¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Miembro del equipo del primer ministro japonés “impide” entrada de reportera a conferencia de prensa por “difundir información falsa” sobre daño ambiental

Proyecto gubernamental de relleno en la bahía de Henoko en Okinawa. Las preguntas sobre el uso de tierra roja dañina para el ambiente en el proyecto llevó a pedidos de sacar a una reportera de las conferencias de prensa. Imagen ampliamente difundida en medios sociales.

Una decisión de funcionarios gubernamentales japoneses de “restringir” preguntas de una reportera no identificada en las conferencias de prensa ha provocado protestas de otros periodistas.

La controversia replanteó antiguas preguntas sobre el impacto ambiental de una controvertida nueva base de los infantes de Marina estadounidenses que se construye en la prefectura de Okinawa, al suroeste del país.

A inicios de 2019, funcionarios de la Oficina del Gabinete (ministerio que coordina las operaciones del primer ministro Shinzo Abe) se dirigieron al club de prensa que informa sobre la Oficina del Gabinete para “restringir” a una reportera para que no haga preguntas en las conferencias de prensa diarias que informan sobre el primer ministro japonés. La Oficina del Gabinete también acusó a la reportera de “difundir información equivocada” sobre el impacto ambiental del relleno.

La reportera no identificada es probablemente Mochizuki Isoko, periodista del diario Tokyo Shimbun conocida por hacer preguntas difíciles.

En Japón, los medios suelen tener acceso a políticos y funcionarios gubernamentales a traves de clubs de prensa, que regulan las actividades de sus miembros y hasta pueden excluir a reporteros o medios. A su vez, fuentes como los departamentos gubernamentales pueden impedir o limitar el acceso a los clubs de prensa. Pero no es habitual que se prohíba o restrinja las actividades de periodistas de medios como Tokyo Shimbun, destacado diario conocido por su enfoque de supervisor de las actividades gubernamentales.

Reportera cuestionaba efectos ambientales de la construcción de la base estadounidense

Aparentemente, Mochizuki enfureció a la Oficina del Gabinete durante una conferencia de prensa el 26 de diciembre, cuando preguntó sobre los riesgos de la contaminación ambiental en una controvertida construcción en Okinawa.

Para construir la muy esperada base para los infantes de Marina estadounidenses asignados permanentemente en Okinawa, se usa el relleno de arena y piedras para construir una isla artificial en una bahía cerca de Henoko, pueblo a unos 65 km al norte de Naha, Okinawa.

El proyecto de construcción está destruyendo y literalmente pavimentando hábitats de coral tropicales existentes en la bahía. Se ha informado que el proyecto de construcción usa relleno de tierra roja no costoso, en vez de la gravilla que se presupuestó en el proyecto y que el Gobierno pagó, en un esfuerzo por recortas esquinas. También hay sospechas de que contratistas como Ryuku Cement están poniendo la diferencia.

El uso de tierra roja como relleno para los proyectos de construcción de la Marina está prohibido específicamente por la ley de Okinawa, aunque el proyecto de Henoko tiene apoyo directo del Gobierno central en Tokio. El suelo rojo es rico en hierro y contamina el agua marina alrededor y es mortal para los corales nativos. Los activistas locales como el club Osprey Fuan dijo que el relleno probablemente contaminará las colonias de coral sobrevivientes.

Indignante.

La preservación del hábitat de coral desplazado o destruido por el proyecto Henoko ha sido un problema polémico y potencialmente vergonzoso para el Gobierno en los últimos meses, y el primer ministro Abe hasta sostuvo que se llevaría a los corales lejos del relleno para ser transplantados en un nuevo lugar.

Acusan a reportera de hacer preguntas que ‘difundirían información equivocada’

Cuando Mochizuki hizo una serie de preguntas incisivas sobre los posibles daños del proyecto en la conferencia de prensa del 26 de diciembre, tocó una fibra sensible con el personal de relaciones de medios de la Oficina del Gabinete.

Poco después, en su carta al club de prensa, la Oficina del Gabinete negó tajantemente que se estuviera usando tierra roja como relleno, y luego afirmó que de ser así, su uso no contravendría las leyes prefecturales de Okinawa.

La Oficina del Gabinete no menciona a Mochizuki, sino que afirmó que “una reportera” (特定の記者) había hecho “preguntas inapropiadas” (“正確でない質問に起因するやりとり”) que “difundirían información equivocada” a los miembros del club de prensa y al público en general (“内外の幅広い層の視聴者に誤った事実認識を拡散”). La oficina dice que esto podría “afectar” el significado de la información presentada durante interacciones de la prensa con la propia Oficina del Gabinete (“記者会見の意義が損なわれる”).

Luego, la Oficina del Gabinete ordenó que el club de prensa “restringiera” que esta reportera hiciera preguntas en las conferencias de prensa, supuestamente por difundir información equivocada sobre el relleno usado en el proyecto de Henoko.

Se cree que la reportera es Mochizuki Isoko, pues planteó el controvertido tema del relleno de tierra roja en la conferencia del 26 de diciembre.

La carta de la Oficina del Gabinete al club de prensa salió a la luz más de un mes después, el 1 de febrero, cuando lo publicó Sentaku, un semanario de noticias. El artículo de Sentaku rápidamente generó una tormenta de debate.

Un legislador opositor comentó que es “totalmente obvio para cualquiera que es tierra roja” lo que se está usando como relleno en el sitio de Henoko. Después de leer la noticia en Sentaku, la Federación de Sindicatos de Periódicos Japoneses (comúnmente conocido como 新聞労連, Shimbun Roren) también rechazó a la Oficina del Gabinete, lo que generó más discssión.

El 5 de febrero, la federación interpuso una queja oficial ante la Oficina del Gabinete.

El resto de la semana, etiquetas tendencia en Twitter incluían “impiden que reportera de Tokyo Shimbun haga preguntas” (#京新聞記者の質問制限), “hacia un país en que podamos preguntar libremente” (#質問できる国へ) y “tenemos derecho a saber” (#知る権利).

Cuando le preguntaron sobre su carta al club de prensa, la Oficina del Gabinete negó que estaba tratando de bloquear a Mochizuki o a cualquier otro reportero:

本件申し入れは、記者の質問の権利に何らかの条件や制限を設けること等を意図していない

(No hay intención) de poner condiciones ni restricciones al derechos de los reporteros a hacer preguntas.

En una conferencia de prensa el 7 de febero, el portavoz de la Oficina del Gabinete también negó que la reportera no identificada fuera Mochizuki, después de que la propia Mochizuki –no intimidada por solicitudes anteriores– preguntó al portavoz sobre la intención detrás de la carta original de la Oficina del Gabinete, Describió la carta como una “forma de presión psicológica sobre mí y mi empresa“.

Como reportera, Mochizuki ha pasado por trato adverso de funcionarios gubernamentales que puede ser descrito como intimidación deliberada.

Un artículo de Harbour Online de inicios de diciembre expresa que Mochizuki solamente recibe respuestas de dos a tres segundos de los funcionarios gubernamentales en conferencias de prensa, menos que las respuestas y explicaciones de 22 segundos que reciben sus colegas de Tokyo Shimbun, y mucho menos que las respuesta de 81 segundos que reciben en promedio los reporteros de Asahi Shimbun.

Con respecto a Mochizuki Isako de Tokyo Shimbun, este es un artículo publicado en diciembre de 2018. En términos de cómo se comportan (el secretario jefe del Gabinete y el director de comunicaciones), este es un vistazo de cuánto tiempo se le da para responder sus preguntas.

Hacia un país en que podamos preguntar libremente.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.