¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

#MeToo en Myanmar: Dos documentales sobre cómo movimiento global ha inspirado a las mujeres a hablar

“Recién ahí entendío que me habían vendido”. La trabajadora inmigrante Lazing Lu Bu narra cómo fue vendida para casarse con un hombre chino. Captura de pantalla de un video de YouTube.

Cada vez más mujeres de Myanmar están contando historias sobre experiencias de abuso sexual y su lucha para combatir la discriminación de género. A continuación hablamos de dos documentales que muestran a mujeres hablando contra la violencia y defendiendo la igualdad de género.

El documental “MeToo Myanmar”, producido por el Instituto de Periodismo de Myanmar para Mizzima TV y emitido en abril de 2019, investiga el problema de la violencia sexual en la sociedad y cómo sigue victimizando a muchas mujeres a pesar de la aprobación de leyes que pretenden proteger a los segmentos vulnerables de la población.

En el documental aparecen mujeres que han sido víctimas de tráfico de personas, malos tratos y acoso sexual en el lugar de trabajo. Narra historias concretas de jóvenes inmigrantes que fueron obligadas a casarse con hombres chinos cerca de la frontera entre China y Myanmar, adolescentes violadas por familiares e incluso por un monje budista, y esposas que huyen de relaciones traumáticas.

En noviembre de 2018, el Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU) emitió un cortometraje con mujeres que hablaban sobre sus experiencias con las normas de género, las desigualdades de género y los derechos de la mujer en Myanmar.

“La película analiza la desigualdad de género como el origen de la violencia contra mujeres y niñas, y da voz a mujeres y hombres normales y extraordinarios al mismo tiempo”, según la presentación hecha por el FPNU.

Ambas películas recalcan cómo el movimiento global #MeToo ha inspirado cada vez a más mujeres en Myanmar para hacer frente a sus agresores y denunciar la violencia sexual.

Una de tales mujeres es Eain Chit, famosa cantante que contó en el documental “MeToo Myanmar” que había recibido ofertas sexuales y le habían pedido cantar y bailar en privado para clientes ricos.

Después de narrar más casos de abuso de mujeres que han sido violadas y atacadas, el documental señala la necesidad de aplicar leyes que defiendan los derechos de las mujeres:

Myanmar has signed the United Nations Convention on Anti-Discrimination Against Women in 1997, but all stories in this documentary prove that special laws to protect women don't work in here. On the contrary, it's more likely rape and other sexual violence against women is increasing.

Myanmar suscribió la Convención de Naciones Unidas sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la mMujer en 1997, pero todas las historias del documental demuestran que las leyes especiales para la protección de la mujer no funcionan aquí. Por el contrario, las violaciones son muy comunes y están incrementándose otras formas de violencia sexual contra mujeres.

Según las cifras del Gobierno, los casos de violación denunciados aumentaron de 671 en 2016 a 897 en 2017.

El principal reto a la hora de fomentar el bienestar de la mujer consiste en resistirse al pensamiento feudal, como el concepto de hpon que promueve la supuesta superioridad y espiritualidad positiva del hombre sobre la mujer. Esta posición desigual entre hombres y mujeres las ha obligado a permanecer calladas si sufrían violencia sexual. Se ha promovido una cultura de miedo unida al concepto de que los hombres tienen derecho natural a dominar a las mujeres. Sin embargo, desde 2018, el movimiento #MeToo ha dado confianza a muchas mujeres en Myanmar para cuestionar el concepto de hpon.

En una entrevista con Tea Circle, foro en línea centrado en temas de Myanmar, la investigadora y activista Aye Thiri Kyaw cita un incidente inspirado por #MeToo en 2018:

…a few teenage girls publicly denounced a popular and famous fortune teller, saying that he had sexually abused them when they visited him a few years back. Their public declaration was a surprise to people, given the age of the girls, and the social prominence of the fortune teller.

…un grupo de muchachas denunció públicamente a un famoso adivino, dijeron que había abusado sexualmente de ellas cuando lo visitaron unos años antes. Su declaración pública fue una sorpresa para todos, por la edad de las chicas y la importancia social del adivino.

Añade que muchas mujeres también han acusado al jefe de una ONG de acoso y agresión sexual.

En Tea Circle también se entrevistó a May Sabe Phyu, activista de Kachín, que explicó lo que motiva a algunas mujeres abusadas a contar sus historias:

Women in Myanmar have suffered in silence. Now they understand that sexual violence is not their fault. They hear other women’s stories, and they realize that their stories will never be heard unless they speak out.

Las mujeres de Myanmar han sufrido en silencio. Ahora comprenden que la violencia sexual no es su culpa. Escuchan las historias de otras mujeres y se dan cuenta de que sus historias nunca se escucharán a menos que las cuenten.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.