¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

El efecto dominó de las protestas contra la extradición de Hong Kong en la política de Taiwán

Manifestación internacional de solidaridad en Taiwán de apoyo a las protestas contra la extradición de Hong Kong, 16 de junio. Foto de Benson Tsang. Usada con autorización.

Tal vez no te sorprenda saber que las recientes manifestaciones en Hong Kong contra las enmiendas propuestas a leyes locales de extradición tuvieron un impacto significativo en Taiwán. Los hechos desencadenaron varias manifestaciones de solidaridad, en las que muchos expresaron el temor de que Taiwán podría pasar por lo mismo que Hong Kong si pasara a control chino.

La mayoría de medios tradicionales taiwaneses están alineados con la coalición panazul (a favor del Kuomintang) y, dada la tendencia a minimizar las noticias negativas de China continental, no han dado una gran cobertura a la protestas en Hong Kong. Sin embargo, las protestas masivas del 9 de junio, seguidas por las manifestaciones con más de dos millones de personas del 16 de junio, captaron la atención de la mayoría de taiwaneses.

Los taiwaneses también participaron en manifestaciones de solidaridad internacional contra la ley de extradición de Hong Kong. Durante siete días consecutivos después del 9 de junio, grupos de la sociedad civil taiwanesa, incluidos activistas del exmovimiento girasol, grupos de iglesias, organizaciones socialistas, hongkongeses que viven en Taiwán, taiwaneses que viven en Japón y portavoces del Partido Progresista Democrático tomaron turnos para organizar las manifestaciones. La mayor movilización ha sido la del 16 de junio, organizada por una nueva coalición de ONG llamada Frente de Ciudadanos de Taiwán. Concurrieron 10 000 participantes.

Protesta contra el “capital rojo” en el sector de medios de Taiwán el 24 de junio. Foto de la página de Facebook Impolite TW (atributiva).

También destacó entre las protestas de solidaridad con Hong Kong la manifestación masiva contra la influencia de Pekín en medios taiwaneses el 24 de junio. La manifestación atrajo a 100 000 participantes, una señal de que los organizadores y manifestantes han tomado el deterioro de las libertades políticas en Hong Kong desde la entrega a China en 1997 como un aviso para la sociedad taiwanesa.

La situación en Hong Kong parece haber obligado a los políticos del partido del Kuomintang (KMT) a retractarse de declaraciones políticas en las que defendieron la implementación de “Un país, dos sistemas” en Taiwán como el de Hong Kong.

Taiwán ha sido un estado autónomo de facto desde 1949, cuando el KMT fue derrotado en la guerra civil china y se reubicó en la isla. En 1992, el KMT firmó un consenso de “Una China” con Pekín, en el que ambos partidos acordaron que China continental y Taiwán constituyen un solo país —pero las interpretaciones de lo que conlleva ese consenso son muy discutidas.

En enero de 2019, el discurso por Año Nuevo del presidente chino Xi Jinping sobre relaciones a través del estrecho, reafirmó que “Un país, dos sistemas” es el marco para la unificación de Taiwán con China según el consenso “Una China con diferentes representaciones de 1992″. Aunque el KMT destacó que el pueblo taiwanés no está listo para aceptar la implementación de “Un país, dos sistemas”, sigue aceptando el consenso de “Una China”, y no niega el marco de “Dos sistemas” en principio.

Pero los efectos en Taiwán después de las protestas en Hong Kong llevaron a los aspirantes presidenciales, incluidos Eric Chu, Terry Gou y Han Kuo-yu, a revertir el curso y afirmar que nunca permitirían que “Un país, dos sistemas” se implementara en Taiwán.

Este giro fue tal vez más dramáticamente visible en el caso de Han Kuo-yu del KMT, actual alcalde de la municipalidad de Kaohsiung y posible candidato del KMT en las elecciones presidenciales de 2020. Han tiene reputación de ser “pro-China”, expresa abiertamente su apoyo al consenso “Una China” y se ha comprometido a desarrollar relaciones comerciales más ceranas con China por medio de inversiones chinas. En marzo, en viaje a Hong Kong, se reunió con Wang Zhimin, director de la oficina de enlace de Pekín en Hong Kong, de una manera que eludió los canales diplomáticos normales.

Incluso después de la multitudinaria manifestación contra la extradición en Hong Kong, Han se ha negado a comentar sobre la política de China en Hong Kong, y sostiene que “no sabía” de las protestas de Hong Kong.

Sin embargo, después de que Terry Gou, otro posible candidato presidencial del KMT, criticó públicamente “Un país, dos sistemas”. Han dio un giro y afirmó que el sistema sistema solamente se implementaría en Taiwán “sobre mi cadáver” —expresión atribuida originalmente a Wang Shi-jian, concejal del Partido Progresista Democrático, durante el movimiento girasol, las masivas protestas de 2014 contra la ley de comercio del KMT que proponía convertir a Taiwán en una zona de libre comercio de China.

Los repentinos giros de Han y otros candidatos del KMT sobre “Un país, dos sistemas” son probablemente una estrategia electoral más que una opción política sincera —reacción al efecto dominó de las protestas contra la extradición de Hong Kong. Ciertamente, se ha atribuido un repunte en los índices de votación de la actual presidenta Tsai Ing-wen y su victoria en las primarias presidenciales del Partido Progresista Democrático sobre el ex primer ministro William Lai a la influencia de ls protestas en Hong Kong. Tsai ha estado tomando Hong Kong como una referencia del futuro de Taiwán, y en un discurso del 10 de junio destacó:

一國兩制對台灣來說,是絕對不能接受的。一旦接受一國兩制,我們就會失去捍衛自由、民主與人權的權利,也會失去選擇自己未來的權利。

我也要呼籲台灣人民繼續關注香港的發展,一起來撐香港,也一起來保衛台灣。

Taiwán nunca aceptaría Un país, dos sistemas. Una vez que aceptemos ese marco, perderemos nuestros derechos a  defender la libertad y la democracia, perderemos nuestro derecho a decidir nuestro futuro.
Quiero instar al pueblo taiwanés a prestar atención a las novedades de Hong Kong, para apoyar a Hong Kong y defender a Taiwán.

La circunstancia política que ha llevado al cambio en la opinión pública es similar al aumento del apoyo popular a Tsai después del discurso de Año Nuevo de Xi Jinping sobre relaciones a través del estrecho.

De otro lado, las críticas públicas a “Un país, dos sistemas” del KMT, afín a China, también generaría un efecto dominó en Hong Kong, pues Pekín puede no estar muy consciente de que su política en Hong Kong no se trata solamente de la ciudad, tiene consecuencias mayores para su sueño de ‘Una China’

Actualmente, el proyecto de ley de extradición aún no ha sido totalmente retirado en Hong Kong. Las olas periódicas de protesta continúan. Aunque el Gobierno de Hong Kong muestra pocos signos de retractarse, se ha notado que las apariciones públicas de la jefa ejecutiva hongkonesa, Carrie Lam, se han vuelto cada vez menos frecuentes en las últimas semanas. Es obvio que Pekín ha aflojado su presión en Hong Kong por el momento, pero el curso de los acontecimientos en Hong Kong sigue incierto.

Para leer más sobre la protesta en Hong Kong contra la extradición a China visita la página de cobertura especial de Global Voices.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.