¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

“Quiero la oportunidad de probar mi inocencia”: Deniegan nuevo juicio a periodista macedonio que estuvo preso

Tomislav Kezarovski en una protesta en solidaridad con él tras su liberación condicional. El cartel del fondo dice: “Queremos justicia, ¡no piedad!”, Skopie, 20 de enero de 2015. Foto de Vančo Džambaski (CC BY-NC-SA).

Esta historia apareció originalmente en la agencia de noticias Meta.mk, proyecto de la Fundación Metamorphosis. Una versión editada se publica a continuación como parte de un acuerdo para compartir contenido.

Debido a la prescripción por el delito de revelar la identidad de un testigo protegido, al periodista Tomislav Kezarovski no tendrá un nuevo juicio en un caso que resultó en su detención y condena por cargos inventados.

El caso se remonta a 2013 cuando Kezarovski fue arrestado, enjuiciado y condenado por ‘poner en peligro’ a un testigo por un artículo que escribió en 2008 sobre un asesinato ocurrido en 2005. Sin embargo, el periodista fue arrestado en mayo de 2013, después de que su trabajo de investigación planteara dudas sobre la muerte de un colega periodista.

En una audicencia en Skopie el 3 de septiembre, la fiscal Marija Gjorgjeva anunció que la mayoría de delitos por los que se acusaba a Kezarovski están sujetos a prescripción y se le negó un nuevo juicio.

La prescripción consiste en un vencimiento legal para que el Poder Judicial proceso un caso. Cuando la prescripción expira, las cortes ya no tienen jurisdicción.

Un importante error judicial

Tomislav Kezarovski (a veces escrito Kežarovski o Kezharovski) es un periodista macedonio cuyo caso es uno de los ejemplos más destacados de error judicial durante el retroceso de la democracia en el régimen del partido de derecha VMRO-DPMNE entre 2006 y 2017. En 2013, se hizo famoso como el único periodista en un país europeo (con excepción de Rusia, Belarús y Turquía) en ir a prisión por sus artículos.

El caso contra Kezarovski ha sido considerado un ejemplo de la corrupción del Poder Judicial en Macedonia del Norte. En mayo de 2013, mientras investigaba la muerte del periodista Nikola Mladenov ocurrida ese mismo año, Kezarovski fue arrestado y procesado por un artículo que escribió en 2008, sobre un asesinato de alto perfil ocurrido en 2005. 

Posteriores filtraciones de interceptaciones telefónicas ilegales, hechas por el servicio secreto que administraba el primo del entonces primer ministro Gruevski, indicaban que la ministra del interior, Gordana Jankuloska, y su viceministro, Ivo Kotevski, estaban irritados después de que Kezarovski publicó evidencia que los equipos de criminalística y de fiscales ‘pasaron por alto’ y declararon que Mladenov pereció en un ‘accidente automovilístico rutinario’. Al cabo de unos días, equipos de acciones tácticas irrumpieron en la casa de Kezarovski y lo arrestaron frente a su familia, lo que generó protestas.

El periodista pasó la mayor parte de los siguientes tres años como prisionero político, primero en detención preventiva y luego en prisión en malas condiciones, en una estrecha celda infestada de insectos con otras tres personas solamente con la higiene básica, o en arresto domiciliario. En octubre de 2013, Kezarovski fue condenado supuestamente por revelar la identidad de un testigo protegido en un caso de asesinato de 2005, conocido con el nombre en clave de Oreshe y fue sentenciado a cuatro años y medio de prisión.

Organizaciones profesionales de periodistas, organizaciones de derechos humanos y el representante de libertad de los medios de Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) condenaron el arresto y procesamiento del periodista. La Comisión Europea también se refirió al respecto en el contexto de una mayor disminución de la libertad de expresión en el país.

El 15 de enero de 2015, una corte de apelaciones redujo su sentencia a dos años de prisión. Tras una serie de protestas y dispuestas legales, Kezarovski fue puesto en libertad condicional por razones de salud en enero de 2015.

El 20 de enero de 2015 la corte admitió la liberación de Kezarovski por razones de salud al mismo tiempo que se realizaba la protesta para exigir su liberación. El propio periodista pudo unirse a los manifestantes con un cartel que decía “Libertad para Kežo”. Foto de Vančo Džambaski (CC BY-NC-SA).

En octubre de 2017, la sentencia final del caso de asesinato de 2005 demostró que las afirmaciones de Kezarovski eran ciertas. La sentencia establece que el testigo ‘protegido’ no estaba protegido ni en peligro, sino que era un testigo falso que rendía testimonio por instrucciones de la policía, como el periodista denunció originalmente.

Sin embargo, aunque esta sentencia dio a Kezarovski satisfacción moral, no ha sido reivindicado legalmente. Formalmente, la sentencia en su contra seguía en pie. No hubo nueva investigación de la muerte de Nikola Mladenov, que también tendría en cuenta los posibles intentos de encubrimiento que incluían el retirar a Kezarovski de su trabajo de investigación en 2013.

En mayo de 2019, la Corte Suprema anuló la sentencia en el caso presentado en su contra y ordenó un nuevo juicio. La Asociación de Periodistas de Macedonia reaccionó con un llamado para el retiro de la acusación en vez de un nuevo juicio, y solicitó al fiscal que retirara las acusaciones porque era claro que Kezarovski fue condenado arbitrariamente.

‘Exijo una oportunidad para probar la verdad’

El nuevo juicio debía darse en julio, pero fue postergado a septiembre. En ese momento, Kezarovski no estaba satisfecho de tener que pasar por todo el proceso desde el inicio, pero al menos lo consideraba una oportunidad de limpiar su nombre de una vez por todas.

Sin embargo, en la audiencia del 3 de septiembre, el fiscal invocó la prescripción. Kezarovski estaba indignado y tras la audiencia dijo a los medios (y en Facebook) que de esa manera lo “habían sentenciado de por vida” por segunda vez, y que pide una ‘oportunidad para probar su inocencia':

„Сакам шанса да докажам дека сум невин и судот да ме ослободи, односно да добијам ослободителна пресуда, а не поради застарување или примена на поблага законска одредба, судењето тука да запре. Го замолувам судот, да ги погледне доказите и да види дека никогаш не го открив идентитетот на заштитениот сведок и не го открив неговиот телефонски број. Барам шанса да ја докажам вистината“, рече Кежаровски во судница.

Quiero una oportunidad para probar mi inocencia y recibir la absolución judicial, no un final del juicio basado en la prescripción o indulgencia. Le pido a la corte que considere la evidencia y determine que nunca revele la identidad del testigo protegido, ni su número de teléfono. Pido una oportunidad para probar la verdad”, dijo Kezarovski en el tribunal.

En una declaración a Voz de América, Kezarovski criticó a los fiscales y los acusó de dar protección a todos los actos criminales relacionados con este caso “de manera profundamente artera”, lo que permite impunidad para los que ordenaron el abuso de justicia y sus partidarios “ejecutores”. Aunque expresó que ahora se siente “más amenazado que nunca”, también afirmó que seguirá luchando por la verdad y por la libertad del Poder Judicial corrupto:

I will prove the truth, for myself, for my family and for all those people who unselfishly supported me, and still support me. I am a free man (…) and my fight for justice is, or must become, our common fight. Fight for justice is a state of mind! (…) I don't fight for my rights only, but for the rights of all others as well. We need justice! Enough is enough!

Probaré la verdad, por mí, por mi familia y para todos los que me han apoyado desinteresadamente y me siguen apoyando. Soy un hombre libre (…) y mi lucha por la justicia es, o debe convertirse, en nuestra lucha común. ¡Luchar por la justicia es un estado de ánimo! (…) No lucho por mis derechos solamente, sino por los derechos de todos los demás también. ¡Necesitamos justicia! ¡Ya basta!

La activista Jasmina Golubovska fue uno de muchos usuarios de medios sociales que se unieron a la indignación de Kezarovski. Escribió en Facebook:

Tomislav Kezarovski има право на фер судење, а не на застарување на многу сериозен случај и негово конечно заташкување!

Tomislav Kezarovski tiene el derecho a un juicio justo, ¡la prescripción de este grave caso significa que quedará silenciado para siempre!

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.