- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Más allá de Pekín: Cómo se manifestó el movimiento democrático chino de 1989 en Changsha

Categorías: Asia Oriental, China, Historia, Medios ciudadanos, Política, Protesta
Changsha, May 19, 1989: Students on hunger strike at the provincial government headquarters. Photograph by Andréa Worden. [1]

Changsha, 19 de mayo, 1989: estudiantes en huelga de hambre en la sede del Gobierno provincial. Fotografía de Andréa Worden.

Esta entrevista de Filip Jirouš se publicó originalmente en Sinopsis.cz [1] como parte de una serie en conmemoración por los 30 años de la masacre en la plaza Tiananmén. Se publica esta versión editada como parte de un acuerdo para compartir contenido.

El movimiento democrático en 1989 fue un movimiento estudiantil general que se extendió en más de 60 grandes ciudades [2] (y más de 300 [3] pueblos y ciudades-condados) por todo el territorio de China. Las manifestaciones y las medidas enérgicas que ocurrieron en la plaza de Tiananmén, Pekín, recibieron una amplia cobertura, pero la situación fuera de la capital casi no ha recibido atención de los medios de comunicación.

A pesar de que las manifestaciones estudiantiles originales, que se iniciaron en 1986, se generaron por inquietudes por el incremento del costo de vida y percepciones de corrupción gubernamental, estas ganaron terrero a nivel nacional tras el fallecimiento del exlíder del partido comunista Hu Yaobang [4], cuyas reformas pretendían que el Gobierno chino tuviera mayor rendición de cuentas. Las protestas en Changsha (en la provincia de Hunan cerca de Liu Yang, pueblo natal de Hu) fueron más bien radicales. No solo hubo una huelga de hambre, también, según Lu Siqing, fundador del Centro de Información de Derechos Humanos y Movimiento Democrático en China [5] en Hong Kong, el 22 de abril de 1989 [6] cientos de manifestantes irrumpieron en el edificio gubernamental de la provincia de Hunan, en Changsha.

Foto del perfil de Andréa Worden. Usada con autorización.

La acción de protesta en la ciudad revolucionaria fue detectada rápidamente por las autoridades centrales, y apareció en el editorial del 26 de abril del Diario del Pueblo [7], que definió al movimiento estudiantil como una “revuelta desestabilizadora contra el partido que se debe resolver en todos los niveles de la sociedad”. En Pekín, los estudiantes protestaron contra el editorial y exigieron que se retractara.

Andréa Worden es investigadora, traductora y asesora cuyo trabajo se centra en los derechos humanos y el estado de derecho en China, y las interacciones de este país con los mecanismos de derechos humanos de Naciones Unidas. Actualmente es becaria del Programa de Estudios sobre Asia Oriental en la Universidad Johns Hopkins, pero en aquel entonces impartía clases en la Universidad de Medicina de Hunan por lo que presenció las protestas estudiantiles. En esta entrevista, Worden recuerda 1989 de la forma en que lo experimentó en Changsha.

Sinopsis (S): Estuviste en China durante las protestas de 1989; ¿Por qué y dónde estuviste exactamente?

Andréa Worden (AW): I went to China with the Yale-China Association after graduating from Yale with a double major in East Asian Studies and history. I was in Changsha, the capital of Hunan, on a two-year English teaching fellowship at the Hunan Medical University (HMU). The student protests began just a few months before the end of my fellowship.

Andréa Worden (AW): Fui a China con la Asociación Yale-China tras graduarme de la Universidad de Yale con una titulación doble en estudios sobre Asia Oriental e historia. Estuve en Changsha, capital de Hunan, por una beca de dos años para enseñar inglés en la Universidad de Medicina de Hunan (HMU). Las protestas estudiantiles comenzaron justamente unos meses antes de que concluyera la beca.

S: ¿Fue difícil para ti adaptarte a China, en ese entonces? ¿Hiciste muchas amistades?

AW: Yes and no. I had taken some time off during college in 1984 and spent several months in Taiwan studying Chinese and then traveled for about two months on my own in the mainland. I found it endlessly fascinating, and was encouraged that I could actually communicate effectively in Chinese.

So when I got to China in 1987 I had a pretty clear idea of what to expect, but being part of a work unit provided a new set of bureaucratic challenges and nonsensical things I had to adjust to. I tried my best to go with the flow, accept uncertainty, and maintain a good sense of humor.

I did make quite a few friends in China.  Some of my students became good friends over time, as well as my Chinese English teacher colleagues, and other teachers at the school. I also became friends with some of the young tennis crowd in Changsha.

AW: Sí y no. Tomé un descanso de mis estudios en 1984, por lo que estuve varios meses en Taiwán estudiando chino, luego viajé dos meses por mi propia cuenta en el territorio. Fue una experiencia infinitamente encantadora, y me sentí motivada de poder comunicarme realmente en chino de manera efectiva.

Cuando llegué a China en 1987 tenía una idea bastante clara de lo que podía esperar, pero formar parte de una unidad de trabajo me proporcionó un nuevo conjunto de desafíos burocráticos y cosas disparatadas a las que me tuve que adaptar. Me esforcé por seguir la corriente, aceptar la incertidumbre y mantener un buen sentido del humor.

Hice algunas amistades en China. Algunos de mis estudiantes se convirtieron en buenos amigos con el tiempo, y también mis colegas chinos profesores de inglés, y demás maestros de la escuela. También entablé amistad con algunos del grupo de tenis juvenil en Changsha.

Demonstration in Changsha, May 18, 1989. Photograph by Andréa Worden. [1]

Manifestación en Changsha, 18 de mayo, 1989. Fotografía de Andréa Worden.

S: ¿Cuál fue la reacción de los lugareños cuando impusieron la ley marcial el 20 de mayo? ¿Les amedrentó o les incitó a incrementar su participación?

AW: Martial law was declared only in Beijing, but things took a more serious and solemn turn in Changsha after the martial law declaration. People were angry and dismayed, and protested against martial law the next day. One student from another university who was marching in the demonstration […] saw me on the sidewalk observing, and called out in English: ‘How can our government be so cruel?’

AW: La ley marcial se declaró únicamente en Pekín, pero las cosas tomaron un giro más serio y solemne en Changsha tras su declaración. Las personas se sintieron enfadadas y decepcionadas, por lo que manifestaron en contra al día siguiente. Un estudiante de otra universidad que participaba en la protesta […] me vio cuando estaba sobre la acera observando la situación, y me preguntó en inglés: ‘¿Cómo puede ser tan cruel nuestro Gobierno?’.

S: ¿Cuál fue la atmósfera que se vivió antes del 4 de junio?

AW: Many students had returned to class by May 30. There was a sense that the movement was over; the Changsha students had heard that students in Beijing were going to leave Tian'anmen Square –- this was before the Goddess of Democracy [8] appeared. I recall that my students expressed concern about the ‘settling of accounts’ [秋后算账] during this time; in other words, they were worried about how they might be punished.

AW: Para el 30 de mayo, muchos estudiantes habían regresado a clases. Había el sentir de que el movimiento había finalizado; los estudiantes de Changsha se enteraron de que los estudiantes en Pekín iban a desalojar la plaza de Tiananmén –esto fue antes de que apareciera la Diosa de la Democracia [9]. Recuerdo que mis estudiantes expresaron su inquietud con respecto al ‘ajuste de cuentas’ [秋后算账] durante este tiempo; en otras palabras, les preocupaba la forma en que podrían castigarlos.

S: ¿Podrías relatarnos qué sucedió inmediatamente después de la masacre en Pekín? ¿Cuáles fueron las primeras reacciones? ¿Cuál fue la atmósfera que se vivió?

AW: Early in the morning of June 4, a Sunday, some students came rushing over to the house where the Yale-China Association teachers lived. They had learned the news from VOA, and banged on the door to wake us up (the American teachers were still asleep at 6:00 or 6:30 am on Sunday). They were distraught and angry. Some were crying. I was in shock.

AW: A primera hora de la mañana del domingo 4 de junio, algunos estudiantes corrieron hacia la residencia donde los maestros de la Asociación Yale-China se alojaban. Se enteraron de la noticia a través de VOA, por lo que golpearon la puerta para despertarnos (los maestros estadounidenses todavía dormían a eso de las 6:00 o 6:30 a.m. los domingos). Estaban consternados y enfadados. Algunos lloraron. Me sentí conmocionada.

S: ¿Crees que sea posible una protesta similar en la actualidad? ¿Hay esperanza de un cambio?

AW: Because China today is now a high-tech police state with near total surveillance, a nationwide popular movement on the scale of 1989 is impossible. It could only happen with a collapse of the Chinese Communist Party (CCP). But smaller protests happen frequently in China. They are usually quite specific in terms of the issue and demand, such as the recent protests by parents whose children were given expired polio vaccines.

Change is always possible.

AW: Dado que China es ahora un estado dictatorial equipado con alta tecnología con una vigilancia casi total, un movimiento popular a nivel nacional como el que se dio en 1989 es imposible. Solo podría ocurrir con el colapso del Partido Comunista Chino (PCCh). No obstante, con frecuencia hay pequeñas manifestaciones en el país. Por lo general, son bastante específicas en cuanto al problema y demanda, como las protestas recientes que realizaron los padres cuyos hijos fueron inmunizados con vacunas contra la poliomielitis que estaban vencidas.

El cambio siempre es posible.

S: ¿Qué crees que debería hacer Occidente, si es que debe hacer algo, sobre la situación actual de los derechos humanos en China?

AW: Rights-respecting governments and people should do whatever they can to support human rights defenders and victims of human rights abuses in China and elsewhere, including in our own countries. Specifically with respect to China, we need to be taking much stronger measures; one obvious example where a more robust intervention is needed urgently is the mass internment [10] by the CCP of over 1 million Uyghurs in Xinjiang.

AW: Los Gobiernos y personas que respetan los derechos deberían hacer lo que puedan para apoyar a los defensores de los derechos humanos y a las víctimas de abuso de derechos humanos en China y en otros sitios, y también en nuestros propios países. De manera específica, en lo que respecta a China, necesitamos tomar medidas más fuertes; un ejemplo obvio donde se requiere urgentemente de una intervención más robusta es en el confinamiento masivo [10] de más de un millón de uigures en Xinjiang realizado por el PCCh.