¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Inmolación de profesor pone de manifiesto frágil futuro de lenguas minoritarias en Rusia

Última entrevista del profesor Albert Razin, frente al Consejo de Estado de Udmurtia, del video de udmtuno en YouTube.

El 10 de septiembre Albert Razin, de 72 años, se presentó ante el edificio del Consejo de Estado en Izhevsk, ciudad del centro occidente de Rusia, y se prendió fuego. El profesor fue trasladado a un hospital, donde murió poco después a causa de las quemaduras.

Una pancarta que se encontró al lado del cuerpo de Razin decía: “Si mi lengua va a desaparecer mañana, yo estoy dispuesto a morir hoy”, citando al poeta de avar Rasul Gamzatov. La última protesta de Razin no fue la primera. El profesor era un acérrimo defensor de su idioma materno, el udmurto, y al parecer durante los últimos años cada vez se sentía más desesperanzado por el futuro de su lengua.

El udmurto es una lengua urálica, más concretamente ugrofinesa, que se habla principalmente en la República de Udmurtia, en el distrito federal del Volga de la Rusia europea. Alcanzó cierta fama internacional momentánea en 2012 cuando las representantes rusas del Festival de la Canción de Eurovisión, Buranovskiye Babushki, cantaron en este idioma.

Hoy en día se hablan más de cien lenguas a lo largo y ancho de Rusia; 35 son lenguas cooficiales junto al ruso en las 22 regiones autónomas, entre las que se incluye Udmurtia. Muchas de esas lenguas corren el riesgo de desaparecer, como el udmurto. Los censos en Rusia muestran que entre 2002 y 2010, el número de hablantes de udmurto se redujo de 463 000 a 324 000, un descenso del 30 % en tan solo ocho años. En 2011, el Atlas UNESCO de las lenguas del mundo en peligro de Naciones Unidas calificó el udmurto como “en peligro”. Estudios realizados más recientemente indican que su situación no ha mejorado.

El 12 de septiembre, centenares de personas, incluso altos cargos del estado, acudieron a la misa conmemorativa de Razin en el Teatro Nacional de Izhevsk.

La muerte de Razin ha provocado debate en línea y en las columnas de algunos periódicos sobre lo que el futuro deparará a las lenguas minoritarias rusas. Hablantes de otras lenguas minoritarias están demostrando su solidaridad con los hablantes de udmurto mediante las etiquetas #АльбертРазин y #МонМиРазин (“Yo soy/Nosotros somos Razin” en udmurto).

Sin embargo, difícilmente se podría calificar ese debate como búsqueda espiritual. Es más, para muchos rusos los actos del profesor son totalmente incomprensibles.

Son tiempos difíciles para los derechos de las lenguas minoritarias en Rusia. En junio de 2019, Razin fue una de las figuras públicas que enviaron una carta abierta en la que se pedía a las autoridades locales que no apoyaran una controvertida ley que eliminaba la obligatoriedad de estudiar las lenguas minoritarias en las repúblicas autónomas del país. El presidente Vladimir Putin defendió la idea de que no se debería obligar a los niños a estudiar idiomas que no fueran su lengua materna. La educación en lenguas minoritarias es ahora totalmente voluntaria, lo que fomentó el miedo a que muchas escuelas dejaran de impartirla. El Consejo de Europa criticó duramente la ley en febrero de 2018 y recalcó que “durante los últimos años se ha promovido enérgicamente la lengua y cultura rusas mientras que las lenguas y culturas minoritarias parecían haber sido marginadas”.

Idel-Ile, blog en tártaro y ruso que trata las relaciones interétnicas en la región, describió la situación así:

В школах УР изучаются удмуртский, татарский, марийские языки. В минимально достаточном объёме – 3 урока в неделю – родные языки изучаются только в небольших сельских школах мононациональных сёл. В райцентрах, где учатся около половины сельских детей, родной язык изучается не более 1 часа. В городах национальные языки ни в качестве родных, ни удмуртский государственный практически не изучаются. Выбор родного языка носит фиктивный характер, почти везде “выбирают” русский язык … Таким образом удмуртский язык практически не изучается в школах городов и райцентров, и доступен для изучения только жителям удмуртских поселений – для не более чем половины сельских удмуртов.

El udmurto, el tártaro y el mari se estudian en las escuelas de Udmurtia lo mínimo posible: tres veces a la semana. La lenguas indígenas se estudian solo en pequeñas escuelas rurales dentro de pueblos étnicamente homogéneos. En los centros regionales, donde estudian alrededor de la mitad de los niños del pueblo, las lenguas indígenas no se estudian más que una hora. En las ciudades prácticamente no se estudian en absoluto, ya sea como lenguas indígenas o estatales. La opción de que uno estudie su lengua materna es ficticia: la gente “escoge” el ruso en casi todas partes […] Por tanto, el udmurto básicamente no se estudia ni en las escuelas de las ciudades ni en los centros regionales, y solamente es accesible para los habitantes de las comunidades udmurtas, en las que vive la mitad o menos de todos los hablantes de udmurto de las zonas rurales.

Así que, para un activista comprometido con el udmurto como era Razin, la nueva ley podría haber sido la gota que colmó el vaso.

No obstante, también hay ejemplos que demuestran que el punto de vista categórico de Razin no representa a todos los activistas udmurtos. Vladimir Baymetov, miembro de la organización Consejo Udmurto, dijo al sitio web local Udm-Info que “[Razin] era un veterano muy respetado; fue un activista del movimiento udmurto durante toda su vida, pero a veces defendía unos ideales muy radicales”.

Las autoridades locales de Udmurtia expresaron su pésame, pero con reservas. El 11 de setiembre el gobernador de la república, Alexander Brechalov, alabó la contribución de Razin a la vida cultural de Udmurtia, pero instó a los medios de comunicación a “no especular sobre la conexión entre las políticas étnicas de la república y la inmolación del activista… las políticas impulsadas en la región tienen como único objetivo fomentar la lengua, la cultura y la historia [udmurtas]”.

Las palabras de Brechalov son más importantes si cabe en Udmurtia, lugar que rara vez aparece en los titulares en Rusia y que a duras penas podría calificarse de núcleo de tensiones étnicas.

Así pues, mientras que la conexión entre las políticas nacionales y las protestas de Razin está clara a ojos de sus compañeros activistas de las minorías, otros parecen tener un punto de vista muy distinto. En una conversación en línea sobre Razin, muchos usuarios de RuNet menosprecian las lenguas indígenas y se quedan perplejos ante la idea de que alguien las use en su día a día y pueda incluso llegar a morir por esta causa. Esta actitud, desde luego, no se limita solametne a Rusia.

Los comentarios a una entrada sobre Razin publicada en un popular grupo sobre Izhevsk en VKontakte son claros ejemplos. Muchos usuarios comparaban el destino de las lenguas minoritarias con otros problemas sociales “más apremiantes”:

За удмуртский язык? Что блеат? Это основная проблема в рф что ли? Акцизы, медицина, образование да хотя бы пенсионный возраст, нет блин из за удмуртского языка…

— Антон Городецкий, ВКонтакте, 10 сентябрь 2019

¿Por el udmurto? Pero ¿qué carajo? ¿Ese es el problema más importante en Rusia? Impuestos especiales, salud, educación o por lo menos la edad de jubilación, pero no, maldita sea, por el udmurto…

Otros comentaristas especulaban en el mismo hilo sobre la salud mental de Razin o lo reprendían por no tomar medidas menos extremas para preservar la lengua, basándose en la “lingüística popular” para cuestionar si el udmurto y otras lenguas regionales son “necesarias” actualmente. Por ejemplo, este usuario de Twitter cita el hecho de que el estándar literario udmurto se codificara a principios del período soviético como “prueba” de su atraso en comparación con el ruso.

Se pueden encontrar respuestas más emotivas en grupos para aprender udmurto en VKontakte, popular red social rusa. Hablantes y aficionados lamentan el lento pero aparentemente irreversible desvanecimiento del idioma en conversaciones tituladas «¿Por qué algunos se avergüenzan de ser udmurto?». Es importante destacar que muchas de estas conversaciones empezaron años antes del suicidio de Razin. Una mujer comentó:

Allá por la lejana década de 1990, yo también iba en autobús hablando con un amigo en mi idioma materno. Nos llovieron los insultos: ¡habían dado con un par de “extranjeros”! Nos enfrentamos diciendo que vivíamos en nuestra pequeña patria y diciendo que podíamos hablar en nuestra lengua materna si nos daba la gana. Pero la mayoría de gente [en ese tipo de situaciones] no se puede defender y acaba echándose a llorar.

Algunos usuarios de RuNet comparaban sarcásticamente la indiferencia de los patriotas ante el futuro de las lenguas minoritarias de Rusia con su preocupación por los derechos de los hablantes del ruso en otros estados postsoviéticos:

Razin, respetado académico de Udmurtia, protestó en solitario con pancartas en las manos para pedir que se proteja el udmurto y posteriormente murióal prenderse fuego.
Murió en el hospital.

¡Así que díganme ahora, perritas falderas ultranacionalistas del Kremlin, lo oprimido que está el ruso en Ucrania o en Letonia!

Sin embargo, el periodista Maxim Goryunov destacó que el “machismo suave” también se encontraba en la oposición rusa y en la prensa independiente:

про Российскую империю в головах: у Новой Газеты первый заголовок о самосожжении Альберта Разина – «В Ижевске… поджег себя защитник малых народов».

Альберт Разин защищал удмуртский язык. это государственный язык Удмуртии. вместе с русским.

Удмуртия, согласно статье №1 ее конституции 1994 года, является «государством в составе Российской Федерации». […] то есть, Альберт Разин защищал государственный язык своей страны, а не «малые народы». он не про «культурный Гринпис» для «индейцев». он про права и свободы народа, у которого уже есть конституция и территория. почувствуйте разницу. очевидно, автор заголовка не считает Удмуртию государством. «малый народ» – это скорее про природный парк с милыми людьми в традиционных одеждах. надо ли говорить, что у российского чиновника схожее мнение?

— Максим Горюнов, Facebook, 10 сентябрь 2019

Un pequeño comentario sobre el imperialismo mental ruso. El primer titular de Novaya Gazeta sobre la inmolación de Albert Razin dice “en Izhevsk… un defensor de las naciones pequeñas se prendió fuego”.

Albert Razin defendía el udmurto. Es la lengua estatal de Udmurtia junto con el ruso.

Udmurtia, según el primer artículo de su Constitución de 1994, es un “estado que forma parte de la Federación Rusa”. […] Eso quiere decir que Albert Razin defendía una lengua estatal de su país, no “las naciones pequeñas”. No tenía en mente un “Greenpeace cultural” para los “indios”: hablaba de los derechos y las libertades de una nación que ya tiene su propia constitución y su propio territorio. Dense cuenta de la diferencia. Está claro que el autor del titular no considera que Udmurtia sea realmente un estado. Una “nación pequeña” suena más a una reserva natural con gente agradable que lleva trajes y vestidos tradicionales. ¿Acaso hace falta decir que las autoridades rusas comparten la misma opinión?

Espectadores de todo el espectro político veían el acto de Razin como un paso extremo por una causa marginal. Ochki Brechalova o “Las gafas de Brechalov”, popular canal de Telegram que sigue la política en Udmurtia, expresó su esperanza de que el acto desesperado de Razin llegue a entenderse algún día:

Это был тяжёлый день. Он, безусловно, войдёт в историю Удмуртии. О поступке Альберта Разина будут рассказывать следующим поколениям удмуртов, как сейчас рассказывают о Кузебае Герде, ставшим жертвой сталинского ГУЛАГа. Ещё много будет чего сказано и написано. Настоящее осмысление трагедии впереди. Уроки в краткосрочной перспективе извлечены, к сожалению, не будут. Ни властью, ни национальным удмуртским сообществом. Это по реакции четко показал сегодняшний день.

—Очки Бречалова, Telegram, 10 сентябрь 2019

Ha sido un día duro. Un día que, sin duda, pasará a la historia de Udmurtia. Las futuras generaciones de udmurtos hablarán de lo que hizo Albert Razin al igual que hoy se habla de lo que hizo [el poeta udmurto] Kuzebay Gerd, quien fuera víctima del gulag stalinista. Se dirá y se escribirá mucho más. Pero el verdadero reconocimiento de esta tragedia aún está por llegar. Lamentablemente, no vamos a aprender la lección a corto plazo. No la van a aprender ni las autoridades ni la comunidad udmurta. Las reacciones de hoy son una muestra clara.

¿Se aprenderá la lección demasiado tarde? Si ese es el caso, lo más seguro es que lo que se diga o escriba sobre la muerte de Razin de aquí a 20 o 30 años no sea en udmurto.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.