¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Parlamento Europeo aprueba acuerdo comercial con Marruecos que ignora derechos de los saharauis

Cerca de la mitad de la población autóctona del Sáhara Occidental vive en campos de refugiados en un desierto inhóspito y carece de representación en el acuerdo comercial vigente. Foto de Jan Strömdahl, utilizada con autorización.

Un tedioso proceso de la política comercial de la Unión Europea se ha convertido de nuevo en el escenario de un acalorado debate sobre el conflicto “congelado” del Sáhara Occidental.

En el meollo de la cuestión, la inclusión del Sáhara Occidental en el acuerdo de comercio aprobado oficialmente por el Parlamento Europeo el pasado miércoles 16 de enero por 410 votos a favor, 230 en contra y 37 abstenciones.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) invalidó el anterior acuerdo con el argumento de que Marruecos no tiene autoridad legal para negociar acuerdos comerciales en nombre del Sáhara Occidental, territorio que ocupa actualmente. Es muy probable que el nuevo acuerdo obtenga el mismo veredicto si termina de nuevo en los tribunales.

Contra la ley

En una serie de sentencias emitidas a lo largo de los dos últimos años, el TJUE ha anulado varios acuerdos comerciales entre la Unión Europea y Marruecos basándose en documentos legales internacionales que definen el Sáhara Occidental como territorio no autónomo. El tribunal concluyó que los acuerdos Unión Europea-Marruecos no pueden incluir este territorio ocupado por Marruecos, pero eso no ha impedido que otras instituciones europeas hayan intentado eludir las sentencias o sencillamente las hayan ignorado.

Ese fue el caso del protocolo del acuerdo de pesca de 2018, que estipula las condiciones para que los barcos europeos pesquen en aguas administradas por Marruecos, entre las que se incluyeron las aguas territoriales del Sáhara Occidental (administradas de facto por Marruecos) a pesar de que el TJUE dictaminó claramente en 2016 que el Sáhara Occidental es un territorio distinto y separado del Reino de Marruecos y no puede ser legalmente incluido en este tipo de acuerdos.

Sin su consentimiento

Desde 1975, tres generaciones de saharauis han pasado prácticamente toda su vida en campos de refugiados. Foto de Jan Strömdahl, utilizada con autorización.

El Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) ha puesto en marcha un proceso de consulta para aplicar la decisión del TJUE, que exige el consentimiento de los saharauis. Esta consulta ha sido muy criticada, ya que la Comisión Europea ya había llegado a un acuerdo con Marruecos. Numerosas organizaciones civiles saharauis se han retirado del proceso y, en su lugar, han emitido una declaración conjunta de condena.

Al final, según el equipo supervisor Western Sahara Resource Watch:

Prior to and during the EU's consultation process with the Moroccan entities in Western Sahara, in total 94 Saharawi and pro-Saharawi groups have condemned the EEAS for its negotiations with Morocco [but the] EEAS summarized … that there was a “broad support” for such a trade agreement.

Antes y durante el proceso de consulta de la Unión Europea con las instituciones marroquíes en el Sáhara Occidental, un total de 94 grupos saharauis y prosaharauis han condenado al SEAE por sus negociaciones con Marruecos, [pero] el SEAE ha concluido (…) que había un “amplio apoyo” a un acuerdo de estas características.

Mahfoud Lamin Bechri, activista saharaui de Campaña Saharaui contra el Saqueo, asistió en Bruselas a un seminario relacionado con el acuerdo una semana antes de la votación. Bechri dijo a Global Voices que estaba satisfecho con la respuesta de los participantes en el seminario, pero era pesimista respecto al resultado del voto del Parlamento Europeo.

… I told them about the frustration, especially among young people growing up in these camps and how each new agreement like this will radicalize them and make them lose what little hope they had for the peace process. I felt that those listening were touched by what I said but unfortunately, following what has happened these last days it seems like we’d need a miracle to stop this agreement.

(…) Les hablé de la frustración, sobre todo entre los jóvenes que están creciendo en esos campos, y cómo cada acuerdo de este tipo que se aprueba los radicaliza y les hace perder la poca esperanza que puedan tener en el proceso de paz. Me dio la impresión que los que escuchaban quedaban conmovido por lo que decía, pero lamentablemente, a juzgar por lo que ha sucedido estos últimos días, parece que necesitaremos un milagro para detener este acuerdo.

Corrupción en el Parlamento

La Comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo (INTA) envió una delegación en misión verificadora al Sáhara Occidental el 3 y 4 de septiembre de 2018. La jefa de esta delegación, Patricia Lalonde, de la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa (ALDE), concluyó en su informe:

The local population will profit from economic development and the spill-over effects created in terms of investment in infrastructure, employment, health and education.

La población se beneficiará del desarrollo económico y el efecto colaterales en términos de inversión en infraestructura, empleo, servicios sanitarios y educación.

Poco después, Lalonde se vio obligada a dimitir de su puesto en la INTA cuando el sitio web de noticias europeas EU Observer expuso que pertenece a la dirección del grupo de presión promarroquí EuroMedA. A pesar de las pruebas de corrupción, el presidente del grupo ALDE, Guy Verhofstadt, eliminó cualquier debate sobre este tema de la agenda.

La también delegada Heidi Hautala (Verdes – Alianza Libre Europea), europarlamentaria finlandesa, publicó más tarde en EU Observer su relato de primera mano, crítico con la misión de verificación. Hautala dice que las autoridades marroquíes controlaron la misión y que estuvieron acompañados por una comitiva de periodistas leales al Gobierno:

The reality check came when I decided to have an additional meeting with some Saharawi activists. Moroccan authorities used a textbook method of harassing the human rights defenders: the activists were arrested for reportedly not wearing their seat belt […] The Sahrawis we met explained that their daily lives are full of such episodes. They showed us several videos of a demonstration that took place on that same day. Some of the activists ended up in the hospital after suffering from police brutality.

El baño de realidad llegó cuando decidí tener una reunión adicional con algunos activistas saharauis. Las autoridades marroquíes utilizaron un método de manual para acosar a los defensores de los derechos humanos: los activistas fueron detenidos supuestamente por no llevar puesto el cinturón de seguridad (…) Los saharauis que conocimos nos contaron que sus vidas están repletas de episodios de este tipo. Nos enseñaron varios videos de una manifestación que se había producido ese mismo día. Algunos activistas acabaron en el hospital después de sufrir la brutalidad policial.

Al contrario que Lalonde y la Comisión de Comercio, Hautala concluyó:

Some in the parliament claim that ‘we should not oppose development’ in Western Sahara and that opposing the proposed agreement would be to the detriment of the population bringing trade, jobs and income. This statement ignores the very fundamental fact: this agreement would consolidate the illegal annexation of Western Sahara by Morocco and run directly against the UN-led peace efforts, by dividing the territory of Western Sahara in two and strengthening one of the parties of the conflict.

En el Parlamento, hay quien afirma que “no debemos oponernos al desarrollo” en el Sáhara Occidental, y que oponerse al acuerdo propuesto impediría que la población se beneficiara de un aumento del comercio, los puestos de trabajo y los ingresos. Esa declaración ignora el hecho más fundamental: este acuerdo consolidaría la anexión ilegal del Sáhara Occidental por parte de Marruecos, y chocaría con los esfuerzos de paz liderados por Naciones Unidas por dividir el territorio del Sáhara Occidental en dos y fortalecer a una de las partes del conflicto.

“Es histórico”

A falta de medios de comunicación, los saharauis han recurrido a Twitter y a agencias de noticias para seguir la votación, como Mahfoud Lamin Bechri:

For the European Parliament, this is historical, they are voting to break their own law!

Para el Parlamento Europeo, es un momento histórico: ¡están votando para infringir su propia ley!

En las horas anteriores a la decisión, Twitter se llenó de internautas atentos a los parlamentarios, ya fuera a favor o en contra. Los marroquíes publicaron cortos videomensajes de políticos locales y regionales en apoyo del acuerdo y de los beneficios que representa para el desarrollo económico en las “provincias del sur”.

Dile al Parlamento Europeo que apoye la justicia en el Sáhara Occidental. Vota no.
———-
No al acuerdo Unión Europea-Marruecos que incluye al Sáhara Occidental ilegalmente ocupado.

Sí a los derechos y la autodeterminación del Sáhara Occidental.

Selma, refugiada saharaui, pide al Parlamento Europeo que vote contra el acuerdo ilegal Unión Europea-Marruecos.

El apoyo económico de una ocupación militar ilegal y brutal no puede justificarse nunca.

El Parlamento Europeo acaba de votar a favor de un tratado ilegal entre la Unión Europea y Marruecos que:

- Socava las conversaciones de paz de Naciones Unidas.
– Fortalece una ocupación ilegal y brutal
– Ignora por completo las violaciones sistemáticas de los derechos humanos

El tratado se cuestionará con éxito en el TJUE

Al conocerse el resultado, Mahfoud Lamin Bechri manifestó su disgusto e indignación a Global Voices:

I want to emphasize what I said earlier about our youth. This gives them one more reason to choose going back to arms. The EU is pushing for a war in Western Sahara. They have to know we will not give up. The image of Europe changed today, the Europe of values such as democracy and rule of law has been replaced by the Europe that puts business and money over peace and human rights.

Quiero insistir en lo que dije antes sobre la juventud. Esto les da una razón más para elegir volver a las armas. La Unión Europea está empujando al Sáhara Occidental a la guerra. Deben saber que no abandonaremos. Hoy, la imagen de Europa ha cambiado: de la Europa de los valores como la democracia y el imperio de la ley ha sido sustituida por la Europa que pone los negocios y el dinero por delante de la paz y los derechos humanos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.