¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

“Disputa de sangre” contra bloguero checheno es culminación de larga e inusualmente franca conversación sobre un pasado enterrado

Exiliado bloguero Tumso Abdurakhmanov en un debate con Magomed Daudov, presidente del Parlamento de Chechenia. Captura de pantalla de YouTube, de Runet Echo.

El 12 de marzo, varios medios rusos, después de publicaciones estadounidenses como The Washington Post y The New York Times, informaron que un alto funcionario checheno declaró una “disputa de sangre” contra un bloguero checheno disidente exiliado en Polonia. El bloguero en cuestión, Tumso Abdurakhmanov, dijo a AP que tomaba la amenaza “seriamente”.

No hay razón para que no sea así: el funcionario checheno, conocido por el nombre de Lord, de nombre real Magomed Daudov, es un excacique de guerilla que cambió de bando y ahora apoya al Gobierno ruso. Se dice que dirigió la “purga gay” en la estricta república islámica, entre otras cosas en sus cuestionables antecedentes de derechos humanos.

El propio Abdurakhmanov, de 32 años, no es un demócrata. Se describe como seguidor del salafismo, escuela estrictamente tradicional del Islam, y se comprometió a la fallida causa de Ichkeria, el efímero protestado surgido entre las guerras chechenas.

El bloguero se hizo público en 2015, mientras manejaba por una carretera en Grozny, capital de Chechenia, no dejó pasar a la procesión de Islam Kadyrov, todopoderoso líder de Chechenia. Ramzan Kadyrov es primo de Islam Kadyrov y ostenta diversos títulos oficiales, incluido alcalde de Grozny por tres años. Abdurakhmanov sostiene que Islam Kadyrov le confiscó su teléfono a la fuerza y lo enfrentó por los caricaturas, videos y otros contenidos contra Ramzan Kadyrov y contra Putin, y otro contenido de su blog.

A Abdurakhmanov, como se lo describió a los reporteros, lo llevó Islam Kadyrov e importantes clérigos islámicos para ser interrogado, y lo acusaron de ser un “wahhabi endurecido”. Luego de ese episodio, el bloguero salió del país y llegó a Polonia, donde actualmente lucha contra la extradición a Rusia. Lo buscan las autoridades antiterroristas rusas que lo acusan de ser miembro de un “grupo armado ilegal” que lucha en Siria —acusación que Abdurakhmanov niega abiertamente.

En el exilio, Tumso Abdurakhmanov recurrió a YouTube para expresar su rabia sobre Ramzan Kadyrov y sus asociados, a quienes cataloga de “traidores” a la nación por abandonar la causa de la independencia de Ichkeria y Chechenia mientras juraban lealtad a Vladimir Putin y Russia. Desde hace tiempo, Magomed Daudov ha sido destinatario de las misivas en video de Tumso, suficiente para que el funcionario checheno citara un día a Abdurakhmanov por Whatsapp —con total conocimiento de que la grabación se haría pública— y procedió a tener una conversación de tres horas con el bloguero.

Abdurakhmanov publicó inmediatamente las tres horas de intercambios en checheno y en ruso en varias partes, en su canal de YouTube. La primera parte logró 2,5 millones de visualizaciones hacia mediados de marzo, cantidad asombrosa dado que solamente 1,2 millones de personas viven en la República de Chechenia. El canal de Abdurakhmanov, que usa el apodo de Abu Saddam Shishani, tiene casi 50 000 suscriptores.

Poco después, otros importantes cuadros de la rigurosa corte de “leales” de Ramzan Kadyrov (se refieren a Kadyrov como “pachchakh” en checheno, o “padeshah”, que significa rey en persa) también llamaron a Tumso Abdurakhmanov, pese a saber que les harían duras preguntas y hasta los insultarían a la vista de una audiencia en línea de millones.

En conversaciones con más de tres millones de visualizaciones en YouTube, realizadas mayormente en checheno con subtítulos en ruso, Abdurakhmanov y Daudov emprenden sorprendentemente francos debates sobre el pasado reciente Chechenia y de Rusia, las guerras que aniquilaron la pequeña república y su población y la posterior recuperación bajo el gobierno de la familia Kadyrov.

Lo que parece haber herido más a Daudov fue la referencia de Abdurakhmanov al hecho de que el funcionario comparte el título nobiliario de Héroe de la Federación Rusa con un general del Ejército ruso universalmente elogiado en Chechenia por sus brutales campañas de contrainsurgencia:

Есть такой генерал Шаманов — он Герой России. И ты Герой России. Когда ты эту медаль надеваешь, тебе от себя не воняет?

Hay un general llamado Shamanov — es un héroe de Rusia. Y usted es un héroe de Rusia. Cuando uas esta medalla, ¿puede sentir su propio hedor?

Alexander Chernykh, reportero del periódico Kommersant, expresa en sus venidos a menos debates en línea que Daudov duda brevemente como si nunca se hubiera preguntado: ¿cómo es que llegué a esto?

Aparentemente al límite de su paciencia, Daudov respondió con un video suyo, donde acusó a Abdurakhmanov de manchar la memoria de Akhmat Kadyrov, el padre de Ramzan y primer presidente de la República Chechena tras la guerra, que fue asesinado en 2004 en la capital, Grozny.

Lo que Daudov dijo luego (“disputa de sangre”) en materia de debate lingüístico. Los medios de comunicación dedicados al Cáucaso del Norte dicen que el término solamente se aplica a las extrechamente definidas circunstancias de venganza de sangre, que una familia libra contra otra, por el asesinato de uno de los suyos. Como esto no es relevante en el caso de Daudov y Abdurakhmanov, los expertos dicen que es poco probable que este último sea víctima de una venganza, aunque debe estar aún en considerable peligro, dado el brutal final de muchos enemigos públicos del régimen.

En un posterior editorial sobre el tema, Alexander Chernykh también expresa que esos acalorados intercambios ofrecen un raro vistazo a dolorosos y complicados problemas candentes en Chechenia hoy, diez años después del final oficial de la Segunda Guerra Chechena. Las heridas de guerra siguen frescas en el Cáucaso del Norte, pero los debates púbicso sobre sus consecuencias son poco frecuentes.

La mayoría de chechenos siguen demasiado traumatizados para hablar sobre la guerra, sobre todo a buscar públicamente respuestas a preguntas como: ¿cómo debemos tratar a quienes lucharon por una Ichkeria independiente y luego cambiaron de bando para unirse al ejército federal? ¿Los comandantes de campo de la época de guerra como Shamil Basayev son héroes rebeldes o terroristas?

Mientras los medios populares y sociedades chechenos y rusos están ocupados conteniendo los tiernos recuerdos de un pasado reciente, el dolor surge en debates en línea sin censura que ven millones.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.