¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

“¡Vivas nos queremos!” Mexicanas protestan ante ola de inseguridad en espacios públicos

Concentración en el Zócalo durante la marcha del 2 de febrero en Ciudad de México. Fotografía de Jer Clark. Usada con permiso.

Las consignas #VivasNosQueremos, #NiUnaMás, #NoEstamosSolas inundaron una vez más las redes y las calles mexicanas para protestar contra las alarmantes cifras de violencia contra las mujeres en el país, que de acuerdo con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, alcanzaron un promedio de casi nueve asesinatos de mujeres al día en 2018.

Como parte de esta creciente movilización, unas 4 mil personas salieron a las calles de la Ciudad de México el sábado 2 de febrero. La marcha empezó en el Monumento de la Madre y siguió hasta el Zócalo mientras se repetían las exigencias de la protesta: que se frenen los feminicidios y se garantice la seguridad de las mujeres en el transporte público.

Previo a la manifestación, una investigación por el periódico El País reveló que 153 personas, en su mayoría mujeres, habían sido secuestradas en el metro de Ciudad de México en los últimos cuatro años.

Jer Clarke, también miembro de la red de Global Voices, estuvo presente y compartió este video:

Apenas un día antes de esta marcha multitudinaria, el viernes 1 de febrero se realizó la “Rodada por la Vida y Libertad de las Mujeres” en la Ciudad de México y en otras 13 ciudades del país. Durante la concentración, varias mujeres tomaron sus bicicletas bajo las consignas #LaNocheEsNuestra y #LaCalleEsNuestra.

El objetivo es reclamar el espacio público para las mujeres y retar a la violencia que las aparta de él. En la convocatoria se leía:

¡Nos sumamos a la demanda nacional! Retomamos las calles, los espacios, las noches; para recordarnos y recordarles que podemos.

En el tweet de Ruido en la Red pueden verse algunas de las imágenes de la concentración:

Una nueva marcha como parte de un “Movimiento contra la inseguridad” fue convocada para el el próximo 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres.

“Ahora me tocó a mi”

El notable incremento de incidentes de violencia contra las mujeres en el transporte público se hizo visible a partir de enero de 2019, cuando se compartieron en redes sociales múltiples testimonios de intentos de secuestros a jóvenes en el metro de la ciudad capital.

Los testimonios dan cuenta de la diversidad de formas en las que las mujeres pueden ser agredidas y secuestradas debido, en parte, a la indiferencia de los transeúntes. En uno de estos testimonios públicos, Eunice Alonso describe su experiencia:

Pues ahora me tocó a mi.

Hace un rato me encontraba en la estación del metro Boulevard puerto aéreo, estaba esperando a que llegara el metro y un joven de entre 20 y 25 años se me acercó muchísimo y sentí que recargó algo en mi costilla […] al principio creí que me iba a asaltar, pero me dijo: “vas a salir conmigo y verás una camioneta blanca, te as a subir y si alguien te dice algo dices que es tu uber”…me quedé paralizada y comenzó a darme un ataque de ansiedad por lo que empecé a llorar, y una señora (a la que no tuve oportunidad de preguntarle su nombre) me dijo: ¿estás bien?, no pude contestarle y se dio cuenta de lo que estaba pasando que empezó a gritar: “fuego, fuego”. Y la gente empezó a vernos y un policía se acercó; fue así como el joven me soltó y se dio a la fuga.

Precisamente para evitar que incidentes de este tipo pasaran inadvertidos, diversos activistas y colectivos iniciaron esfuerzos para visibilizar la problemática, brindar consejos de autodefensa y seguridad. Algunas estrategias compartidas usan palabras clave como “fuego” o “sismo” para pedir ayuda, como lo hizo la persona que ayudó a Alonso al gritar “¡fuego!”, ya que se teme que exponer directamente al atacante podría desencadenar una reacción violenta.

Un grupo de feministas activistas, miembros de la iniciativa de periodismo de datos Serendipia DATA, creó una base de datos colaborativa para mapear los lugares y las circunstancias en que se están registrando estos casos.

Los testimonios se han recopilado a través de un formulario que registra la fecha, hora y detalles del incidente.

Un esfuerzo similar fue impulsado por el canal de televisión por Internet RompeViento, basado en el registro de incidentes que realizó de forma individual una usuaria de Facebook.

Propuestas

El Gobierno de la Ciudad de México reaccionó ante la ola de denuncias en redes sociales y se reunió con víctimas, familiares y grupos de la sociedad civil (incluyendo a Serendipia DATA). El objetivo fue diseñar un plan para combatir la violencia y la inseguridad.

Entre las medidas propuestas están facilitar unidades móviles en las que se pueda denunciar las agresiones, dotar de mayor iluminación las inmediaciones de las estaciones de metro y reforzar la vigilancia.

Sin embargo, se considera que las medidas hasta ahora propuestas son insuficientes.

En un país en donde más del 90 por ciento de los delitos no se denuncian por la falta de confianza en las autoridades, facilitar las formas de denunciar este tipo de casos es importante, mas no suficiente. Muchas víctimas tienen miedo de las represalias, o incluso se rehusan a denunciar porque saben que su testimonio será cuestionado por las autoridades, y que tendrán que revivir el trauma repitiéndolo varias veces, todo sin garantía de respuesta.

Concentración del 2 de febrero en Ciudad de México. Los manifestantes en la imagen evocan y recuerdan a víctimas fatales de la violencia contra las mujeres. Fotografía de Jer Clarke. Usada con permiso

Cabe señalar que a raíz de todos los esfuerzos ciudadanos por visibilizar la problemática, se dispararon las denuncias formales de mujeres que vivieron agresiones en el Sistema de Transporte Colectivo y gracias a ello se pudo crear un perfil de las víctimas de agresiones en el metro.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.