¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

#KuToo: Petición de Japón contra tacones en el trabajo gana apoyo internacional

kutoo ishikawa

“Zapatos + Dolor + MeToo = #KuToo. Eliminemos la expectativa de que los tacones son parte de la ropa de trabajo”. Imagen difundida ampliamente en las redes sociales, autor desconocido.

Una queja en Twitter de una escritora japonesa se ha convertido en un tendencia mundial, en una petición en línea y, más recientemente, en un debate parlamentario en Japón, todo al mismo tiempo que se pone sobre el tapete la discriminación de género que las mujeres deben soportar en el lugar de trabajo.

Un día a finales de 2018 mientras realizaba su trabajo a tiempo parcial como azafata en un velatorio, Ishikawa Yumi, exmodelo y actriz que ahora es escritora autónoma, notó que su compañero llevaba puestos cómodos zapatos planos. Como explica Ishikawa en la petición en línea que lanzaría, llevar esos zapatos haría su trabajo mucho más fácil.

Sin embargo, como cualquier otra empresa de Japón, el jefe de Ishikawa tenía derecho por ley a exigirle que llevara unos incómodos tacones. Las mujeres que llevan tacones a menudo experimentan dolor y incomodidad significativos, algunas hasta necesitan operarse para solucionar los problemas causados por un calzado inapropiado.

En enero de 2019, Ishikawa tuiteó lo injusto que era que en un trabajo que solicitó para un nuevo hotel también le exigieran llevar tacones. Su tuit sobre la disparidad en el código de vestimenta del trabajo entre hombres y mujeres fue rápidamente difundido decenas de miles de veces, y desató una conversación en línea.

Animada por las respuestas, Ishikawa creó la etiqueta #KuToo con el que trabajadoras de Japón y después de todo el mundo contaron sus historias sobre la obligación a llevar tacones al trabajo.

No puedo llevar tacones.

No —escúchenme. No puedo. Cuando tenía 11 años, me hice un esguince tan grave en el tobillo derecho que necesité rehabilitación durante un mes. Empecé a compensarlo con la pierna izquierda, y terminé teniendo más de 15 esguinces en el tobillo izquierdo (literalmente perdí la cuenta de cuántas veces).

Aunque la Ley de Igualdad de Oportunidades Laborales de Japón prohíbe la discriminación por motivos de sexo en el trabajo, las leyes no impiden que los empleadores establezcan diferencias en la vestimenta de trabajo de hombres y mujeres.

En una reciente encuesta a mujeres de Japón, más del 60 % de encuestadas manifestó haber sido obligadas a llevar tacones al trabajo o para buscar trabajo.

Sobre lo que significa la etiqueta y de dónde surge, Ishikawa dice:

「#KuToo」とは、「靴(くつ)」・「苦痛(くつう)」・「#MeToo(みーとぅ)」を合わせて、センスの良い同じ思いを持った方が作ってくださったものです。

Alguien (en Twitter) que piensa igual que yo y con gran sentido para las palabras inventó la etiqueta “#kuToo”, que es una combinación de “zapatos” (kutsu), “dolor” (kutsuu) y “MeToo”.

Tras el éxito de la etiqueta #KuToo a finales de enero, en febrero Ishikawa decidió lanzar una petición en Change.org para pedir al Ministerio de Trabajo de Japón que impidiera que los empleadores obliguen a las trabajadoras a llevar tacones al trabajo.

A finales de febrero, la petición había conseguido al menos 10 000 firmas.

¡Hemos alcanzado las 10 000 firmas! Lo único que tienes que hacer es incluir tu dirección de correo electrónico y tu nombre.

El problema:
1. Está mal tener códigos de vestimenta en el trabajo diferentes según el género.
2. ¿Por qué la “ropa de trabajo” debería ser perjudicial para la salud?

Pie de foto: ¡Apoya la campaña! #KuToo: ¡Prohíbe las normas que exigen llevar tacones en el trabajo!

Otro tema de discusiones sobre #KuToo y la petición de Ishikawa es que exigir a las mujeres llevar tacones en el trabajo constituye “acoso de poder” o “acoso laboral”.

A principios de junio, Ishikawa y sus seguidores presentaron la petición ante el Ministerio de Trabajo de Japón, en la que piden la modificación de leyes laborales del país para prohibir que los empleadores exijan a las trabajadoras un determinado calzado.

La petición de Ishikawa contó con el apoyo de Otsuji Kanako, activista de los derechos del colectivo LGBTQ e integrante de la Cámara Nacional de Representantes de Japón para el opositor Partido Democrático Constitucional de Japón.

En una reunión del comité el 5 de junio en la que se debatió la petición, Otsuji discutió con el ministro de Trabajo, Nemoto Takumi, en un intercambio que llenó los titulares internacionales (el debate del comité se ha traducido al inglés).

Aunque el Ministro de Trabajo estuvo de acuerdo en que los tacones no son necesarios para todos los trabajos, se negó a prohibir que los empleadores obligaran a las trabajadoras a llevar algunos tipos de calzado, y declaró que:

それぞれの業務の特性があるので、社会通念に照らして、業務上必要、かつ相当な範囲でということなんだろうと思う。パワハラにあたるかどうかは、その範囲を超えているかどうかがポイントだ。

Cada trabajo tiene exigencias únicas, así que creo (que permitir a los empleadores exigir tacones) debería mantenerse dentro del alcance (de las normas laborales), si (los tacones) son necesarios y apropiados para realizar el trabajo.

Si (exigir a las trabajadoras llevar tacones) constituye acoso laboral (“acoso de poder”) depende de si (llevar tacones) excede el ámbito (de un trabajo concreto).

Tras la reunión del comité el 5 de junio, en una entrevista para Huffington Post de Japón, Ishikawa declaró que ha sufrido acoso en línea o “fuertes críticas” (バッシング) por su pasado como modelo de revista desde que presentó la petición. Sin embargo, siente que otros muchos apoyan los objetivos de #KuToo:

どうしてもバッシングの方に目がいってしまって、怖かったんですけど、これだけ集まってくれる人もいる。同じ思いの人がたくさんいてくれるということがわかるので、こういう集会を開いてくださってありがたいです。みんなで協力しあってやっていけたら嬉しいです

Aunque he sufrido acoso en línea y asusta, (la petición) ha ganado muchos seguidores. Sé que hay mucha gente que entiende el problema, y es genial que ahora exista un foro para debatirlo. Sería muy feliz si todos pudiéramos trabajar juntos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.