¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Manifestantes contra la extradición en Hong Kong paralizan el Gobierno y operaciones policiales

Miles de manifestantes concentrados a las puertas de la sede de la policía el 21 de junio exigen una investigación independiente sobre el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía el 12 de junio. Foto de inmediahk.net. CC: AT – NC.

Este artículo fue escrito por Jennifer Creery y se publicó originalmente en Hong Kong Free Press (HKFP) el 21 de junio de 2019. Esta versión se reproduce en Global Voices en virtud de un acuerdo para compartir contenido. 

Los manifestantes que protestaban contra la ley de extradición de Hong Kong acudieron en masa a la Asamblea Legislativa de la ciudad el viernes 21 de junio, y bloquearon las calles alrededor del complejo gubernamental antes de rodear la sede de la policía en Wan Chai mientras algunos se dirigían al este hacia lRevenue Tower del Gobierno. La multitud se dispersó pacíficamente sobre las 3 a.m. del día siguiente.

Los grupos estudiantiles habían prometido intensificar sus acciones si las autoridades no respondían antes de las 5 p.m. del jueves a sus exigencias, que incluyen:

  1. Retiro completo de la ley de extradición pospuesta
  2. Iinvestigación sobre la fuerza policial tras la brutalidad policial en los enfrentamientos del 12 de junio
  3. Retiro del calificativo “disturbio” a la manifestación del 12 de junio
  4. Liberación y retiro de cargos contra los manifestantes arrestados

Vestidos de negro, muchos manifestantes pasaron la noche del jueves al viernes en la parte posterior de la Asamblea Legislativa, lo que obligó al Gobierno a anunciar el cierre de las Oficinas Centrales del Gobierno el viernes por “motivos de seguridad”.

Como más personas se unieron a la manifestación el viernes 21 por la mañana, las reuniones legislativas se cancelaron y los manifestantes se dirigieron hacia la sede de la policía en Wan Chai. Después, la multitud se extendió hacia Revenue Tower del Gobierno y hacia Immigration Tower.

Dirigiéndose a la multitud que se encontrada a las puertas de la sede de la policía, Lam Cheuk-ting y Au Nok-hin, legisladores a favor de la democracia, afirmaron que el Secretario de Seguridad, John Lee, y el Inspector de Policía, Stephen Lo, debían dimitir después de que se utilizara gas lacrimógeno contra los manifestantes el 12 de junio. Au dijo:

Stephen Lo cannot ignore the incidents since June 12 – we must insist on our demands: absolve arrested protesters, investigate police’s abuse of power.

Stephen Lo no puede ignorar los incidentes desde el 12 de junio – debemos insistir en nuestras exigencias: absolver a los manifestantes arrestados, investigar el abuso de poder de la policía.

El famoso joven activista Joshua Wong, del partido a favor de la democracia Demosistō, también se dirigió a la multitud coreando “¡Stephen Lo, sal! y “¡John Lee, dialoga!”.

La superintendente de policía Yu Hoi Kwan dijo a los reporteros que de momento no había planes para una operación de desalojo, pero que la ocupación alrededor de su sede había afectado el despliegue de los servicios de emergencia. Instó a la multitud a dispersarse.

Manifestantes abarrotan la sede de la policía en Hong Kong. Foto: Todd R. Darling/HKFP. Usada con autorización.

Si hay un muro duro y alto y un huevo…

Abucheos y cánticos de “libertad a los justos”, “retráctense” y “los matones de la policía dan vergüenza” se escucharon mientras la multitud aumentaba. Se lanzaron una docena de huevos a la fachada de la sede de la policía, un acto simbólico de la resistencia de la gente expresado por el aclamado escritor japonés Haruki Murakami:

If there is a hard, high wall and an egg that breaks against it, no matter how right the wall or how wrong the egg, I will stand on the side of the egg. Why? Because each of us is an egg, a unique soul enclosed in a fragile egg. Each of us is confronting a high wall. The high wall is the system which forces us to do the things we would not ordinarily see fit to do as individuals . . . We are all human beings, individuals, fragile eggs. We have no hope against the wall: it's too high, too dark, too cold. To fight the wall, we must join our souls together for warmth, strength. We must not let the system control us — create who we are. It is we who created the system.

Si hay un muro duro y alto y un huevo que se rompe al estrellarse, no importa cuánta razón tiene el muro o cuán equivocado esté el huevo, me pondré del lado del huevo. ¿Por qué? Porque nosotros somos un huevo, una única alma encerrada en un frágil huevo. Cada uno enfrenta un muro alto. El muro alto es el sistema que nos obliga a hacer cosas que normalmente no veríamos que fuera adecuado hacer como personas… Todos somos seres humanos, personas, huevos frágiles. No tenemos esperanza contra el muro: es demasiado alto, demasiado oscuro, demasiado frío. Para luchar contra el muro, debemos unir nuestras almas en busca de calor y fuerza. No debemos dejar que el sistema nos controle, que cree lo que somos. Somos nosotros quienes creamos el sistema.

Tsang Chui-mei, artista visual de 47 años, le contó a HKFP que pensaba que las manifestaciones contra la extradición se habían vuelto una oportunidad para unir a la gente de todos los ámbitos de la vida:

All of the messages are from online. There is no single organiser or leader, it’s better this way. All Hong Kong citizens have a right to ask for freedom.

Todos los mensajes están en línea. No hay ningún organizador ni líder, así es mejor. Todos los ciudadanos de Hong Kong tienen derecho a pedir libertad.

Lance Yan, ilustrador de 48 años, le contó a HKFP que se unió a la manifestación el viernes 21 para proteger a los manifestantes jóvenes si se producían enfrentamientos:

We have a responsibility to protect them so that they’re not alone.

Tenemos la responsabilidad de protegerlos para que no estén solos.

Celia Lai, de 23 años y que trabaja en marketing, le contó a HKFP que asistió a la manifestación el miércoles 19 de junio pero se considera una “cobarde” por no estar en las primeras filas. “Quiero hacer más esta vez”, declaró.

“No tenemos ningún líder esta vez”, afirmó, en referencia a la Revolución de los Paraguas de 2014 dirigida por grupos estudiantiles:

It’s more pure and self-motivated, and people are acting on their own will and they’re more determined.

Es más pura y automotivadora, y las personas están actuando por su propia voluntad y están más determinadas.

La última ocupación se produce tras semanas de manifestaciones contra las enmiendas legales a la Ley sobre Delincuentes Fugitivos y Asistencia Jurídica Mutua en Materia Penal propuesta en febrero, que permitiría al Gobierno de Hong Kong ocuparse caso por caso de las solicitudes de extradición de jurisdicciones sin acuerdos previos –-especialmente de China.

Abogados, periodistas, políticos extranjeros y empresas han expresado su preocupación por el riesgo de que haya extradiciones a China continental, donde no hay protección de los derechos humanos. Taiwán también ha dejado claro que, si se aprueba la nueva ley, no recibirá al sospechoso de asesinato cuyo caso desencadenó la propuesta.

El Gobierno anunció la suspensión de la ley el 16 de junio, después de que dos millones de personas se concentraron en las calles de la ciudad para pedir la dimisión del Jefe Ejecutivo Carrie Lam.

Para más información sobre las manifestaciones, lee la cobertura especial de Global Voices sobre los acontecimientos.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.