¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Esta banda de Trinidad y Tobago cambió su melodía y provocó debate sobre una política de tambores metálicos

Invaders Steel Orchestra tocan  en las semifinales de Panorama 2019 en el Queen's Park Savannah en Puerto España (Trinidad). Fotografía de María Nunes, reproducida con autorización.

El alma de las celebraciones anuales del Carnaval de Trinidad y Tobago es la música nueva; sin eso, no podría sobrevivir. En las fiestas de temporada resuenan las últimas canciones de soca para deleite de los asistentes, pero esta música recobra nueva vida y nuevas formas durante la competencia Panorama.

En la reñida competencia de bandas de tambores metálicos, los arreglistas toman una canción de soca y la trabajan a lo largo de las preliminares, las semifinales y la gran final. En el concurso participan los tradicionales percusionistas individuales de tambores metálicos, y también bandas convencionales de diversos tamaños.

Después de ubicarse en la novena posición entre las diez bandas de tambores metálicos de las semifinales de “grandes bandas”, Exodus, conocida banda del este de Trinidad, anunció su intención de cambiar su canción Rag Storm por Savannah Grass, aparentemente, porque tendría una mejor acogida en la final.

El cambio no fue sencillo.

PanTrinbago, la asociación que representa los intereses de los percusionistas de tambores metálicos, consideró que no debería permitírsele a la banda cambiar de canción, aunque las reglas oficiales no lo prohíben; solo establecen que una banda no debe haber tocado la misma canción en competencias anteriores de Panorama.

Exodus estaba tan convencida del cambio que acudió a un tribunal y el juez dictaminó que si PanTrinbago deseaba modificar las normas, debería haber consultado a los miembros.

En la final de Panorama, celebrada el 2 de marzo, Exodus interpretó Savannah Grass, pero el debate provocado por el cambio cuenta con muchos aficionados a los tambores metálicos que consideran todo el embrollo como pura semántica. Su razonamiento es que ninguna banda ejecuta exactamente la misma versión de la canción seleccionada en todas las instancias de Panorama; en realidad, se esperan cambios espectaculares en los arreglos y, a menudo, tienen gran incidencia en la puntuación.

El blog Sokah2Soca simplemente no podía entender la razón de la protesta:

Exodus are putting themselves at a disadvantage by choosing a new song! Pelham [Goddard] has to arrange, the band has to learn and the drill master has to work the team to get the orchestration right with very limited time to get it done […] while […] the rest of the bands in the competition will simply be fine tuning their arrangements.

¡Exodus se pone en desventaja al elegir una canción nueva! Pelham [Goddard] tiene que hacer arreglos, la banda tiene que aprender y el director tiene que trabajar con el equipo a fin de obtener la orquestación adecuada en un tiempo muy limitado […] mientras […] el resto de las bandas en la competencia solo afinarán sus arreglos.

En el debate en las redes sociales también se hizo referencia al papel de los criterios de adjudicación de Panorama y su discordancia con la presión para que las bandas toquen canciones populares. Algunos aficionados a los tambores metálicos sugirieron que, puesto que gran parte de las nuevas canciones de soca están compuestas alrededor de una estructura rítmica y armónica preexistente (llamada riddim), el resultado es la homogeneidad musical, que no siempre puede estar a la altura de las rigurosas exigencias de los criteros de evaluación.

No obstante, algunos arreglistas, como Duvone Stewart de Renegades, han logrado un desarrollo musical complejo e innovador a partir de canciones populares de soca:

¿Podría ayudar una política de tambores metálicos? Michael Cooper, presidente de Panland, empresa de Trinidad, que se proclama como el mayor fabricante y exportador de tambores metálicos del mundo, sostiene que nuevas políticas pueden ayudar a navegar esos paradigmas. A pesar de que el tambor metálico fue creado en Trinidad y Tobago, el país no posee actualmente una política nacional sobre el instrumento.

El 20 de febrero, Cooper brindó una charla titulada “Un marco nacional para el instrumento nacional” como parte de una serie de charlas en la Universidad de Trinidad y Tobago. Allí, se refirió a Panorama como el único evento anual con el poder de trascender las distinciones de género, edad, raza o clase, y sostuvo que las partes interesadas deben “asumir la responsabilidad” y desarrollar una política respecto a los tambores metálicos.

Una vez finalizado el carnaval , Cooper y un pequeño grupo de voluntarios que incluye a Patrice Cox-Neaves, profesor adjunto de música en la Universidad de las Indias Occidentales, prometieron reunirse y ayudar a elaborar el documento, para el que Cooper ya tiene un modelo.

Cox-Neaves cree que la situación de Exodus y el cambio de canción constituye un síntoma de la falta de una política:

A pan policy would cover everything from history and education to manufacturing and marketing. Had PanTrinbago's board understood the history, they would know that Harmonites changed its tune midway through Panorama 1972. It's an option. Bands rarely take it up, because it's risky and a lot of extra work, but it is an option.

Panorama is a strange animal. Bands don't play covers. They use existing melodic lines of songs that have a set chord and harmonic structure and create an entirely new composition designed to suit the tech ability of a particular steelband.

I don’t think people really understand what happens in a panyard: you have section leaders, drill masters, an engine room, and the arranger pulls it all together. They transform a two-minute song into an eight-minute piece that is constantly evolving, dependent on both muscle memory and music memory.

Problems — even simple ones like a band wanting to change a tune — will resurface if we keep looking at pan as pure entertainment, and treating it as if it doesn’t speak to our soul. And that is all that it does. It feeds us.

Una política de tambores metálicos abarcaría todo, desde la historia y la educación hasta la fabricación y la comercialización. Si la junta de PanTrinbago hubiera comprendido la historia, sabría que Harmonites cambió su canción a mitad de camino de la competencia Panorama en 1972. Es una opción. Las bandas rara vez lo hacen, porque es riesgoso e implica mucho trabajo extra, pero es una opción.

Panorama es un animal extraño. Las bandas no tocan temas de otras bandas. Utilizan líneas melódicas existentes de canciones que tienen un conjunto de acordes y una estructura armónica y crean una composición totalmente nueva, diseñada para adecuarse a la capacidad técnica de una banda de tambores metálicos en particular.

No creo que la gente comprenda realmente lo que sucede en una sala de ensayo: hay líderes de sección, directores, un grupo de instrumentos no melódicos, y el arreglista los reúne a todos. Transforman una canción de dos minutos en una pieza de ocho minutos, que está en constante evolución y depende tanto de la memoria muscular como de la memoria musical.

Los problemas, incluso los simples como el deseo de una banda de cambiar de canción, reaparecerán si continuamos considerando los tambores metálicos como puro entretenimiento y tratándolos como si no nos hablaran a nuestra alma. Y eso es todo lo que hacen. Nos alimentan.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.