¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Esta jamaicana lucha contra la “pobreza menstrual’ y las actitudes desalentadoras hacia la salud reproductiva

Shelly-Ann Weeks habla sobre la salud reproductiva femenina en un evento del Instituto de Jamaica en marzo de 2019. Foto cortesía de Her Flow Foundation.

Impulsada por su determinación de marcar una diferencia en la salud sexual reproductiva femenina jamaicana, la escritora y columnista Shelly-Ann Weeks —conocida cariñosamente como “doctora Sexy-Ann” en Twitter y Facebook — utiliza medios convencionales y medios digitales para centrarse en temas tradicionalmente tabúes.

Por ejemplo: la “pobreza menstrual”. En su calidad de directora ejecutiva de Her Flow Foundation, iniciativa para abordar el estigma y la vergüenza asociados a la menstruación, Weeks estableció el primer Día del Conocimiento sobre la Menstruación de Jamaica, que tuvo lugar en octubre de 2016, así como la Semana del Conocimiento sobre la Menstruación, celebrada en octubre de 2017.

Para noviembre de 2018, Weeks había organizado la primera Conferencia de la Pelvis Saludable en la capital jamaicana, Kingston. Durante el pasado año académico, llevó a cabo sesiones de concienciación en 27 escuelas, y llegó a más de 5000 estudiantes —hombres y mujeres— gracias a la financiación de la embajada de Estados Unidos.

Desde hace tiempo, Weeks ha reconocido que este asunto tiene mucho que ver con antiguas actitudes sociales, mitos y creencias culturales y también con la posición económica. Entre varias tazas de café, hablamos sobre las complejidades de lo que todavía es un tema un tanto tabú y sobre porqué decidió escribir un libro al respecto.

Shelly-Ann Weeks holds up a pack of pads as she talks to youth about menstruation. Photo courtesy of Her Flow Foundation.

Emma Lewis (EL): Ya eras una personalidad mediática conocida en el ámbito de las relaciones y la salud sexual, pero ¿cómo empezó Her Flow?

Shelly-Ann Weeks (SW): I started Her Flow in 2016 as part of a project I was doing with WE-Change [a rights-based lesbian, bisexual and transgender advocacy group]. I zoomed in on female reproductive health. I visited three schools to talk to students about puberty, mostly geared towards consent — that it’s OK to say “No.”

One girl told me she was able to make one menstrual pad last five days. I am not often speechless, but that shocked me! I thought, “Okay, I am going to get this girl some pads!” Talking to women while I was writing my first book, I realised so many have problems affording the products they need every month. And for the woman who has daughters, she literally has to choose between buying them pads and feeding them.

I realised that internationally there is a conversation going on around period poverty…the need is much greater than I had thought. I wanted to create a space where women could get access to pads free of cost, no questions asked. Because it’s a dignity issue as well.

Shelly-Ann Weeks (SW): Empecé Her Flow en 2016 como parte de un proyecto que estaba haciendo con WE-Change [un grupo de defensa basado en los derechos de las lesbianas, los bisexuales y los transexuales]. Me enfoqué en la salud reproductiva femenina. Visité tres escuelas para hablar con los estudiantes sobre la pubertad, con atención principal en el consentimiento —en que está bien decir “No”.

Una chica me dijo que pudo hacer que una toalla sanitaria durara cinco días. No son pocas las veces que me quedo sin palabras, pero ¡eso me dejó conmocionada! Pensé: “Bien, ¡voy a conseguir toallas sanitarias para esta chica!”. Hablaba con mujeres mientras escribía mi primer libro, y me di cuenta de que muchas no tienen medios para comprar los productos que necesitan todos los meses. Y la mujer que tiene hijas literalmente tiene que elegir entre comprarles toallas sanitarias o darles de comer.

Me di cuenta de que a nivel internacional se hablaba sobre la pobreza menstrual… la necesidad es mucho mayor de lo que había pensado. Quise crear un espacio donde las mujeres pudieran tener acceso a toallas sanitarias de forma gratuita, sin preguntas. Porque también es un asunto de dignidad.

EL: En tu defensoría, has hablado sobre “romper el silencio” sobre este tema. ¿Podrías explicar qué quieres decir?

SW: Pain is a big part of women’s lives. We are not comfortable articulating to a doctor — we can’t even say the word “vagina” — and a lot of us end up suffering in silence. There are many myths and straight-up wrong information about periods. People are very superstitious. It’s really important, I think, for us to first of all, break the silence. This “hush-hush” attitude to female reproductive health is dangerous. If we are able to talk openly, there are a lot of benefits. Your quality of life is improved. The silence stops you from getting help.

SW: El dolor es una parte importante de la vida de las mujeres. No nos sentimos cómodas de expresarlo delante de un médico —ni siquiera podemos decir la palabra “vagina”— y muchas acabamos sufriendo en silencio. Hay muchos mitos e información absolutamente errónea sobre la menstruación. La gente es muy supersticiosa. Creo que antes que nada, para nosotras es realmente importante romper el silencio. Esta actitud de silencio hacia la salud reproductiva femenina es peligrosa. Si pudiéramos hablar abiertamente habría muchos beneficios. Tu calidad de vida mejora. El silencio no te deja obtener ayuda.

EL: ¿Por qué crees que el tema de la menstruación es tan “tabú”? ¿De dónde viene esto?

SW: Oh, it’s clear: the Bible! A lot of Jamaicans’ feelings about female reproductive health — or even the rules about what women are allowed or not allowed to do — come from religion. And in Jamaica, that’s Christianity. If you think about the way the Bible talks about periods, the word ‘unclean’ comes up a lot. Even some Rastafarians in Jamaica actually do believe that a woman should be shut away and not allowed to come out until her period blood has been passed. Girls are taught to wash their underwear as soon as they remove it and not to let anyone know that she’s on her period. She needs to keep it to herself. Men and women are taught this way. But women push it more than men do.

SW: Oh, está claro: ¡la Biblia! Muchas creencias de los jamaicanos con respecto a la salud reproductiva femenina —o incluso las normas sobre lo que las mujeres tienen permitido o no hacer— vienen de la religión. Y en Jamaica, es el cristianismo. Si piensas en cómo habla la Biblia sobre la menstruación, la palabra ‘impuro’ aparece mucho. Hasta algunos rastafaris de Jamaica en realidad creen firmemente que una mujer debería quedar encerrada sin permiso para salir hasta que su sangrado menstrual haya concluido. A las niñas se les enseña a lavar su ropa interior en cuanto se la quitan y no dejen que nadie sepa que están menstruando. Debe tenerlo en reserva. A los hombres y a las mujeres se les enseña así. Pero las mujeres se esfuerzan más que los hombres.

Mujeres activistas comunitarias son condecoradas en un agasajo organizado por Her Flow Foundation. Shelly-Ann Weeks es la sexta desde la derecha. Foto cortesía de Her Flow Foundation, utilizada con autorización.

EL: En las escuelas que has visitado, ¿cuál fue la respuesta de los profesores, los estudiantes y los orientadores?

SW: The teachers and counsellors love the book — there is nothing like it out there. There isn’t really a consistent way of teaching these matters; a lot depends on the personal whims of the teachers. We visited primary schools, where many girls have already started their periods. We insist that boys are a part of the class. If the boys are included, they know what’s going on. They’re exposed to something they never understood before. We invoke empathy in them; we teach them how to be more supportive. Engaging boys can only be a positive thing.

I think it’s important not to talk “at” the girls. We tend to underestimate how much information they can handle. It helps to show them that you know what it’s like.

What I have learned is that the biggest roadblock to all of this is their parents…especially the mothers. They should know that being kept in the dark is not helpful! The person who is hurt the most is the child.

SW: A los profesores y los orientadores les encanta el libro —no hay nada igual. Realmente no existe una manera coherente de enseñar estos temas; una buena parte depende de las preferencias personales de los profesores. Hemos visitado escuelas primarias donde muchas chicas ya han tenido su primera menstruación. Insistimos en que los chicos deben formar parte de la clase. Si incluimos a los chicos, ellos sabrán qué es lo que está pasando. Están expuestos a algo que nunca antes han entendido. Despertamos empatía en ellos; les enseñamos cómo ser más comprensivos. Involucrar a los chicos solo puede ser algo positivo.

Creo que es importante no simplemente soltar una charla a las chicas. Tendemos a subestimar la cantidad de información que pueden manejar. Ayuda mostrarles que sabes lo que se siente.

He descubierto que el mayor obstáculo en todo esto son sus padres… sobre todo las madres. ¡Deberían saber que mantener a alguien en la ignorancia no ayuda! El que más daño sufre es el niño.

EL: ¿Cómo difundes el mensaje en tu labor de defensoría?

SW: Social media has been a major tool from day one. We ran a social media campaign to donate products to schools and other institutions (the women’s prison, girls’ homes). I have had great support from Jamaicans living abroad, who have sent barrels. The public has really responded positively.

I would like to identify some funding to do some formal research on the extent of period poverty in Jamaica — I would like to see what that looks like. I know the need is there.

SW: Las redes sociales han sido una herramienta muy importante desde el primer día. Hemos realizado una campaña en las redes sociales para donar productos a escuelas y otras instituciones (cárcel de mujeres, hogares para niñas). He tenido mucho apoyo por parte de jamaicanos que viven en el extranjero y que han enviado motones. El público realmente ha respondido de forma positiva.

Me gustaría encontrar fondos para realizar una investigación formal sobre el alcance de la pobreza menstrual en Jamaica —me gustaría ver cómo es. Sé que la necesidad existe.

EL: ¿Qué trabajo has hecho en 2019 y cuáles son tus planes de futuro?

SW: In March, we honoured ten women doing amazing community work at a Celebrate Her brunch and we partnered with Desnoes and Geddes Foundation to fête over 100 students while giving them a period education session. In April, we partnered with young author and activist Marley Dias and the GrassROOTS Community Foundation in New Jersey to donate products to a high school in Montego Bay. We also partnered with Always on an End Period Poverty campaign, donating 13,000 packs of pads to girls in 20 high schools.

In September, in partnership with Jamaica AIDS Support for Life, we are planning a Live Safe college tour of 20 community and teachers’ colleges where we will offer free STD and HIV tests, period education sessions, condom distribution and more.

October is our Period Awareness Month. On Period Awareness Day, October 24, we will seek to spark a national conversation to seriously address the stigma and shame associated with menstruation through public awareness events. Our second Healthy Pelvis Conference on October 27 will address a range of female reproductive health issues.

In November, we are planning a Period Conference to help parents, guardians, and children. Men, especially fathers, will be encouraged to attend and participate.

It’s a full calendar!

SW: En marzo, en una invitación de Celebrate Her, condecoramos a diez mujeres que han hecho un trabajo comunitario increíble y nos hemos asociado con Desnoes and Geddes Foundation para celebrar con más de cien estudiantes mientras realizábamos con ellos una sesión educativa sobre la menstruación. En abril, nos asociamos con Marley Dias, joven autor y activista, y con GrassROOTS Community Foundation en Nueva Jersey para donar productos a una escuela de secundaria en Montego Bay. Asimismo, nos asociamos con Always en una campaña Acaba con la Pobreza Menstrual y donamos 13 000 paquetes de toallas sanitarias a chicas en 20 escuelas de secundaria.

Para septiembre, en colaboración con Jamaica AIDS Support for Life, estamos planificando realizar una gira de Vida Segura por 20 escuelas universitarias públicas y escuelas de formación de profesores, donde ofreceremos pruebas gratuitas de VIH y enfermedades de transmisión sexual, sesiones educativas sobre la menstruación, distribuiremos preservativos y más.

Octubre es nuestro Mes de Conocimiento sobre la Menstruación. El Día de la Conocimiento sobre la Menstruación, el 24 de octubre, buscaremos suscitar una conversación a nivel nacional para abordar de manera seria el estigma y la vergüenza asociados a la menstruación a través de eventos para dar a conocer al público. Nuestra segunda Conferencia de la Pelvis Saludable del 27 de octubre abordará diversos asuntos relacionados con la salud reproductiva femenina.

Para noviembre, estamos planificando realizar una Conferencia sobre la Menstruación para ayudar a padres, tutores y niños. Exhortaremos a que los hombres asistan y participen, sobre todo a los padres.

¡Tenemos la agenda llena!

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.