- Global Voices en Español - https://es.globalvoices.org -

Oposición rusa dividida por campaña de “voto inteligente” en línea

Categorías: Europa Central y del Este, Rusia, Activismo digital, Elecciones, Medios ciudadanos, Política, RuNet Echo

“El Kremlin y Rusia Unida son astutos y sofisticados. Para ganar, debemos ser inteligentes”, dijo Alexey Navalny en su video [1] de noviembre de 2018 con el que lanz+o la campaña Voto Inteligente.

El llamado de un influyente activista ruso para “votar con inteligencia” en las elecciones locales ha dejado amargamente dividida a la oposición del país —otra vez.

El 8 de septiembre, 19 regiones de Rusia fueron a las urnas [2] a elegir gobernadores y parlamentaros locales. El ánimo está particularmente tenso en Moscú, donde la comisión electoral ha impedido la postulación de los candidatos opositores independientes. Ha habido protestas masivas [3] en la capital rusa todos los fines de semana desde el controvertido fallo de la comisión en julio. La policía ha detenido violentamente a miles de personas y arrestado repetidamente [4] a políticos opositores.

Muchos candidatos rechazados están vinculados a la Fundación Anticorrupción [6] enacabezada por Alexey Navalny, cuyos videos en YouTube que detallan las fechorías de poderosos políticos suelen tener miles de visitas. En un video de noviembre de 2018, Navalny delineó su estrategia de “voto inteligente” [1], e instó a los compatriotas a impugnar a los candidatos afines al Kremlin y votar por la alternativa más fuerte, independientemente del partido al que representen. Ya antes, la oposición de Rusia había pedido un voto táctico: en las elecciones parlamentarias de 2011, Navalny pidió a los rusos que votaran por “cualquiera” fuera del partido gobernante, Rusia Unida.

Pero esta vez, el empuje de Navalny para la votación tactica está impulsado por datos masivos.

En 2018, Navalny y sus colegas lanzaron un sitio web [7] que permite a los usuarios ingresar la dirección donde están registrados para votar. Luego calcula qué candidato tiene más opciones de vencer a Rusia Unida en una determinada circunscripción. Un bot de Telegram [8] ofrece el mismo servicio. Aparentemente, la herramienta es popular, o al menos suficientemente popular para que una corte de Moscú bloqueara el sitio web [9] el 19 de diciembre de 2018, por la causal de que no dejaba a los usuarios la elección de que no se procesaran sus datos personales.

“En algunos lugares hay mejores candidatos”, explica Navalny en el video de 2018. “En otros lugares hay más candidatos de oposición. En otros lugares, hay circunscripciones de un solo miembro. En otros, hay circunscripciones de múltiples miembros. Algunos tienen una sola votación, otros tienen dos vueltas. A la mayoría no le gusta lidiar con todo eso. Así lidiaremos por ti; haremos el análisis […] y tú votas por el candidato con más probabilidades de debilitar a Rusia Unida y su monopolio”.

Navalny sostuvo que todo intento de una alianza formal entre los partidos de oposición se vería rápidamente aplastado por el Kremlin. Pero como el voto opositor seguía dividido entre varios partidos, continuó, Rusia Unida o los candidatos afines al Kremlin suelen ganar las circunscripciones con apenas el 35 % de los votos o menos. Por ejemplo, mientras el partido gobernante logró 38 de los 45 escaños en las últimas elecciones para la Duma de Moscú, solamente 16 se ganaron con más del 50 % de los votos.

Estas estadísticas son importantes a la luz de la menguada popularidad de las autoridades rusas en años recientes. Para enero de 2019, la aprobación de Rusia Unida cayó a 32.2 %, el nivel más bajo en 14 años [10]. Los observadores fueron rápidos en declarar que no solamente Putin eligió postular como independiente durante las elecciones presidenciales en 2018, los candidatos aprobados de Rusia Unida en las próximas elecciones locales han hecho lo mismo.

Entonces, aunque ni un solo ruso desilusionado con los gobernantes del país tenga escrúpulos de votar contra Rusia Unida, a muchos les incomoda por quién deben votar.

En la mayoría de casos, estos otros candidatos son de Solamente Rusia, el Partido Liberal Democrático de Rusia (LDPR) y el Partido Comunista de la Federación Rusa (KPRF), los otros tres partidos representados en la Duma, el Parlamento ruso. Se les conoce como “oposición sistémica”, y se les considera ampliamente comprometidos, que ayudan a las autoridades a mantener una fachada de competitividad en un ambiente político cada vez más autoritario.

¿Qué deben hacer los rusos si quieren un cambio? Algunos se unen a los partidos “sistémicos” de todas maneras, con la esperanza de cambiarlos a genuinas fuerzas de oposición desde adentro (notorio en el caso de KPRF [11]). Otros votan por los muchos partidos extraparlamentarios de Rusia, a los que a veces se permite postular pero que son considerados como menos manchados. Disidentes de más edad prefieren la antigua táctica de un boicot, expresó la periodista independiente Yevgeniya Albats durante un reciente debate por radio con Navalny sobre votación inteligente [12]. Muchos rusos simplemente ignoran todo el espectáculo.

El periodista y músico Artemy Troitsky resumió el dilema hábilmente:

La “votación inteligente” es pragmática pero inmoral. “Votar según la propia consciencia” es noble pero inútil. Se siente bien boicotear elecciones, pero tu voto se podría dar para apoyar a otro candidato. Echar a perder cédulas con obscenidades se siente mejor, pero aumenta la concurrencia… ¡QUÉ ELECCIÓN! Qué democracia.

Es una elección poco envidiable. Como escribió el activista opositor Maxim Katz en Telegram [14] el 14 de agosto, puede ser algo fundamentalmente sin solución. Todo intento de forzar a otros a elegir, escribió Katz, solamente acelerararía cismas contraproducentes en la oposición.

Por su parte, Mikhail Khodorkovsky, oligarca ruso que dirige la opositora Fundación Rusia Abierta [15] desde el exilio, afirmó categóricamente [16] en una publicación en Telegram el 22 de agosto que votar por cualquier candidato que no hubiera denunciado públicamente las represiones y el abuso de independencia judicial traicionaría a los manifestantes y prisioneros políticos.

Cuando se trata de oposición sistémica, es una idea ampliamente difundida. Ciertamente, Boris Vishnevsky, legislador de oposición de la municipalidad de San Petersburgo, expresó su oposición a la votación inteligente en una columna para Novaya Gazeta [17] el 20 de agosto. En 2011, Vishnevsky reflexionaba que “hemos enviado a muchos comunistas y diputados de ‘Solamente Rusia’ al Parlamento, que rápidamente se volvió indistinguible de los diputados de Rusia Unida y LDPR”, que apoyan la legislación represiva propuesta por el Gobierno. Esto lo admitió también Leonid Volkov, cercano asociado de Navalny, que dijo a Meduza en una entrevista en agosto [18] que la votación inteligente solamente llevaría a que “algunas personas decentes” sean elegidas, mientras las mayoría de los nuevos parlamentarios sería una “turba”.

Si vale la pena, la “votación inteligente” pondría a parte de esta “turba” en una posición incómoda. Después de todo, con frecuencia, las elecciones en Rusia incluyen “candidatos técnicos” que impugnan los votos fraudulentos con la esperanza de perder. En San Petersburgo, KPRF nominó al conocido director de cine Vladimir Bortko [19] como su candidato a gobernador, contra el impopular gobernador interino, Alexander Beglov [20]. Cuando Bortko hizo un anuncio sorpresa [21] el 30 de agosto sobre su retiro de la contienda, los comentaristas se preguntaron si acaso hubiera ganado:

El abandono de Bortko es la mejor ilustración de por qué necesitamos la votación inteligente. Hasta los candidatos técnicos lo temen. Los aliados de Putin están tan seguros de vencer que no pueden permitirse la fachada de la competitividad.

Dadas las cada vez más audaces críticas de comunistas de las dificultades socioeconómicas de Rusia, candidatos como Bortko están destinados a tener éxito. El analista político Fedor Krashennikov escribió que la votación inteligente era para beneficiar a KPRF.

“En la política moderna rusa, todo se dispone de tal manera para que para un jugador sistémico sea peor ganar que perder. [El líder del partido, Gennady] Zyuganov, sabe que los diputados comunistas solamente le serán leales si saben que sus escaños han sido negociados con el Kremlin y no entregados por Navalny”, concluyó Krashennikov en su columna [23] del 21 de agosto para Vedomosti, popular periódico ruso.

Las autoridades también podrían anular simplemente cualquier sorpresa inesperada en las urnas, como ocurrió en las elecciones para gobernador de la región Primorie [24] en septiembre de 2018. Después de que el candidato de KPRF, Andrey Ishchenko, casi ganó en la primera ronda de la contienda para convertirse en gobernador de esta región oriental, fue impedido de participar en una segunda vuelta electoral [25] en diciembre.

Tal vez, una respuesta tan dura del Kremlin es exactamente lo que la oposición rusa espera:

Por el amor de Dios, están todos tan decididos a encontrarle fallos a la votación inteligente.

¿De verdad no entienden por qué es necesario aceptarla?

Para provocar a las autoridades a falsificaciones electorales a gran escala, lo que llamaría la atención sobre estos acontecimientos, para quitarles toda legitimidad, que culminaría en protestas.