- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Dota 2 irrumpió en la ópera de Kirguistán y dejó rastro de destrucción a su paso

Categorías: Asia Central y Cáucaso, Kirguistán, Arte y cultura, Deportes, Juventud, Medios ciudadanos

Combinación de imágenes del Teatro de Ópera y Balet de Kirguistán en Biskek, 2013 y 1956. Imagen tomada de Kloop.kg.

¿El director de la casa de ópera estaba pensando o vendiendo el alma del país cuando permitió que jóvenes aficionados a los juegos de computadora invadieran [1] el recinto cultural más famoso de Kirguistán por un día?

El 31 de enero, las autoridades kirguisas optaron por lo segundo cuando despidieron [2] a Bolot Osmonov después de que los tradicionalistas expresaran molestia ante su decisión de organizar un torneo nacional de Dota en el Teatro de Ópera y Ballet de Biskek, la capital del país.

Dota 2 –violento juego de batalla en línea para muchos jugadores, uno de los más populares de su género– no tiene nada que ver con lo que normalmente se ve en el teatro.

El 19 de enero, jóvenes jugadores kirguisos se reunieron en torno al mismo escenario donde la legendaria bailarina Bubusara Beyshenalieva interpretó los roles [3] de Odette/Odile, Juliet y Aurora y saludó al público en el Bolshói en 1941.

En cambio, hubo muchos botones y competencia por un premio de 1 000 000 som (14 300 dólares a valores actuales) ofrecido por el auspiciador del torneo — el operador móvil ruso Beeline.

Beeline pagó 300 dólares por hora de alquiler del edificio que permanece como símbolo perdurable del legado cultural  de la Unión Soviética en Asia Central.

Anuncio del torneo de Dota 2 en el subterráneo central. Foto de Elita Bakirova.

Para los tradicionalistas, era un sacrilegio.

El solista de Tair Beisheev ópera, que actúa en el Teatro Ópera y Ballet, fue una de las principales figuras culturales que se quedó [4] amargamente del torneo de Dota:

This is a place where great names, the sons and daughters of Kyrgyzstan performed, and now some terrible event, seemingly called ‘’Dota’’ is taking place here. Perhaps it’s me who has lost touch, or maybe it’s just some foolish generation that thinks this is acceptable. How did our government allow this?

Este es un lugar donde actuaron grandes nombres, hijos de Kirguistán, y donde ahora se lleva a cabo un torneo terrible, que aparentemente se llama “Dota”. Tal vez he perdido el toque, o tal vez es solamente una tonta generación que cree que esto es aceptable. ¿Cómo puede permitir esto nuestro Gobierno?

El 21 de enero, el líder de opinión liberal Bektour Iskender discrepó [5] en una publicación en Facebook:

Турнир по доте в театре оперы и балета — это может быть один из самых крутых способов развивать оперу и балет, хэллоу. Как будто 180 тысяч сомов на дороге валяются.

¡¿Hola?! Un torneo de Dota en el Teatro de Ópera y Ballet es una de las maneras más geniales de pubilcitar la ópera y el ballet. Y tampoco es que puedas encontrar 180 000 som (monto total que pagó Beeline por la renta del edificio) tirados en el suelo.

Guerras culturales

Hacia el final del torneo, NoLifer5, colectivo de juegos kirguiso, se abrió paso entre los demás equipos que competían en el torneo y obtuvo la mitad del premio.

Esas ganancias son pequeñas en comparación con el premio de Dota 2 International (TI), donde se compitió por más de 25 millones de dólares [6] para los equipos que compitieron en las edición 2018 en Vancouver.

Evgeny Ri, jugador nacido en Biskek-que representó a NoLifer5 en la competencia el 19 de enero pero que juega para el equipo ucraniano Natus Vincere (Na’Vi) en competencias más serias, gana miles de dólares al mes.

Por su parte, los bailarines de balet estatales en Kirguistán trabajan prácticamente gratis.

Nada es sagrado

Evgeny Ri, a la izquierda, concoido cmoo Blizzy en el torneo de invierno MegaFon en Moscú. Foto tomada por Erlan Bakirov,

A pesar de las dificultades financieras, el Teatro de Ópera y Ballet sigue presentando actuaciones de calidad y retiene muchos seguidores leales –aunque ya de edad avanzada.

Sin embargo, aumenta la molestia del público por el mal manejo de este recinto y otros similares.

En 2015, Timur Sultanov, entonces director del teatro, fue despedido [7] en medio del clamor del público porque realizó un banquete de cumpleaños para un concejal en el sagrado escenario.

Tal vez pensando que un escándalo de proporciones similares se venía, el recién designado ministro de Cultura, Azamat Zhamankulov, se distanció rápidamente del furor de Dota 2.

“Las instituciones culturales son solamente para actividades culturales”, dijo [8] el 21 de enero, y aseguró que la administración del teatro no lo notificó anticipadamente de los planes de organizar el torneo.

La afirmación es concebible, pero parece improbable que Zhamankulov no haya visto los carteles que anunciaban la competencia por toda la ciudad.

Sea como sea, el daño estaba hecho.

Menos de dos semanas después de la competenciael primer ministro de Kirguistán, Mukhametkhali Abylgaziyev, suscribió la destitución de Osmonov.