¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cohete ruso Soyuz lanza primeros satélites OneWeb, anclados a la superficie por restrictivas leyes

El vehículo Soyuz ST-B transporta seis satélites OneWeb sobre plataforma de lanzamiento. Captura de pantalla de Runet Echo.

El 27 de febrero de 2019 el cohete portador Soyuz lanzó los primeros seis satélites que formarán parte de una constelación de varios cientos de transmisores de órbita baja, capaces de proporcionar acceso a internet en todo el mundo, inclusive en áreas remotas con escasa infraestructura.

La cadena de noticias rusa RT publicó un video del lanzamiento en YouTube titulado “Internet para ‘todos’ y ‘en todas partes': cohete Soyuz lanza la primera red de satélites OneWeb”:

En suelo ruso, sin embargo, la situación no es tan ideal. Poco antes del lanzamiento, el Gobierno de Rusia firmó una resolución que establece que todo satélite que transite dentro del país debe pasar por las estaciones de acceso que ordene el Gobierno. Los operadores internacionales de satélites ya existentes como Iridium y Thuraya, y las empresas de telecomunicaciones rusas tendrán a cargo la construcción de dichas estaciones a su propio costo. Esto se hará después de una exhaustiva investigación y autorización de las agencia de seguridad rusas: el Servicio de Protección Federal (FSB), principal oficina nacional de seguridad, y el Servicio de Protección Federal (FOS), que brinda seguridad a los principales funcionarios del país.

Desde el comienzo, las autoridades rusas han afianzado su postura agresivamente en la empresa OneWeb y se han asegurado de conseguir el mayor control posible sobre los flujos de información. A pesar del acuerdo empresarial conjunto entre OneWeb y Roscosmos, la agencia espacial federal rusa, OneWeb vendió su participación mayoritaria a una empresa subsidiaria de Roscosmos poco antes del lanzamiento inaugural, con lo que otorgó el control sobre el proyecto a la firma del Gobierno ruso. El SFS se ha opuesto rotundamente a la llegada de OneWeb, sustenta sus sospechas específicamente en que la red podría ser utilizada con fines de espionaje. En octubre de 2018, la agencia de noticias Reuters citó las palabras del agente Vladimir Sadovnikov del SFS, quien advirtió “algunas regiones de Rusia podrían volverse totalmente dependientes de un servicio de satélites extranjero”.

Al comienzo, los usuarios rusos vieron a OneWeb y a proyectos rivales similares de Facebook y SpaceX como una posible solución contra la censura cada vez más restrictiva del discurso en línea:

Los usuarios podrán conectarse a la red de SpaceX y acceder a internet evadiendo cualquier intento de censura del Gobierno. OneWeb y Telesat también se han sumado a esta carrera. El número total de solicitudes para lanzamientos de satélites es de 18 470. Se espera que una terminal receptora cueste alrededor de 200 dólares.

La actitud cambió rápidamente luego de que se hiciera evidente que el Gobierno de Rusia no solo controlaba la participación mayoritaria en el proyecto de lanzamiento sino que también esperaba que todo el tráfico pasara por estaciones de acceso estrictamente vigiladas.

El Gobierno ruso ha prohibido el acceso a internet satelital que no pase por las estaciones de acceso estatal.

Alexander Plushev, destacado periodista informático y presentador de la red de radio independiente Eco de Moscú, resumió este desencanto en una popular publicación en Telegram:

Не раз встречался со странным заблуждением, что от Яровой и автономного интернета нас спасет космический интернет. Всякий OneWeb и прочее. Причем, многие почему-то еще думают, что этот интернет будет бесплатным. Нет-нет, мало того, что он будет по нашим нынешним меркам дорогим, но еще и мимо всех цензурных мер это дело не пройдет. Есть представление, что свободный спутник будет бить сигналом прямо в наш смартфон или даже ноутбук. Не будет. Система разрабатывалась не с целью обхода фильтрации и потому обходить ее не будет. На земле необходимо оборудование, ввоз которого будет жестко контролироваться, ну а теперь еще и сами операторы должны будут получить разрешение в ФСБ.

Не рассчитывайте на чудо, никакая заграница вам не поможет. Ни у каких масков и цукербергов нет благородной цели вырвать вас из плена цензуры, да еще и бесплатно. Идти к счастью придется своими ногами.

A menudo escucho esta idea errónea de que el internet espacial es nuestra salvación de la “ley Yarovaya” y del “internet soberano”. Estoy haciendo referencia a OneWeb y otros similares. Inclusive algunos están engañados por la idea de que este internet se podrá usar sin costo alguno. Nada podría estar más alejado de la realidad: no solo será más caro comparado con los parámetros actuales sino que también estará sujeto a toda reglamento de censura. Existe la idea errónea de que el internet libre será enviado directamente a los teléfonos inteligentes y computadoras portátiles, así no funciona realmente. El sistema no ha sido diseñado para eludir la filtración de contenido, entonces no hay que esperar que eso ocurra. El sistema también requería de un equipo que esta sujeto a estrictas regulaciones de importación, y además los mismos operadores deberán obtener una licencia del SFS.

No esperen milagros, ningún extranjero vendrá a salvarnos. Y no se dejen engañar, no hay otros Musks ni Zuckerbergs en una noble búsqueda para liberarlos de los grilletes de censura. Déjennos liberarnos por nuestra cuenta. Recorreremos nuestros camino hacia la felicidad con nuestras propias piernas.

Plushev se refiere a la serie de actuales leyes y reglamentos restrictivos que se desencadenaron por la ola de protestas populares de 2011 a 2013 contra la corrupción del Gobierno y el fraude electoral. En respuesta, las autoridades rusas aprobaron varias leyes que restringen la libertad de reunión y controlan e incriminan el discurso en línea. La “ley Yarovaya” es una serie de reformas que regula la retención masiva de datos, aparentemente para luchar contra el “extremismo”. El “internet soberano” es una incorporación reciente a la gran lista de proyectos de ley, actas y leyes que proponen una infraestructura de tecnologías de la información nacional para proteger a Rusia contra un hipotético (y extremadamente irreal) apagón de internet a lo largo del país.

Vladimir Putin ha anunciado recientemente un ambicioso plan para mejorar la red troncal de tecnologías de la información del país y ofrecerle al pueblo ruso internet de bajo costo y confiable, a menos que pretendan utilizarlo para descargar sus  propias frustraciones.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.