- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

La policía fue el “invitado sorpresa” en recaudación de fondos en centro comunitario Auróra de Budapest

Categorías: Europa Central y del Este, Hungría, Derechos humanos, Libertad de expresión, Medios ciudadanos, Periodismo y medios, Política
[1]

La policía húngara durante su visita en Auróra, Budapest. Fotografía de Atlatszo, CC BY-NC-SA 2.5.

Este artículo se publicó en húngaro [2] y en inglés [1] en Atlatszo [3], medio húngaro de periodismo de investigación sin fines de lucro. Esta versión editada se reproduce como parte de una asociación con Global Voices.

Atlatszo es una organización de medios y transparencia en Budapest que alquila una oficina en el Centro Comunitario Auróra [4], espacio que aloja grupos de voluntarios y organizaciones que trabajan en prácticas de activismo comunitarias y de arte. Este es un relato breve de miembros del equipo de Atlatszo de un hecho que tuvo lugar recientemente en Auróra.

En la tarde del 27 de abril, organizamos un evento público [5] en Auróra en el que presentamos nuestro trabajo y respondimos preguntas de nuestros lectores presentes allí. Transmitimos el evento en vivo a través de Facebook. Luego de una sesión de preguntas y respuestas, se presentó un documental y, por último, un pequeño concierto en el sótano.

A las diez de la noche llegó la policía. Uno de los invitados publicó en Instagram la llegada de los oficiales. 

Desde la toma de poder del Primer Ministro Viktor Orbán [6] la toma de poder en 2010, su partido populista de derecha Fidesz ha sido acusado de menoscabar las libertades democráticas con el control de los medios de comunicación y el Poder Judicial, y con la restricción a la libertad académica.

El espacio de trabajo para las organizaciones de sociedad civil [7], los medios independientes [8] y las instituciones académicas [9] como Auróra se ha reducido durante el gobierno cada vez más autoritario de Orbán.

Auróra se encuentra en el octavo distrito de Budapest, encabezado por un alcalde del partido político gobernante Fidesz. El concejo local también también está dominado por miembros de Fidesz.

La municipalidad ha intentado cerrar Auróra en reiteradas ocasiones durante muchos años. Dos años atrás, intentaron clausurarlo porque algunos invitados llevaban pequeñas cantidades de marihuana. En 2018, la excusa fue inconsistencias en las fechas detalladas en dos documentaciones oficiales (el alquiler y la fundación).

Inclusive, el distrito contactó al dueño de la casa y le ofreció comprarla, en otro esfuerzo para cerrar el centro comunitario.

Aludiendo quejas de ciudadanos locales, el secretario de distrito ordenó que Kioszk, el bar de Auróra, cerrara todas las noches a las 22:00 horas. Desde entonces, la policía y el secretario han visitado el lugar varias veces para cerciorarse de que el bar se cierre a la hora indicada. La última visita fue el sábado 4 durante la fiesta de recaudación de fondos de Atlatszo.

Zsuzsa Mekler, uno de los gerentes de Auróra, destacó:

Az önkormányzattól jöttek ellenőrizni, a rendőrség csak kísérte őket. Azt ellenőrzik, hogy bezárt-e a kioszk, felvesznek egy jegyzőkönyvet arról, hogy mit látnak a házban. Számos alkalommal volt már ilyen, eddig egyszer sem találtak semmilyen szabálytalanságot, ami miatt eljárást lehetett volna indítani.

The municipality sent people to check on us, the police only accompanied them. They check whether the bar is closed and they write a report on what they see in the house. They have done this several times already but never found anything that could have prompted them to start official proceedings.

La municipalidad envía a funcionarios para que nos revisen, la policía solo los acompañó. Quieren cerciorarse de que el bar esté cerrado y escriben un informe sobre lo que observan en la casa. Ya lo han hecho en reiteradas ocasiones, pero nunca se encontraron con algo que les dé la excusa de iniciar acciones oficiales.

Algunos invitados se quejaron porque se sentían como “si hubieran vuelto a la década de 1980″, cuando el partido gobernante de ese entonces hacía uso de la fuerza policía para acosar a las personas en acontecimientos que “se parecían problemáticos”.

Lee más sobre Auróra y los ataques que sufrió en este informe de CNN. [10]