¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Tour Delirio: Salsa, vigilancia y género desde las calles de Cali, Colombia

Las ciudades son espacios tecnológicos. Esta realidad no necesariamente se limita al concepto de ciudades inteligentes (smart cities), un concepto aún ambiguo y sujeto a constante revisión. La proliferación de las cámaras de seguridad, las infraestructuras de transporte y energía y la adopción cada vez mayor de las tecnologías de comunicación entre la población general ofrecen amplia evidencia para sustentarlo.

Sin embargo, estas características están acompañadas de uno de los temas que más preocupan a los defensores de los derechos humanos: la vigilancia de parte de los gobiernos y corporaciones. Al insertarse en un contexto latinoamericano y abordarse desde el género, el tema cobra mayor urgencia para nuestros tiempos.

Ello ha llevado a María Juliana Soto a crear un novedoso proyecto transmedia titulado Tour Delirio: Salsa y Vigilancia, un cómic digital cuyo propósito es promover que más personas participemos de la conversación sobre vigilancia en la internet. Y todo al ritmo de la salsa.

Laura Vidal conversó con María Juliana Soto sobre estos temas y le pidió que hablara un poco sobre las implicaciones de la vigilancia estatal, corporativa y social desde el punto de vista de los derechos humanos:

María Juliana Soto (MJS): Promover el tema de la seguridad digital y la privacidad en internet ha sido un reto para mí. […] Las corporaciones nos han ganado, lo tenemos todo muy naturalizado. […] Pues tienen a su favor la facilidad de los servicios que ofrecen, por ejemplo, WhatsApp, la narrativa de lo gratis, de lo necesario, de lo indispensable. Mis amigas me miran raro cuando les digo que hablemos por Signal, por ejemplo. Tenemos que hacerle más preguntas a esas narrativas que naturalizan que entreguemos nuestros datos e información a terceros.

Tour Delirio es un esfuerzo por traer la conversación a la gente. Como indicó su creadora, hace falta crear más conciencia sobre la importancia de interrogar servicios como Facebook y Google, los cuales han sido cuestionados por recopilar enormes cantidades de datos sobre sus usuarios para luego utilizarlos de maneras no tan transparentes:

MJS: Con Tour Delirio lo que quiero es despertar esas preguntas, esa curiosidad de saber adónde van nuestros datos, o si alguien lee nuestras conversaciones. Despertar la curiosidad, y un poco la malicia frente al uso de tecnologías. […] Como ciudadanos nos falta más curiosidad y más perspicacia. […] A la tecnología le hemos creído todo.

¿De qué no se está hablando aún?

El asunto de la vigilancia se inserta en varios problemas que no son nuevos en Latinoamérica. De ahí la importancia de cuestionar los discursos sobre vigilancia y privacidad:

MJS: No se habla mucho de finalmente a quién se vigila. Hay comunidades que se vigilan para que no les pase nada, y hay otras a las que se les vigila para tenerlos controlados. Es un secreto a voces que a unos se les cuida y a otros se les controla.

La vigilancia ha sido equiparada con seguridad. En estos días cualquier candidato político habla de cámaras de vigilancia y de aumentar el uso de dispositivos tecnológicos para mejorar la seguridad en las ciudades. A pesar de que existen estudios y posturas críticas que demuestran la ineficacia de estas estrategias y el riesgo en el que ponen el derecho a la privacidad. Sin embargo, no hay una exploración crítica ni se cuestionan estas propuestas.

La conversación luego giró en torno a qué pudiera significar privacidad en un contexto Latinoamericano:

MJS: ¿Qué es la privacidad en un barrio popular de una ciudad como Cali, en Colombia? Donde las casas son de puertas abiertas, donde familias numerosas comparten una misma casa, donde la gente está afuera, en el barrio, contándose todo. Hay una idea de privacidad que se rompe todo el tiempo. Otras culturas son mucho más distanciadas.

Así se arman las comunidades en estos territorios. Muy de puertas pa’ fuera. Lo que queda adentro es mucho menos en comparación a otras sociedades. En este contexto, hablar de la importancia de la privacidad supone un esfuerzo distinto, una estrategia distinta.

La intersección entre género y vigilancia

En Tour Delirio son todas mujeres. La intersección de la vigilancia y las mujeres —o los problemas de género— y también diferencias de clases sociales y discriminación étnica son cuestiones medulares en la conversación más amplia sobre vigilancia y privacidad:

MJS: El tema de género apareció con la música. Yo empecé jugando a hacer una playlist con una amiga, con canciones que podrían habernos dedicado Google o las oficinas de vigilancia de Estados Unidos. Era un juego. Pero escuchando las letras caímos en cuenta de que había algo más. Estas canciones hablaban de mujeres. Más allá del chiste de que “every breath you take” parece escrita por la NSA [National Security Agency, por sus siglas en inglés], nos dimos cuenta de que esto es sobre un hombre que vigila a una mujer. Y de ahí pasamos a la salsa, que es la música que nos conecta más fuertemente con nuestra ciudad, con Cali. En la salsa encontramos una representación del amor como una relación de propiedad. Por generaciones hemos cantado y bailado canciones que dicen que somos propiedad de alguien y en esa medida, somos susceptibles a ser vigiladas.

Estas relaciones culturales entre violencia y género han sido un tema abordado por las feministas desde hace rato. En cuanto a la música, las críticas y los análisis se han enfocado, especialmente, a revisar el reggeatón. ¿Pero y la salsa? Ahí le pusimos más cuidado a las mezclas y a la playlist. Hemos usado un montón de metáforas para hablar de privacidad y vigilancia: el gran hermano, por ejemplo o el panóptico… Pero estos son imaginarios heredados, de activismos que han surgido en Europa o en Estados Unidos y en consecuencia, no tenemos la misma conexión con ellos. Tour Delirio propone utilizar metáforas que salen de acá, de nuestro contexto cultural. Un contexto en el que además de ser sujetos de vigilancia, si se es mujer esto puede ser muchísimo más peligroso y constante. Las historias de vigilancia que cuenta Tour Delirio son historias cotidianas que nos invitan a reflexionar sobre la relación que tenemos con nuestros teléfonos, con las cámaras de seguridad en las ciudades o con las redes sociales que usamos a diario. Además, nos invitan a cuestionar las prácticas de vigilancia social que existen en nuestro contexto latinoamericano y que se reflejan en expresiones culturales como la salsa.

Si le interesó esta historia, pueden seguirla en Instagram @TourDelirio o con el hashtag #TourDelirio en Twitter para mantenerse al tanto de todo lo relacionado a este novedoso proyecto transmedia.

Ángel Carrión colaboró en la creación de este artículo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.