¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Autoridades de Kirguistán casi prohíben manifestación de mujeres en el Día Internacional de la Mujer

Manifestación por el Día Internacional de la Mujer en Biskek. Foto de Aisha Jabbarova, tomada en Biskek, frente a la estatua de Kurmanjan Datka, líder de clan kirguisa nacida en el siglo XIX.

Las autoridades en la capital de Kirguistán, Biskek, se retractaron de la prohibición impuesta apresuradamente sobre la realización de la manifestación en el Día Internacional de la Mujer, que siguió sin interrupciones a pesar de las provocaciones por parte de los justicieros a favor del patriarcado.

El 6 de marzo, los funcionarios de Biskek impusieron brevemente una prohibición a la manifestación organizada anualmente el 8 de marzo desde 2016 por la Iniciativa Feminista de Biskek, para honrar el Día Internacional de la Mujer, día festivo en la mayoría de los países de la ex Unión Soviética.

En un principio, el municipio de la capital citó “seguridad personal de los ciudadanos” como una razón para la prohibición y no dio más detalles.

Pero horas después, sorpresivamente, los funcionarios dieron marcha atrás en la decisión tras la cobertura de los medios locales y las duras críticas en las redes sociales como Facebook.

Al final, a la manifestación llegaron alrededor de 150 personas, que marcharon por el centro de la ciudad y llamaron a terminar la violencia contra la mujer, mientras pedían derechos iguales entre géneros.

Los participantes, también cantaban lemas como “fin a la corrupción”, “seguridad y diversidad”, “ciudad limpia”, “escuelas sin sexismo”, “espacios seguros para las mujeres”.

Manifestación por el Día Internacional de las Mujer en Biskek. Foto tomada por Aisha Jabbarova. En la pancarta más grande se lee: “Estoy orgullosa de ser transgénero”.

La manifestación contó con la participación de personas de todos los sectores de la sociedad y destacó la diversidad de la sociedad en Biskek que los grupos nacionalistas, que a menudo operan con un importante apoyo político, han intentado limitar en años recientes.

Nazik Abylgazieva, activista de la organización local LGBT Labrys, dice que fue “importante asistir a la manifestación a pesar de la presión y los intentos de prohibirla”.

Abylgazieva dijo: “Me uní a la manifestación para demostrar que no me pueden silenciar, a pesar de los intentos de excluirme de todos los procesos sociales como miembro de la comunidad LGBT”.

Manifestación por el Día Internacional de la Mujer en Biskek. Foto tomada por Aisha Jabbarova. En una de las pancartas se lee: “Una de cada cuatro mujeres es víctima de violencia. ¿Qué más se necesita?”.

Un feriado cuestionado

El Día Internacional de la Mujer sigue siendo una de las fechas más importantes en el calendario de países como Kirguistán, república que fue parte de la Unión Soviética antes de su independencia en 1991.

Pero muchas feministas se quejan de que el día se ha reducido a una ceremonia de entregar flores, lo que refuerza la imagen patriarcal de las mujeres como amas de casa, con lo que se pierden los orígenes emancipatorios de la fecha.

Como reflejo esa tendencia, en Tayikistán, país vecino al sur de Kirguistán, se cambió el nombre al Día de la Madre en 2009. En Kazajistán, el gran vecino del norte, desde hace varios años las mujeres tienen prohibido realizar manifestaciones el 8 de marzo.

Nursultan Nazarbayev, presidente del país desde hace muchos años, interviene en las festividades con gran cantidad de chistes sexistas.

Manifestación por el Día Internacional de la Mujer en Biskek. Foto tomada por Aisha Jabbarova.

Así, la manifestación anual de las iniciativas feministas de Biskek el 8 de marzo, que se realiza en el menos autoritario de los cinco “stanes” de Asia Central, tiene connotaciones políticas.

Según Bektour Iskender, fundador del medio de comunicación Kloop que asistió a la manifestación, la de este año fue por “los derechos humanos y los derechos de todos aquellos que son discriminados”.

Abylgaziyeva de Labrys expresó un sentir similar en una entrevista con Global Voices:

Among my acquaintances are sex workers, HIV positive women, women who have history of drug abuse, doctors, teachers, actresses, musicians, artists, women of all backgrounds. However, we are all united by one thing – by the fact that we are being beaten, raped, and our rights are being limited. By attending the rally I am challenging myself as well as the system.

Entre mis conocidos hay trabajadores sexuales, mujeres con VIH, mujeres que tienen antecedentes de abuso de drogas, doctores, profesores, actrices, músicos, artistas, mujeres de todos los orígenes. Sin embargo, todos estamos unidos por lo mismo, por el hecho de que nos están golpeando, violando y nos están limitando nuestros derechos. Al asistir a la manifestación me desafío a mí misma, y también al sistema.

Guliaim Aiylchy, presidente del Iniciativa Feminista de Biskek, dijo a Global Voices que respaldar la manifestación era importante:

If we don't rally today, five years later, the right to (rally) will be taken away from us.

Si no hacemos la manifestación el día de hoy, en cinco años más nos arrebatarán el derecho a realizar manifestaciones.

Las provocaciones prometidas no se cumplieron

Aunque Kirguistán sigue siendo el país más democrático en su región inmediata, está lleno de tendencias preocupantes en términos de discriminación y violencia contra grupos tradicionales marginados, como la comunidad LGBT.

Los derechos de la mujer también son un campo de batalla en un país donde los secuestros para contraer matrimonio y la violencia contra la mujer son frecuente y a menudo se castigan.

En los últimos años, las posturas socialmente conservadoras se han visto reforzadas con consecuencias desgarradoras, gracias a grupos como Kyrk Choro, movimiento patriota que se había comprometido a interrumpir la manifestación del 8 de marzo de este año.

Kyrk Choro alcanzo notoriedad en 2014 gracias a las redadas grabadas en video de clubes nocturnos y bares karaoke donde el grupo avergonzaba a las trabajadoras sexuales del local por fraternizar con clientes no kirguisos.

Los miembros dijeron que notificaron al municipio sobre sus intenciones de interrumpir la manifestación, situación que pudo haber hecho que las autoridades decidieran prohibir la manifestación antes de que comenzara.

Manifestación por el Día Internacional de la Mujer en Biskek. Foto tomada por Aisha Jabbarova. En una de las pancartas se lee: “El mejor regalo que me puedes dar son mis derechos”.

El mismo día, algunos miembros llegaron en pequeños grupos, aparentemente solo para dar flores a las participantes. La manifestación estaba bien vigilada.

Pero la presencia de las llamadas corrientes “patriotas” en la sociedad ha dejado a muchos grupos que ya son vulnerables sintiéndose más que nunca como un objetivo.

En la víspera de la manifestación una mujer transgénero llamada Lola le dijo a Global Voices que asistir ese día era importante “para ser visible, para que me escuchen”, pero que no estaba segura de sí se uniría a la reunión.

I don’t know whether it is safe for me or not. It is difficult for us [transgender people] to go out. We don’t trust anyone any more. We are attacked frequently. Often times there is a risk for us. Some people don’t consider me a human being.

No sé si es seguro para mí o no. Es difícil para nosotros (los transgénero) salir. Ya no confiamos en nadie. A menudo nos atacan. Muchas veces hay riesgo para nosotros. Algunos no me consideran un ser humano.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.