respeto hacia las autoridades según la nueva ley. En cuanto a la nueva ley contra las noticias falsas, dijo que la solamente se puede activar en casos en los que hay clara intención de poner en riesgo la vida o salud de las personas o de llevarla a la calle en masa. Vyatkin también expresó que la ley no afectaría investigaciones e informes periodísticos.

Obviamente, afectará a investigaciones e informes periodísticos, no hay duda al respecto. Es por eso que votamos por esta ley. Además, si Komsomolskaya Pravda o Lifenews [tabloides a favor del Kremlin] publican noticias falsas que resulten en asesinatos, nadie se hará responsable. Y cuando quieren presionar a la BBC, encuentran diez diferentes razones absurdas.

Actualmente, la BBC está bajo investigación de Roskomnadzor por presuntamente haber infringir leyes de medios rusas —acción que ha sido abiertamente descrita como represalia por una investigación similar del canal estatal ruso RT por parte de funcionarios del Reino Unido.

La cita de Smirnov también se refiere a un caso famoso en el que se inspiraron miembros de un grupo neonazi debido a noticias distorsionadas o mal informadas en los medios para atacar y matar minorías étnicas, activistas de derechos humanos y periodistas.

Ambas leyes son notables en el contexto global, pues sus autores han invocado explícitamente leyes y propuestas “contra las noticias falsas” en países occidentales como inspiración. Andrey Klishas, senador que coescribió ambos proyectos, citó a Alemania como ejemplo en ambos casos, sobre todo la “ley alemana de aplicación de redes” o NetzDG —ley dirigida al discurso de odio que fue criticada por grupos de derechos humanos por su severo enfoque y definiciones imprecisas.

Irónicamente, muchas leyes e iniciativas “contra las leyes falsas” en Europa han sido desencadenadas por el temor a la información equivocada rusa. En años recientes, Gobiernos represivos del mundo, como Rusia, Myanmar y Egipto, han usado las “noticias falsas” como pretexto para reprimir la libre expresión.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.