- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Con la expulsión del equipo de veteranos, este club de fútbol catalán le sacó la tarjeta roja a los insultos machistas

Categorías: Europa Occidental, España, Deportes, Mujer y género, Periodismo y medios
[1]

Captura de pantalla del spot audiovisual para la campaña #Orgullosas del Terrassa FC. Tomado de su canal de YouTube

El pasado sábado 2 de febrero, algunos componentes del equipo de veteranos del Terrassa FC [2] protagonizaron un vergonzoso incidente al proferir insultos sexistas contra sus propias compañeras del equipo femenino. El incidente terminó con el equipo de veteranos expulsado de la competencia.

Los veteranos, que debían jugar un partido al terminar el femenino, se hallaban calentando cuando un gol de las visitantes y un posible retraso en el programa para el siguiente juego hizo que algunos comenzaran a insultar a las jugadoras [3], diciendo, según el acta de la árbitra, “salir ya del campo que tenemos que jugar nosotros. Este partido tendría que estar suspendido, no tendría que estarse jugando”.

Las jugadoras y parte del público increparon a los veteranos, pero eso no hizo sino aumentar la agresividad. De ahí no paso mucho a que se entrara en la descalificación machista [4]: “Iros a la cocina, iros a fregar, sois unas mierdas, sois unas guarras” son algunos de los improperios que recoge el acta del partido.

La violencia fue escalando hasta estallar una pelea, por lo que la árbitra optó por suspender el partido. Las deportistas decidieron plantarse, y tanto el equipo de Terrasa como el visitante, el Viladecavalls, se sentaron en el círculo central del campo [5] para impedir que los veteranos jugaran su partido. Un video del canal Diari de Terrassa, compartido en Youtube, capturó el momento [6]:

La investigación del Terrassa FC que tuvo lugar después arrojó que serían solamente dos jugadores los que estarían tras los insultos machistas. Sin embargo, visto que todos los miembros del equipo rehusaron identificar a estos jugadores, el club procedió a expulsarlos a todos de la competencia. En su comunicación pública [7], el club aseveró que “los insultos sexistas son una falta muy grave”, y agregaron

El nostre club, que ha treballat i continuarà treballant d’una forma molt activa i enèrgica per la igualtat, vol ressaltar que els nostres valors estan molt allunyats de la imatge que es va donar.

Nuestro club, que ha trabajado y continuará trabajando de forma enérgica por la igualdad, quiere resaltar que nuestros valores están muy lejos de la imagen dada [por el equipo de veteranos]

Noemí López, una de las jugadoras del Terrasa FC, también tuiteó su malestar por lo ocurrido, junto a una copia del acta escrita por la árbitra.

Muchos otros tuiteros mostraron su apoyo al equipo femenino:

La Real Federación Española de Fútbol condenó los hechos [15] con una nota de prensa en la que declara su rechazo a los insultos “soeces y machistas” y afirma que “esos comportamientos no son aceptables en nuestro fútbol”.

Algunas voces, no obstante, han intentado defender o justificar a los veteranos, argumentando que a los hombres también se les insulta. mr nice, en 20 minutos, [16] es un ejemplo de ese discurso:

No es que quiera justificarlo, pero a los jugadores hombre también se les pita e insulta y no van llorando por las esquinas y se ponen en plan me enfado y no respiro. Si quieren igualdad, eso es lo que les hacen a los hombres.

El comentario fue contestado por la usuaria Makoque, que intentó explicar la diferencia entre ambos casos:

(…) Que se insulte en un partido de fútbol está mal, pero es lo que hay. Pero que hombres adultos se pongan a insultar a chavalas con frases del rollo de vete a fregar o tira a la cocina, es machista. Y que además sean los de su propio club, es de ser gilip0llas. Cuando a un negro en el partido le llamas hijodepvt@, está mal. Que le llames negromierd@, es racista.

Para numerosos internautas, la rapidez y la contundencia de las autoridades del club fue motivo de celebración:

Como respuesta, buena parte de las redes sociales celebraron la rapidez y la contundencia de las autoridades del club:

Esta respuesta por parte de las autoridades deportivas parece señalar un cambio importante en la cultura sexista que ha acompañado al fútbol y que se ha visto en los insultos y las humillaciones que sufren muchas mujeres [19] que intentan conquistar un terreno tradicionalmente reservado a los hombres.