¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Cuando Argelia llega a los titulares, los medios en francés e inglés reaccionan de forma distinta

Manifestantes el 10 de marzo de 2019 en Blida. Foto de Fethi Hamlati — CC BY-SA 4.0

Nota del editor: después del 28 de marzo de 2019, fecha de la publicación original de este artículo, el presidente argelino Bouteflika renunció oficialmente a su cargo.

Las manifestaciones que sacuden Argelia desde el 16 de febrero de 2019 para protestar contra la candidatura de Abdelaziz Buteflika a un quinto mandato presidencial han cambiado la situación política del país. El 11 de marzo, Buteflika que renunciaba a presentarse a las elecciones.

Desde esa fecha, la protesta continúa con manifestaciones de gran envergadura, mientras el Gobierno anuncia una conferencia nacional que definirá, a fines de 2019, una nueva Constitución que permitiría prolongar su cuarto mandato, cuyo fin está previsto para el 27 de abril de 2019. Esta enmienda es la que ha provocado las protestas de la población, en un enfrentamiento cada vez más tenso, de un final incierto.

Esta incertidumbre da lugar a numerosas interpretaciones de los posibles escenarios, tanto por parte del Gobierno como por parte de los ciudadanos. La prensa occidental, alertada por estas manifestaciones sin precedente, intenta descifrar las razones que llevan a los argelinos a la calle.

Es interesante señalar el tratamiento, básicamente distinto, de este asunto en la prensa en inglés y la prensa francófona. Esto es posible gracias a la utilización de palabras clave en Media Cloud, platafora de fuente abierta que analiza los ecosistemas mediáticos.

Media Cloud permite cuantificar, evaluar y afinar la cobertura periodística de las manifestaciones en función de la localización geográfica o de la distribución lingüística en todo el mundo. Así, Media Cloud confirma la disparidad de la cobertura mediática.

Entre el 16 de febrero y el 26 de marzo, el porcentaje de artículos sobre las manifestaciones de Argelia varía entre el 0,1 % y el 3.4 %.

Cobertura mediática de las manifestaciones de Argelia en los diarios en inglés, según Media Cloud

En el mismo periodo, el porcentaje de artículos en los medios francófonos que hablan de las manifestaciones varía entre el 0,4 % y el 4,5 %. Por supuesto, el pasado colonial y los vínculos históricos entre Argelia y Francia tienen un importante papel en esta disparidad, pero la diferencia media entre los medios en ambos idiomas sigue siendo considerable:

Cobertura mediática de las manifestaciones de Argelia en los diarios de habla francesa según Media Cloud

Otra notoria diferencia es el hecho de que los acontecimientos de Argelia son considerados “menos dignos de atención” en la prensa angloparlante si los comparamos con lo que pasa en el ámbito francófono.

Así, los datos de Google Trend muestran que la proporción de búsquedas de las palabras clave Algeria Protests son muy inferiores a la de las búsquedas que contienen Manifestations Algérie en el mundo entero (y eso sin tener en cuenta el hecho de que la población angloparlante global es muy superior en número a la población de lengua francesa).

Kamel Daoud, cronista del Point y del Quotidien d’Oran, opina que Argelia debe liberarse del juicio de los medios extranjeros:

C’est surtout une malheureuse réalité qui s’impose : nous ne sommes pas libres de la France si sa réaction nous importe aussi fort, au point de faire verser dans le délire ou la parade nationaliste (..) Demander, exiger, hurler à l’obligation de reconnaissance ou pour dénoncer une méconnaissance, ne prouve qu’une chose : nous ne sommes pas encore tout à fait libres et capables de liberté. Notre pays ne peut pas se construire par cette dépendance, ni par un enfermement volontaire dans une exigence infantile de « justice » mondiale.

Es, sobre todo, una desgraciada realidad la que se impone: no estamos libres de Francia si su reacción nos importa tanto, hasta el punto de caer en el delirio o el desfile nacionalista (…) Pedir, exigir, gritar la obligación de conocer o para denunciar el desconocimiento no prueba más que una cosa: no somos totalmente libres ni capaces de tener libertad. Nuestro país no puede construirse con esta dependencia, ni con el encierro voluntario en una exigencia infantil de “justicia” mundial.

Sobre la diferencia de puntos de vista entre los distintos medios, se observa también en los medios angloparlantes, que las palabras clave más frecuentemente citadas en relación con los últimos acontecimientos son las siguiente:

Mientras que en francés, la nube relacionada con estas palabras clave es significativamente diferente de la nube en inglés:

Nube de palabras clave para los medios francófonos sobre las manifestaciones en Argelia según Media Cloud

Se observa que los periódicos francófonos inciden en la problemática de los mandatos del presidente, y subrayan el paralelismo con los movimientos en Francia y las fuerzas policiales. Los sitios web angloparlantes, por su parte, vinculan estos sucesos con las futuras elecciones y mencionan a Trump, así como a Venezuela y a Sudán.

Adam Nossiter, del New York Times, revisa el control de un club privado sobre el poder en Argelia, citando a un manifestante que describe al gobierno “como un clan“. Youcef Bouandel, de Al Jazeera, recoloca a Argelia en el contexto de la primavera árabe de 2010. En la BBC, Ahmed Rouaba ha preferido enfatizar el impacto de las redes sociales:

The demonstrations are being organised on social media – and while the trigger has been Mr Bouteflika's re-election bid, anger is also being expressed about perceived deep-rooted corruption among the ruling elite.

Las manifestaciones están organizadas desde los medios sociales, y aunque el detonante fue la candidatura de Buteflika, también expresan la cólera por la corrupción que se percibe profundamente enraizada en la élite dirigente.

Los periódicos francófonos toman un ángulo distinto.

Pierre Haski, del Nouvel Obs escribió sobre el extraño silencio del Gobierno francés durante los disturbios. Marc Daou, de France 24, hizo una revisión de las reacciones de los países vecinos: en Túnez, el Gobierno estima que el “pueblo argelino tiene derecho a expresarse“, y el de Marruecos, según Daou, dijo que “numerosos marroquíes han recibido con cierta satisfacción lo que consideran una retractación del presidente argelino ante la juventud del país”.

En resumen, los diarios angloparlantes parecen plantear narrativas pulidas, mientras que los medios en francés intentan adaptarse a una realidad en evolución permanente que tiene un impacto real sobre la región.

Esta visión más compleja en los medios francófonos viene esencialmente dada por un análisis refinado y una vasta cobertura de las manifestaciones por periodistas argelinos que están en el lugar y proporcionan una perspectiva más diversificada.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.