¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Myanmar bloquea acceso a internet en áreas de conflicto de los estados Rakáin y Chin

Familia de la etnia rohinyá en Sittwe, ciudad capital del estado Rakáin. Fotografía de DYKT Mohigan, Flickr (CC BY 2.0)

El artículo siguiente fue creado por un escritor birmano que prefirió permanecer en el anonimato por razones de seguridad.

El 21 de junio el Gobierno de Myanmar inhabilitó el servicio de internet de manera indefinida en lugares específicos de los estados Rakáin y Chin presuntamente para mantener la paz y el orden en estas zonas.

El Gobierno ordenó a las compañías Telenor, Ooredoo, Servicio Postal y Telecomunicaciones de Myanmar y Mytel que bloquearan internet en ocho lugares del estado Rakáin, al oeste de Myanmar, y uno del estado Chin, al norte del país. Los servicios de llamadas telefónicas y mensajes de texto continúan en funcionamiento. Hacia el 24 de junio, todavía estaba bloqueado el servicio de internet y no había ninguna pauta que indicara cuándo se restablecerá.

U Soe Thein, secretario permanente del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, explicó que el objetivo de esta medida es “mantener la seguridad, la paz y el orden”. El estado Rakáin y la parte sur del estado Chin han sido el escenario donde ocurren los enfrentamientos entre las fuerzas armadas birmanas y el Ejército de
Arakán (AA), grupo armado de la etnia rohinyá, desde 2015.

AA, creado en 2009 para exigir la autodeterminación en la región, se ha enfrentado frecuentemente con las fuerzas armadas birmanas, y los encuentros se intensificaron después de agosto de 2015. El encuentro más reciente se suscitó en abril de 2019.

El estado Rakáin es una región multiétnica ubicada al oeste del país que cuenta con una población de aproximadamente cuatro millones de personas, en su mayoría budista. Entre tanto, se estima que la población de rohinyá, minoría étnica musulmana que vive en ese estado, es de un millón de personas. El Gobierno birmano no reconoce a los rohinyá como grupo étnico de Myanmar, por lo que a muchos no se les concede la ciudadanía.

Rakáin atrajo nuevamente la atención internacional cuando las fuerzas armadas birmanas iniciaron una ‘operación depurativa’ en contra del Ejército de Salvación Rohinyá de Arakán (ARSA) tras los ataques cometidos el 25 de agosto de 2017. Este conflicto con ARSA provocó docenas de muertes e incendios en los pueblos rohinyá, lo que obligó a decenas de miles de personas escapar y refugiarse en el vecino Bangladesh.

En la noche del 21 de junio, las compañías de telefonía móvil enviaron mensajes de texto para informar a los suscriptores que “por orden del Ministerio de Transporte y Comunicaciones se suspenden los servicios de internet y de datos temporalmente. Las llamadas telefónicas y los mensajes de texto continuarán en funcionamiento”. Captura de pantalla de Narinjara News.

De acuerdo con el artículo 77 de la Ley de Telecomunicaciones de 2017, el Gobierno birmano tiene la potestad para trabajar junto con los proveedores del servicio con el fin de controlar o cesar los servicios de comunicación por el bien público. Maung Saungkha de Athan, organización a favor de la libertad de expresión en Myanmar, afirmó que el bloqueo de internet no es un fenómeno nuevo en el país, y citó como ejemplo la decisión del Gobierno de suspender el acceso a internet como respuesta a las protestas antigubernamentales de 2007 (que luego fueron conocidas como la Revolución Azafrán). Saungka advirtió que la desactivación de los datos móviles y las conexiones a internet podrían ser un preludio de más violaciones a los derechos humanos, por lo que instó al gobierno civil a no ser un cómplice en las violaciones de derechos y revocar la restricción de Internet para permitir que las personas difundan información acerca de su situación.

El Gobierno no brindó ninguna razón particular de por qué necesitaba inhabilitar el servicio de internet en este momento específico. Los activistas locales consideran esta medida como una táctica para restringir la comunicación local o evitar que se filtre la información más reciente sobre la situación de la guerra. A pesar de que las llamadas telefónicas y los mensajes de texto se pueden interceptar, las aplicaciones de mensajería en línea codificadas punto a punto son más difíciles de controlar. En una conferencia de prensa reciente, un portavoz del Ejército negó tener conocimiento de la orden que restringe el acceso a internet.

El 24 de junio, tres días después del bloqueo del acceso a Internet, un grupo conformado por organizaciones de la sociedad civil en Rangún, la antigua capital del país, publicó una declaración conjunta en la que exigieron al Gobierno revocar las restricciones al internet en las zonas afectadas, y someter a revisión la legislación existente que facilita la implementación de medidas restrictivas. Además, el Parlamento del estado Rakáin presentó una solicitud urgente ante el Parlamento de la Unión para revocar inmediatamente las restricciones.

A pesar de que la agencia de noticias Narinjara informa regularmente sobre las víctimas civiles e incluso los arrestos de civiles acusados de tener relación con el Ejército de Arakán (AA) que realiza el Gobierno, los enfrentamientos en Rakáin no reciben la atención de los medios nacionales. La región es también inaccesible para las cadenas de medios informativos por la orden gubernamental de controlar la información sobre los enfrentamiento armados y las operaciones militares, en particular los que involucraban a los rohinyá. Esto explica en parte por qué el bloqueo de internet en una región importante del país durante días solo ha recibido una mínima cobertura en los medios y tenido poca reacción del público.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.