¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Video revela métodos violentos usados por las fuerzas gubernamentales en combate contra ataques del norte de Mozambique

Retrato de viviendas consumidas por incendios provocados durante los ataques. Foto: Borges Nhamire, 2018. Usada con la debida autorización.

Un video que circula en redes sociales muestra a personas vestidas con el uniforme de las Fuerzas Armadas de Defensa de Mozambique (FADM) que torturan y humillan a un supuesto civil, en la lucha contra los atentados que desde octubre de 2017 aterrorizan la provincia de Cabo Delgado, en el extremo norte de Mozambique, como ya ha escrito Global Voices.

En las imágenes, se puede ver a los agresores golpeando a la víctima porque supuestamente no dio una respuesta satisfactoria cuando le preguntaon qué estaba haciendo en las inmediaciones de esa posición militar. Uno de los uniformados incluso sugirió que se disparara a la víctima mientras otro buscaba agua, probablemente para la tortura conocida como ahogamiento simulado.

El diario mozambiqueño CanalMoz publicó en Facebook que el video fue grabado por un militar de las FADM, en una ronda de patrullaje contra los y que en realidad así es como operan:

Cidadãos são torturados sem que ninguém lhes defenda, numa cruzada de brutalidade sem paralelo.

Ciudadanos torturados sin que nadie los defienda, en una cruzada de brutalidad sin precedentes.

Escenas como esta se repiten todos los días, según Omardine Omar, periodista de la Carta de Moçambique, que también denuncia el secuestro de comerciantes en las zonas de los atentados, supuestamente porque se considera que están alimentando a los atacantes.

Se sabe que a finales de 2018, la organización de derechos humanos Human Rights Watch (HRW) denunció detenciones arbitrarias, malos tratos y ejecuciones sumarias de decenas de sospechosos de pertenecer a grupos armados.

La situación provocó comentarios diversos en redes sociales, una parte condena los métodos agresivos de las FADM, mientras que otra incentiva con el argumento de que las incursiones de los atacantes también han brutales que han tenido como resultado la muerte de más de 200 personas, en su mayoría civiles, y en el incendio de casas, emboscadas de vehículos, saqueo de propiedad pública y privada.

Recientemente, el presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, calificó los actos como acciones terroristas y garantizó que las Fuerzas de Defensa y Seguridad permanecerán en el terreno para luchar sin tregua y que no descansarán hasta que se restablezca la paz.

Mientras tanto, el ministro de Defensa Nacional de Mozambique, Atanásio Ntumuke, y la Policía de la República de Mozambique han transmitido en sus mensajes una idea de que la situación está bajo control, lo que se contradice con los informes locales. Según HRW, los periodistas que intentan informar sobre la lucha son intimidados y detenidos por las fuerzas gubernamentales.

En una carta escrita durante la visita del papa Francisco a Mozambique, el obispo de la diócesis de Cabo Delgado, monseñor Luiz Fernando Lisboa, cuestiona la eficacia de las políticas del Gobierno en la lucha contra el grupo que aterroriza la provincia, y las razones del hermetismo sobre el tema:

A imprensa fala do encontro de autoridades com jornalistas, como um encontro de intimidação e ameaça. Fala-se de agentes que estão infiltrados entre a população para não deixar passar nenhuma informação. O que pretendem as autoridades civis e militares, criando este clima de secretismo e silêncio? Qual é o segredo que não querem revelar nem que seja revelado? Porque não se deixam ajudar nas investigações por jornalistas corajosos, sérios e responsáveis?

La prensa habla de la reunión de las autoridades con los periodistas como una reunión de intimidación y amenaza. Se habla de agentes que se infiltran en la población para no pasar por alto ninguna información. ¿Qué quieren las autoridades civiles y militares, con este clima de secreto y silencio? ¿Cuál es el secreto que no quieren revelar aunque se haya revelado? ¿Por qué no dejan que los ayuden en las investigaciones periodistas valientes, serios y responsables?

Quieren instalar estado independiente en el Mozambique y sur de Tanzania

Como parte de sus esfuerzos por combatir los ataques, las fuerzas gubernamentales han detenido a varios ciudadanos nacionales y extranjeros sospechosos de formar parte del grupo extremista. Después de que en abril el Tribunal Provincial de Cabo Delgado sentenció a 37 personas y a otras 23 personas en junio, actualmente hay 26 acusados tras la finalización de la investigación de la fiscalía de otros tres procesos.

La fiscalía señala como causas de los delitos que el grupo pretende, a través de sus acciones, crear inestabilidad y evitar que las poblaciones asistan al Sistema Nacional de Educación y Salud. Por este motivo, avanza la investigación fiscal que menciona el periódico Savana. Según la acusación, los atacantes tienen la intención de establecer un estado independiente que anexe los distritos de la región norte de la provincia y la parte sur de la República Unida de Tanzania, con orientación de radicalismo islámico.

Por su parte, la comunidad islámica de Mozambique se ha distanciado de los ataques que se han asociado a su religión. Filipe Nyusi considera que los promotores son hombres que no quieren mostrar su rostro, de alguna manera y a través de sus pronunciamientos se esfuezan para que la opinión pública los confunda con hombres que defienden el Islam.

La provincia de Cabo Delgado limita con Tanzania y comparte un idioma, el suajili. En un ataque registrado en la noche del 26 de junio, al menos 11 personas murieron, dos mozambiqueños y nueve tanzanos. La situación llevó a que las Fuerzas de Defensa y Seguridad de ambos países acordaran llevar a cabo operaciones conjuntas en la zona fronteriza para hacer frente a los ataques.

Un mapa interactivo que rastrea las actividades del Estado Islámico situó el extremo norte de Mozambique como otro punto de conflicto después de que la organización yihadista reclamara al menos dos ataques.

Mientras tanto, la supuesta participación de ISIS en Mozambique ha sido cuestionada. La consultora Risk Advisory, que sigue la dinámica de los atentados, consideró que la primera afirmación es “engañosa” por sugerir una presencia no probada en el territorio. La policía mozambiqueña también negó la veracidad del ataque.

En el segundo caso, Samuel Ratner, experto en seguridad del portal de Zitamar News, constató que había una discrepancia entre el ataque reportado y la reivindicación de ISIS.

Siete muertos en Mozambique por ataque yihadista reivindicado por el Estado Islámico: fuentes.
———
Las discrepancias entre el ataque real y las afirmaciones de ISIS son instructivas: los ataques parecen ser concebidos según una estrategia de los insurgentes, pero son reivindicados según una estrategia de ISIS. Cooptación sin coordinación.

Proyectos de exploración de gas bajo amenaza

La provincia de Cabo Delgado sigue siendo rica en bosques de madera, grafito, rubíes y oro, y los ataques tienen lugar cerca de una de las mayores reservas de gas natural del mundo, en las aguas profundas de la cuenca del Rovuma, que cubre la frontera norte de Mozambique con Tanzania.

Es más, varios gigantes petroleros, especialmente el italiano ENI y los estadounidenses Anadarko y ExxonMobil, se preparan para extraer gas natural en un proceso que generará fuerte crecimiento de la economía del país.

El Instituto Nacional de Petróleo de Mozambique admite su preocupación por la violencia y considera que la situación debe ser controlada “lo antes posible” para facilitar el desarrollo de proyectos. Sin embargo, la prensa revela que las multinacionales han contratado fuerzas de seguridad con capacidad de reconocer, informar y combatir para garantizar los intereses empresariales.

No está claro si es una medida adoptada en colaboración con el Gobierno de Mozambique, pero se sabe que el presidente Nyusi ha admitido el uso de “medidas extraordinarias” con las multinacionales para hacer frente a los ataques.

Durante su visita a Mozambique, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, expresó la disponibilidad de la Unidad de Naciones Unidas contra el Terrorismo para ayudar al país a combatir a los grupos armados.

A mediados de julio de 2019, los ministros de seguridad de la comunidad del sur de África, incluido Mozambique, aprobaron la política y su plan de acción para combatir el terrorismo:

The meeting deliberated on the alarming threats posed by terrorism and transnational cross border crime, and approved the SADC Regional Counter Terrorism Strategy and its Action Plan, and Member States were urged to implement the Terrorism Strategy and Plan, and to continue devising preventive interventions against, radicalisation, terrorism and transnational organised crime.

La reunión deliberó sobre las alarmantes amenazas que plantea el terrorismo y la delincuencia transnacional, y aprobó la estrategia regional contra el terrorismo da SADC y su plan de acción. Se exhortó a los estados miembros a implementar la estrategia y plan de terrorismo y a continuar las intervenciones preventivas contra la radicalización, terrorismo y delincuencia organizada transnacional.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.