¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Siberianos apelan a líderes mundiales vía YouTube para que los salven del humo de carbón

El nocivo humo del carbón se asienta sobre las casas en Kiselyovsk, Rusia, el 4 de julio de 2019. Del video de YouTube de Novosti Kiselyovska “El carbón se quema bjo tierra.”

>Mientras los incendios se extienden por amplias zonas de los bosques de Siberia, los habitantes de una ciudad se enfrentan a otra amenaza medioambiental: las minas a cielo abierto.

Kiselyovsk es una ciudad de 90 000 habitantes situada en el Kuzbass, gran cuenca minera de carbón en la región de Kemerovo, al suroeste de Siberia. La ciudad ha sido noticia por su terrible calidad del aire y las recurrentes “nieves negras”, ambos fenómenos resultantes de las minas de carbón a cielo abierto que la rodean.

Pero ahora, los habitantes de Kiselyovsk están hartos: han grabado videos en YouTube en los que piden ayuda a Canadá, al secretario general de Naciones Unidas y a la Corte Penal Internacional. El primer llamamiento se grabó en junio de 2019 cuando, cansados de la inacción de su gobierno local y de las empresas mineras, los residentes de Kiselyovsk se reunieron en un campo para leer el siguiente mensaje en una grabación de 12 minutos:

Дело в том, что наш край богат углем и сейчас основные разработки угля ведутся варварским способом. Открытым способом, не обращая внимание на то, что рядом с огромными разрезами находятся жилые дома. В нашем городе Киселевске в черте города ведут свои работы 9 разрезов. В городе проживает 90 тысяч человек. Большая часть населения живет именно вокруг этих разрезов.’ Этой зимой весь мир увидел наш черный снег. Мы задыхались в городе от угольной пыли, выхлопов карьерного транспорта. Наши дети почти всю зиму (а она у нас такая же длинная, как и в Канаде) не могли выйти на улицу, чтобы погулять. Детям становилось плохо от смога, от висящей в воздухе угольной пыли.

Nuestra región es rica en carbón y hoy en día se utilizan métodos bárbaros para la minería: la minería a cielo abierto, ignorando que hay viviendas junto a las enormes minas a cielo a abierto. Hay nueve minas a cielo abierto en la ciudad de Kiselyovsk. Son 90 000 las personas que viven en la ciudad y la mayoría vive cerca de estas minas. Este invierno, el mundo entero vio nuestra nieve negra. Respirábamos con dificultad en la ciudad debido al polvo de carbón y las emisiones de los camiones mineros. Nuestros hijos no pudieron salir a jugar durante casi todo el invierno, que es tan largo como el de Canadá. Los niños enfermaban por la niebla tóxica y el polvo de carbón que flotaba en el aire.

Luego se dirigieron directamente al primer ministro canadiense, Justin Trudeau, para pedirle que considerara su solicitud de asilo por motivos de discriminación social y de clase. Describen su Trampa-22: les gustaría irse de Kiselyvosk, dicen, pero sus casas no valen mucho debido a las malas condiciones medioambientales de la zona.

Incluso si pudieran vender sus casas, dicen, nadie se mudaría voluntariamente a Kiselyovsk. Incluso si pudieran trasladarse a otra parte de Rusia, dicen, no existen garantías de que la explotación de recursos naturales no les obligara a reubicarse de nuevo. Por lo tanto, los habitantes de Kiselyovsk solicitan asilo en Canadá porque, según ellos, el país tiene un clima y un paisaje parecidos a los de su región natal de Kemerovo (aunque hay que añadir que Trudeau tiene un historial mixto en cuestiones medioambientales, como lo demuestra su apoyo a los impuestos sobre el carbono, a la vez que fomenta el desarrollo de oleoductos).

Trudeau no es el único líder mundial al que los habitantes de Kiselyovsk han apelado. También se pusieron en contacto con el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, para pedirle que planteara la cuestión a los representantes de Rusia ante la organización internacional. Además, le dijeron a Guterres que sus muchos llamamientos a Vladimir Putin no han sido contestados, al tiempo que se preguntan si al presidente ruso sus subordinados le estaban diciendo toda la verdad sobre la situación de Kiselyovsk. Por lo tanto, el llamamiento no debe entenderse necesariamente como una fuerte crítica al presidente ruso; En realidad, los ciudadanos añadieron que esperaban que Putin obligara a los culpables de arruinar su medioambiente local a reparar los daños.

Sin embargo, los habitantes de Kiselyovsk han remarcado una profunda desconexión entre la agenda interna del Gobierno ruso y los objetivos de su política exterior:

“Наша страна помогает многим другим странам, таким как Сирия, Донецкая область, Луганская область. Наше правительство прощает другим странам огромные долги, а про своих жителей Кузбасса – как будто забыли. А ведь мы тоже люди. И дети наши тоже живые. Мы не сделали никому ничего плохого, так почему же мы живем в таких невыносимых условиях?…безрассудная добыча полезных ископаемых – это беда всей России, а добыча угля открытым способом привела к ситуации, которую мы, те, кто чувствует на себе последствия этой добычи, считаем настоящим геноцидом…

Nuestro país ayuda a muchos otros como Siria y a las regiones de Donetsk y Lugansk [referencia a las regiones devastadas por la guerra en el este de Ucrania que declararon su independencia como “repúblicas populares” en 2014 y que siguen recibiendo ayuda militar rusa hasta el día de hoy]. Nuestro Gobierno perdona las deudas masivas de otros países, pero parece que ha olvidado a sus propios ciudadanos en el Kuzbass. Después de todo, también somos personas. Nuestros hijos también están vivos. No hemos hecho ningún daño a nadie, así que ¿por qué deberíamos vivir en estas condiciones intolerables? El desarrollo insensato de recursos es un desastre para toda Rusia: la minería de carbón a cielo abierto ha llevado a una situación que nosotros, sus víctimas, consideramos un verdadero genocidio…

La respuesta de Canadá llegó a los pocos días. El 11 de junio, la agencia de inmigración del país dijo que normalmente el asilo solo se concede cuando el solicitante ya ha salido de su país y no tiene deseos de regresar.

Las autoridades rusas también respondieron; el 10 de junio, el gobernador de la región de Kemerovo dio instrucciones a sus adjuntos y al alcalde de Kiselyovsk para que se reunieran con los residentes y discutieran sus problemas. La oficina del gobernador subrayó que debido a la historia de Kiselyovsk como ciudad minera de carbón y su dependencia actual de la industria, sería difícil cambiar la situación de la noche a la mañana. Los funcionarios locales también señalaron que todas las empresas mineras locales tienen planes medioambientales en marcha, aunque admitieron que se trata de estrategias a largo plazo que probablemente no producirán cambios inmediatos.

Pero en los meses siguientes, la oficina del alcalde también ha obstruido los esfuerzos para que la gente de la ciudad presente sus quejas. A principios de septiembre, se advirtió a un periodista local que solo se podían realizar sin permiso previo de las autoridades locales entrevistas individuales con los residentes. Las entrevistas con grandes grupos de residentes, dijo la oficina del alcalde, se considerarían ilegales y estarían prohibidas según las leyes particularmente restrictivas de Rusia sobre reuniones públicas.

Sin embargo, algunos residentes de Kiselyovsk no se han dejado intimidar. A finales de agosto de 2019, se grabó otro mensaje de video, esta vez dirigido al presidente de la Corte Penal Internacional (CPI), Chile Eboe-Osuji, y a su fiscal jefe, Fatou Bensouda. Citando los niveles cada vez mayores de sustancias nocivas en el aire de la ciudad, el establecimiento de vertederos ilegales y los incendios peligrosos, los habitantes pidieron a la CPI que abriera un caso basado en los artículos 6 y 7 del Estatuto de Roma, el tratado constitutivo de la CPI. Estos artículos contienen disposiciones para los casos de genocidio y crímenes de lesa humanidad. El Gobierno ruso se retiró como signatario del Estatuto de Roma en 2016 y, como informa The Guardian, nunca se había sometido plenamente a la jurisdicción de la CPI. El hecho de que estos ciudadanos preocupados lo hayan intentado igualmente demuestra la fuerza de su deseo de justicia.

Los llamamientos en video desde Kiselyovck no son el único ejemplo de los métodos cada vez más imaginativos que utilizan los habitantes de las regiones de Rusia para atraer la atención sobre cuestiones locales que, en su opinión, se están ignorando. El 1 de septiembre, en otra muestra innovadora para atraer la atención, los habitantes de Olkhon, a orillas del lago Baikal, uno de los lagos de agua dulce más grandes del mundo, erigieron un busto a Putin como “Garante de la Constitución” para llamar la atención de los medios de comunicación sobre las cuestiones locales del estado de derecho y el uso de la tierra. En los últimos años, las cuestiones medioambientales se han convertido cada vez más en factores movilizadores en toda Rusia; la gente común y corriente de todo el país se está reuniendo para comparar notas y expresar su indignación por cuestiones locales como los vertederos ilegales y la explotación ilegal de recursos naturales.

Estos movimientos trascienden las divisiones políticas a favor o en contra del Kremlin, lo que indica que los ciudadanos rusos tienen la capacidad de influir significativamente en la política cuando se centran en problemas locales. La magnitud de temas como el cambio climático o la corrupción puede hacer que estos temas parezcan insuperables, pero el enfoque local es lo que da a los activistas y a los ciudadanos comprometidos la esperanza de un cambio. Y después de los recientes escándalos en torno a las elecciones municipales en Moscú, el ejemplo de Kiselyovck es aún más importante: demuestra que muchos entienden que la política no empieza ni termina en las urnas.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.