¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cientos se congregan en Nigeria en duelo por el profesor Pius Adesanmi: “Un gigante del pensamiento africano”

Captura de pantalla del párrafo final de “Una arqueología de Nigeria” de Pius Adesanmi vía Nigerian Tribune, 9 de marzo de 2019, un día antes del accidente en el que murió.

Era una reunión seria —tributos, poesía y procesión de velas. El 13 de marzo de 2019, en la Universidad de Ibadan, Nigeria, cientos se reunieron para honrar a Pius Adesanmi, académico poscolonial y poeta nigeriano que murió en el accidente de aviación de Ethiopian Airlines Flight 302 el 10 de marzo. No hubo sobrevivientes.

¡Una lástima! Una serpiente me ha mordido
Mi brazo derecho está roto,
y el árbol en el que me apoyo ha caído.
– Kofi Awoonor (Cantos de dolor)

———-
Un árbol ha caído y los pájaros están sin hogar.
Reunión sobria y con mucha carga emocional de amigos de Pius Adesanmi en la Universidad de Ibadan.

Observando a las personas que asistían a la conmemoración, Adesanmi tocó la vida de tosas las pesonas que conoció. El profesor Remi Raji de la Universidad de Ibadan afirmó: “Pius ha vivido como un sabio de 90 años, aunque acababa de cumplir 47 años, en términos de su enorme impacto en el mundo.

Adesanmi a menudo expresaba su frustración con la dirigencia de Nigeria, casi sin rumbo, y la pasividad de la ciudadanía. Y como muchos que están constantemente del lado de los débiles y oprimidos, la tendencia a perder la esperanza es alta. Al leer el párafo final de “Una arqueología de Nigeria” de Adesanmi, que escribió un día antes de morir, parece que llegó a esa etapa.

Pero Adesanmi se equivocó. El desborde global que ha demostrado que no luchó en vano. Su trabajo influyó y sigue impactando la vida de muchos, y su legado perdurará porque sus ideas resuenan con muchos en los círculos académicos y literarios africanos e internacionalmente:

La parábola del cabezal de ducha, uno de mis favoritos del profesor Pius Adesanmi. QEPD, Pius Adesanmi.

Amigos, colegas y seguidores de Adesanmi siguen lamentando su muerte. Esta es la segunda parte de una serie de tributos —pubilcados exclusivamente en Global Voices— a uno de los más finos intelectuales públicos de África.

Leer másNigerianos lamentan la muerte de Pius Adesanmi, académico poscolonial e intelectual público

‘Si hay algo que podemos hacer para honrarlo, los africanos no deberíamos aceptar la mediocridad de ninguna forma’

Prof Adensami's passing is a gigantic loss not only to Nigeria and Canada, but to all of us, in every nation on our continent and the world. If there is one thing that we can do to honour him, is to remember Prof's parable of the shower head, and ensure that we as Africans do not accept mediocrity in any form, not from our leaders and certainly not from ourselves. Lala Ngoxolo [Sleep peacefully in Zulu]. — Angela Quintal, Africa Program Coordinator, Committee to Protect Journalists

La muerte del profesor Adensami es una pérdida gigantesca no solamente en Nigeria y Canadá, sino para todo, en cada país en nuestro continente y el mundo. Si hay algo que podemos haver para honorarlo, is to remember Prof's parable of the shower head, los africanos no deberíamos aceptar la mediocridad de ninguna forma, no de nuestros líderes y ciertamente no de nosotros. Lala ngoxolo [descansa en paz en zulú].
Angela Quintal, coordinadora del Programa de África. Comité para Proteger Periodistas

‘Un creyente en la popularización de buscar el conocimiento y difundir pensamientos complejos’

De izquierda a derecha: Pius Adesanmi, Ayo Sogunro, Adeola Fayehun, Victor Ehikhamenor, Kola Tubosun. Después de un panel de discusión llamada “Sátira y conciencia pública en África” en el Festival de Artes y Libros Ake de 2015. Imagen usada con autorización de Kola Tubosun.

Pius Adesanmi was the antithesis to the conventional notion of a Nigerian academic. Contrary to the norm of the stuffy professor, he was energetic, self-deprecating, humorous, and willing to engage humans at different levels of literacy both online and offline. More importantly, he was a believer in popularising researched knowledge, disseminating complex thoughts in engaging and accessible ways. For me, he was an enabler and support system, a mentor who never hesitated to reference my thoughts despite his greater experience and expertise. The loss from his death cannot be exaggerated. The world has lost a rare type of human, Nigeria has lost a rare type of intellectual, and I have lost a rare type of friendship.
Ayo Sogunro, writer and human rights lawyer

Pius Adesanmi era la antítesis a la idea convencional de un académico nigeriano. Contrario a la norma del  profesor estirado, era energético, autocrítica, gracioso y deseoso de participar con humanos a diferentes niveles de alfabetización, en línea y fuera de línea. Más importante, era un creyente en la popularización de buscar el conocimiento y difundir pensamientos complejos de maneras fáciles y accesibles. Para mí, era un facilitador y un sistema de apoyo, un mentor que nunca dudó en referirse a mis pensamientos a pesar de su gran experiencia y destreza. La pérdida por su muerte no se puede exagerar. El mundo ha perdido a un tipo poco común de humano, Nigeria ha perdido a un tipo poco común de intelectual, y yo he perdido un tipo poco común de amistad.
Ayo Sogunro, escritor y abogado de derechos humanos

‘Los caminos te eligieron’

Like I noted in my tribute poem: “The paths chose you — in memory of Pius Adesanmi,” Payo, as friends fondly called him, was a friend who chose his paths. Many paths, as you can see with the diverse people who mourn and also allowed his paths to choose him. He kept fidelity to friendship, sometimes chastising of those friends he disagreed with; but all of this he did with love of humanity that his being epitomized.  — Abdul Mahmud, human right activist and lawyer

Como dije en mi poema tributo: “Los caminos te eligieron — en memoria de Pius Adesanmi”, Payo, como le decían sus amigos, era un amigo que elegía sus caminos. Muchos caminos, como se puede ver entre tantas personas diversas de duelo y también permitió que sus caminos lo eligieran. Mantuvo fidelidad a la amistad, a veces reprendiendo a esos amigos con los que discrepaba; pero todo lo hacía con amor a la humanidad que este ser encarnaba.
Abdul Mahmud, activista de derechos humanos y abogado

‘Era versado en el discurso de varias disciplinas como era en el lenguaje de las calles, la lengua de la humanidad herida de Nigeria —y de África’

De izquierda a derecha: Okey Ndibe, Nduka Otiono y Pius Adesanmi. Foto usada con autorización de Okey Ndibe.

I remember Pius Adesanmi, Payo, as I called him — for his big-heartedness, his big laughter, his awe-inspiring kaleidoscopic intelligence, and his inexhaustible bag of jokes. Pius’ heart ached for a better run, humane Nigeria — a yearning that became an obsession, evident in his eloquent speeches and punditry. He was an accomplished scholar who was as versed in the discourse of several disciplines as he was in the language of the streets, the tongue of Nigeria’s—nay Africa’s—bruised humanity. Apart from his extraordinary scholarship — or, more to the point, integral to it — he was accomplished at friendship. Payo exuded a joyful humanity that was quite infectious and a delight to behold or experience. With his passing the world, for me, has become a dimmer place.   — Professor Okey Ndibe, writer and Shearing Fellow at the Black Mountain Institute at University of Nevada, Las Vegas

Recuerdo a Pius Adesanmi, Payo, como lo llamaba —por su gran corazón, su amplia risa, su asombrosa inteligencia caleidoscópica y su inagotable reserva de bromas. A Piius le dolía el corazón por una Nigeria mejor manejada y más humana —un anhelo que se volvió obsesión, evidente en sus elocuentes discursos y opiniones. Era un logrado académico. Era versado en el discurso de varias disciplinas como era en el lenguaje de las calles, la lengua de la humanidad herida de Nigeria —y de África. Además de su extraordinaria erudición —o, más exactamente, como parte integral— era versado en amistad. Payo exudaba una humanidad alegre que era bastante contagiosa y un deleite de contemplar o disfrutar. Con su muerte, para mí, el mundo se ha vuelto un lugar más opaco.
Profesor Okey Ndibe, escritor y becario en el Instituto Black Mountain de la Universidad de Nevada, Las Vegas

‘Pius quería llegar a la raíz del comportamiento de las personas…’

… One evening Pius called, he was angry and he wasn’t going to hide his angst. ‘Kilo man se iwo ati Sowore, ema lo si Nigeria eni sofun eyan, Olorun maje ka ri ko se dada?’ [Why do you and Ṣòwòrẹ́ do so, you will go to Nigeria and won't tell, may God forbid bad luck?] This was a reference to myself and Omoyele Sowore just showing up in Nigeria without letting friends and family know. Pius was of the opinion we took unnecessary risks and should at least let him know. I got the message and made it a point of duty to always inform him about my itinerary. Pius also kept to his side of the bargain.

Pius Adesanmi had no time for trivial conversations but he wanted to understand the reason behind people’s behaviour. His question usually goes like this: “Ba wo ni ore wa se wa se beyen?” [Can you explain the behaviour of our friend?] Pius wanted to get at the root of individuals’ behaviour: be it friends in government, our activist friends or his fellow writers. Pius was always at a loss why people misbehave. Pius loved Nigeria, he loved Africa. — Kayode Ogundamisi, political activist

Una noche, Pius llamó. Estaba furioso y no iba a ocultar su furia. ‘Kilo man se iwo ati Sowore, ema lo si Nigeria eni sofun eyan, Olorun maje ka ri ko se dada?’ [¿Por qué tú y Ṣòwòrẹ́ hacen eso? Irán a Nigeria y no lo dirán, que Dios no permita la mala suerte.] Era una referencia a mí y a Omoyele Sowore porque fuimos a Nigeria sin que nuestra familia y amigos supieran. Pius era de la opinión de que nos arriesgábamos innecesariamente y que al menos deberíamos decirle a él. Entendí el mensaje y asumí el deber de siempre informarle de mi itinerario. Pius también cumplír su parte del trato.
Pius Adesanmi no tenía tiempo para conversaciones triviales, pero quería entender la razón detrás del comportamiento de la gente. Su pregunta era: “Ba wo ni ore wa se wa se beyen?” [¿Puedes explicar el comportamiento de nuestro amigo?] Pius quería llegar a la raíz del comportamiento de las personas: fueran amigos en el Gobierno, o amigos activistas o sus colegas escritors. Pius era siempre estaba confundido por el mal comportamiento de la gente. Pius amaba Nigeria, amaba África.
Kayode Ogundamisi, activista político

‘Si ese avión no se hubiera caído del cielo, hubiera llegado a convertirse en un gigante del pensamiento africano’

In May 2011, I taught a seminar at Carleton University, Ottawa, where Pius Adesanmi was a professor of literature and African studies … The book I talked through with his students was Chinua Achebe’s ‘Arrow of God.’ It was Pius’ idea; he was going to be away on that day and I was the visiting lecturer taking charge of his class. He had emailed ahead to say he would tell his students that an “alejo pataki” (a very important visitor) was coming. He believed that much in me. He was generous with his intellect and scholarship, and with his art and spirit. …

Pius was that rarest of persons, his heart was filled to bursting with love and affection for those around him. He was thoughtful and insightful, brimming with kindness and decency. Had that plane not dropped out of the sky, he would have gone on to become a juggernaut of African thought. I had no doubt about this. I already had a measure of his searing intellect, his intimidating achievements. Many have spoken of his love for God and country. But Pius Adesanmi — the human being – to get a glimpse of that was a special privilege, indeed. — Molara Wood, writer, journalist and critique

En mayo de 2011, enseñé un seminario en la Universidad Carleton University, Ottawa, donde Pius Adesanmi era profesor de literatura y estudios africanos … El libro del que hablé a sus alumnos era “Flecha de Dios” de Chinua Achebe. Fue idea de Pius; no iba a estar ese día y yo era el catedrático visitante que se encargó de su clase. Me escribió para decirme que le diría a su estudiantes que un “alejo pataki” (un visitante muy importante) venía. Así creía en mí. Era generoso con su intelecto y erudición, y con su arte y espíritu. …
Pius era una persona singular, su corazón estaba lleno a reventar de amor y afecto por quienes lo rodeaban. Era considerado y perspicaz, lleno de bondad y decencia. Si ese avión no se hubiera caído del cielo, hubiera llegado a convertirse en un gigante del pensamiento africano. No tengo duda de eso. Tengo una idea de su agudo intelecto, sus intimidantes logros. Muchos han hablado de su amor a Dios y al país. Pero de Pius Adesanmi —el ser humano– echar un vistazo a eso era un privilegio especial, sin duda.
Molara Wood, escritor, periodista y crítico

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.