¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Trinidad y Tobago promueve la igualdad, pero los políticos casi no pueden resistirse a hablar de raza

“Aquí, todo credo y raza encuentran un lugar igual”.
Captura de pantalla de video de YouTube que muestra parte de la letra del himno nacional de Trinidad y Tobago, Forjado del amor a la libertad. Video publicado por DN Anthems.

En abril de 2019, la grabación de Nalini Ramai pasó por todos los canales de medios sociales de Trinidad y Tobago. En la grabación, se escucha a Ramai quejarse de su proveedor de televisión por cable porque el canal indio Zee TV fue retirado de su paquete de canales. En su lugar, había programas locales que presentaban al actual primer ministro, el doctor Keith Rowley. El representante de servicio al consumidor hizo todo lo posible por tranquilizarla, pero Ramai resistió y terminó haciendo declaraciones racistas sobre el primer ministro y otras personas de ascendencia africana.

Rowley respondió a la debacle con un llamado al público a “estar alerta [al racismo] y rechazarlo en todas sus manifestaciones”, aunque activistas de oposición sugirieron que todo el asunto podría ser una “distracción y planteada y orquestada” del partido gobernante.

Una publicación de Wired 868 lo deja claro:

When Nalini used the [n-word], it is more than descriptive; it is political and can prove irrevocably divisive.

Cuando Nalini usó [la palabra con N] es más que descriptiva; es política y puede ser irrevocablemente divisiva.

Otros comentaristas, como ha advertido la fiscal y exministra de Justicia, Christlyn Moore, sobre los peligros de esa retórica:

The fact is that as a nation, we have a problem with civility, identity, and race and gender relations. And our politicians echo this.

El hecho es que, como nación, tenemos un problema con urbanidad, identidad y raza, y relaciones de género. Y nuestros políticos repiten esto.

En Trinidad y Tobago, la población comprende predominantemente dos grupos étnicos —africano e indio— y la base de apoyo de los dos principales partidos políticos, el Movimiento Nacional Popular (PNM) y el Congreso Unido Nacional (UNC), reflejan esta división. Aunque Trinidad y Tobago no ha tenido violencia política por razones étnicas que sí ha habido en otros países multiétnicos como Guyana, muchos emiten su voto basándose en tribu más que en el fondo, lo que prepara el ambiente para el tira y afloja de la campaña electoral hacia la raza. Todo en un país cuyo himno nacional incluye la línea “Aquí, todo credo y raza encuentran un lugar igual”, y en el que parte de la ley de igualdad de oportunidades vuelve justiciable algunos tipos de “comportamiento ofensivo”.

Aunque en todo el mundo la gente puede albergar pensamientos racistas –y hasta expresarlos– en sus comunidades, el incidente de Nalini Ramai muestra qué ocurre cuando esas ideas se expresan en público, y cómo los políticos pueden sacar provecho de estas situaciones. Esta es una breve (y vergonzosa) historia de recientes insultos políticos…

El ‘barco de Calcuta’

21 de enero de 2013 — Antes de las elecciones de la Asamblea de Tobago, Hilton Sandy, candidato del PNM, mencionó el Fatel Razack, barco que zarpó de Calcuta, India, el 16 de febrero de 1845 con el primer grupo de trabajadores no remunerados destinados a las plantaciones de azúcar de Trinidad. Sandy advirtió a los electores en una manifestación:

There is a ship at Calcutta waiting to sail to Tobago; they are waiting to get the results of this election. If you bring the wrong results, Calcutta ship is coming down for you. You must stop that ship. We must not allow that ship to sail and if you don’t want that ship to sail, what you have to do? Is vote the PNM!

Hay un barco en Calcuta a la espera de zarpar a Tobago; esperan para tener los resultados de esta elección. Si los resultados son malos, el barco de Calcuta vendrá por ti. Debes detener ese barco. No debemos permitir que ese barco navegue, y si no quieres que ese barco navegue, ¿qué debes hacer? ¡Votar por el PNM!

La reacción del público quedó dividida en mitades, algunos predijeron que su campaña se vería afectada y otros descartaron la afirmación pues “Todo el mundo lo hace”.

Como ha expresado el veterano periodista trinitense Raffique Shah, la raza ha sido un ingrediente clave en la política de Trinidad y Tobago:

It was always the not-so-secret weapon to rally the tribes, especially during elections and mostly in core ethnic communities […] the modern Afro-and Indo-based parties perfected the art of appealing to people’s base instincts.

Siempre fue el arma no tan secreta para reunir a las tribus, sobre todo durante las elecciones y sobre todo en comunidades étnicas […] los partidos modernos con bases afro e indias perfeccionaron el arte de apelar al instinto básico del pueblo.

La política de ‘wining’

17 de febrero de 2015 — Durante las celebraciones anuales de carnaval del país, el doctor Keith Rowley, líder opositor a la sazón (las elecciones generales se llevarían a cabo ese septiembre), hizo lo que la mayoría de concurrentes hace en el desfile callejero de dos días —“hizo un wining” (baile con movimiento de caderas) con otra concurrente.

Sin embargo, esta concurrente era de ascendencia india (Rowley es afro-trinitense) y aparentemente menor de edad, aunque parece era una participante dispuesta o la instigadora del baile. Aún así, pronto la conversación se volvió política, y algunos cuestionaron si Rowley era adecuado para el puesto.

Satnarayan ‘Sat’ Maharaj, divisivo líder religioso local y figura política que usa mucho lenguaje con carga racial, dijo que se “sintió impactado” por el comportamiento de Rowley con una “adolescente”. Muchos interpretaron esos comentarios como un intento de satanizar la sexualidad negra masculina —y desviar el racismo inherente— por la edad de la joven, que nunca se confirmó.

La ‘actuación del sari’

12 de agosto de 2018 — En una actividad familiar del PNM, un grupo de la circunscripción del partido hizo una actuación obscena en la que hombres disfrazados de gorila sacan el sari amarillo a una mujer y dejan a la vista ropa interior roja. El amarillo es el color asociado con el UNC, y el rojo es el color oficial del PNM. Aunque los creadores de la actuación sostuvieron que la idea era representar el aumento del apoyo del PNM en la circunscripción en una zona que tradicionalmente ha votado por el UNC, el público la criticó mucho por racista.

La comunidad hindú del país también se sintió ofendida, dijo que el sari era más que un pedazo de tela, y que la actuación era una burla de la sagrada escritura del despojo de ropas de Draupadi.

Pronto, el primer ministro Rowley se disculpó, pero contraatacó a la oposición por acusar al PNM de promover la violación y ataques a la mujer —un intento, dijo, de agitar odio racial.

La galleta ‘Oreo’

10 de septiembre de 2018 — En una reunión partidaria del UNC, Kamla Persad-Bissessar, líder opositora de Trinidad y Tobago, llamó “Oreo” al primer ministro Keith Rowley. La acusaron de intentar agitar tensiones raciales, exacerbadas cuando metió al uno por ciento del país e insinuó que Rowley intentaba complacer los intereses de los ricos y poderosos.

Como con el asunto del sari, el comentario de Oreo enfureció a la blogósfera local. Si la líder opositora se hubiera disculpado de inmediato, el asunto se hubiera cortado de raíz. En cambio, partidarios del UNC intentaron defender la afirmación.

El abogado y político Garvin Nicholas, afiliado al UNC, tuiteó:

Que te llamen Oreo es un ataque al carácter, no al origen étnico, y por lo tanto no califica como declaración racista. Además, este gobierno no “está liderando al país de manera estable, inclusiva ni productiva”, como afirma.

Los usuarios de Twitter estuvieron escépticos. En Facebook, la discusión fue igualmente extendida. Denny Ablack, de origen étnico indio, comentó:

Do not get drawn into this ethnic brainwashing. Whether it's Oreo or Calcutta Ship it has no place in our national dialogue. There is nothing positive there for the children of T&T

Que no te arrastre este lavado de cerebro racial. Ya sea Oreo o el barco de Calcuta, no tiene lugar en nuestro diálogo nacional. No hay nada positivo ahí para los niños de Trinidad y Tobago.

Aunque Persad-Bissessar publicó una declaración en Facebook sobre sus comentarios en el sitio web de su partido, el tono era todo menos contrito.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.