¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Autoridades rusas exigen ahora que Tinder entregue datos de sus usuarios

Los servicios rusos de seguridad podrían tener acceso a la información de los usuarios rusos de Tinder // Foto de Ithmus en Flickr, con licencia CC2.0

El 31 de marzo de 2019, la agencia censora rusa, Roskomnadzor (abreviatura de “Servicio Federal para la Supervisión de las Comunicaciones, Tecnologías de la Información y Medios de Comunicación), añadió a su registro de “organizadores de difusión de información en internet” a Match Group LLC, empresa matriz de la aplicación de citas Tinder. Roskomsvoboda, ONG rusa de derechos digitales y libertad en internet, dio la noticia el lunes 3 de junio:

Roskomnadzor ha inscrito el Tinder en el registro de vigilancia de usuarios.
El popular servicio de citas, que cuenta con más de 50 millones de usuarios, está incluido en el registro de organizadores de difusión de información, lo que supone la obligación de entrega los datos de los usuarios y la correspondencia con el FSB
.
————-
🔥 Roskomnadzor añadió a Tinder a su registro para espiar usuarios en nombre de la FSB [agencia rusa de inteligencia nacional].

En la práctica, significa que Tinder, como los otros 174 sitios web del registro, que también incluye a la mayoría de medios sociales rusos y aplicaciones de mensajería como Threema y Telegram, está ahora obligada por la ley rusa a almacenar seis meses de datos de sus usuarios y entregarlos a las autoridades rusas si así lo requieren. Los datos que se deben almacenar y facilitar, según la ley de 2014, son los relativos a “recepción, transmisión, entrega o procesamiento de información de voz, texto escrito, imágenes, sonidos o cualquier otro mensaje electrónico”. También deben cumplir otras leyes rusas, como las que prohíben imprecisamente materiales “extremistas” o “exposición de menores a información dañina”.

También hay que señalar que el hecho de entrar en el registro de Roskomnadzor exige al menos algo de colaboración con el servicio: a requerimiento del ministerio, se debe proporcionar información relevante de la empresa, que se añadirá a la base de datos, lo que significa que Tinder ha respondido a la carta de Roskomnadzor y la acata. Un representante de Tinder dijo al diario económico ruso Kommersant que, aunque se han registrado en la base de datos del Gobierno tras un mandato oficial, no tienen ninguna intención de compartir los datos de sus usuarios con las autoridades rusas.

La parte buena es la dificultad de imponer estas leyes, sobre todo a grandes servicios internacionales. Su incumplimiento puede acarrear multas de hasta 300 000 rublos, algo más de 4500 dólares, insuficiente para poner a Tinder, o su matriz Match Group, en aprietos de liquidez. Tampoco es probable que un sitio web tan popular como Tinder pueda bloquearse en Rusia sin provocar fuertes reacciones. No es que el ministerio censor ruso no pueda hacerlo, pero la última vez que intentaron prohibir un servicio popular, el asunto acabó en un vergonzoso fracaso que convirtió a Roskomnadzor en el hazmerreír nacional. Telegram, el servicio en cuestión, sigue activo.

Por supuesto, los usuarios rusos de medios sociales no podían perder la oportunidad de reír un poco:

Roskomnadzor ha añadido a Tinder al registro de divulgadores de información y le ha requerido que coopere con los servicios especiales rusos. [La imagen dice: ¡Al Camarada Mayor le has supergustado!]

Roskomnadzor exige a Tinder que informe a las FSB quién rechaza a quién. ¡No es broma! [imagen: ¡Qué belleza! Esta servirá. Vamos, dale a la derecha]

A pesar del rechazo público de Tinder de revelar datos de usuarios, la privacidad de la aplicación de citas en Rusia ya está en riesgo. Según informes de medios de investigación, una empresa con sede en Moscú llamada SocialDataHub ha estado usando bots para recopilar datos de los usuarios de la aplicación.

Como señaló Andrey Zakharov, periodista de investigación que trabaja para BBC Rusia:

En cuanto a la noticia de que Tinder estará ahora obligado a entregarle sus datos a la FSB, SocialDataHub (oscura organización que trabaja con contrato para los servicios de seguridad) ha aprendido también a recolectar datos de Tinder. Un bot roba tu perfil, averigua tu ubicación, la compara con datos de otras redes sociales y arma un retrato digital completo.

SocialDataHub brinda servicios a agencias gubernamentales y a cualquier interesado en los millones de perfiles de usuario de una docena de medios sociales. Es solo una de las numerosas firmas de este tipo que operan en Rusia cuyas actividades investigó un artículo de Coda Story en 2018:

One such firm is Moscow-based “Social Data Hub.” It proudly lists the Russian government as a client and boasts that it has a copy of the activity on every Russian social media network going back for the past seven years.

But their online hoovering also includes all the traffic generated by Russian-based users of U.S. and other international online giants such as Facebook, Instagram, Twitter and YouTube. The company also covers sites such as the Tinder dating app, and the Airbnb accommodation service. What this means in practice, for example, is that some swipes on Tinder profiles could actually have been made by bots.

Una de estas empresas es la moscovita “Social Data Hub“. Orgullosa de contar con el Gobierno ruso como cliente, alardea de tener copia de las actividades en redes y medios sociales de todos los rusos de los últimos siete años.

Pero sus barridos en línea también incluyen todo el tráfico generado por usuarios rusos en gigantes de internet estadounidenses o internacionales como Facebook, Instagram, Twitter o YouTube. La empresa también revisa sitios web como la aplicación de citas Tinder, y el servicio de alojamientos Airbnb. En la práctica, esto significa, por ejemplo, que algunos rechazos a perfiles de Tinder podrían estar causados por bots.

Que los servicios de seguridad rusos tengan o no acceso a los mensajes privados de los usuarios de Tinder dependerá sobre todo de la disposición de la empresa a entregar esos datos. No obstante, es importante tener presente que una firma privada —una de tantas— ya lleva tiempo espiando dónde hacen clic los usuarios, los perfiles que aceptan o rechazan y su ubicación, y los vende al mejor postor, que pueden ser perfectamente los propios servicios rusos de seguridad.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.