¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Mientras vuelan balas reales y golpean en Hong Kong, la policía inicia nuevo círculo de violencia sin precedentes

Captura de pantalla de un video de YouTube de Hong Kong Free Press.

Mientras la República Popular China celebra el 70º aniversario de su fundación, la violencia policial en Hong Kong está alcanzando nuevos niveles: un estudiante de 18 años recibió un disparo a quemarropa y apenas sobrevivió a las heridas. Este incidente tuvo lugar mientras la población de Hong Kong continúa protestando para exigir garantías para su libertad. Aunque la controvertida ley de extradición a China ha sido desechada, otras demandas siguen sin respuesta.

Se espera más violencia tras el disparo a un adolescente a quemarropa

El incidente ocurrió el 1 de octubre, cuando un agente de la policía antidisturbios apareció con un largo escudo cerca de una parada de autobús en el distrito de Tsuen Wan, lugar donde miembros de la tríada, manifestantes violentos y la policía antidisturbios se habían estado persiguiendo entre sí. Los manifestantes vieron al oficial de policía y lo rodearon rápidamente, por lo que el agente usó su escudo para protegerse contra las palancas y los martillos que lo apuntaban. En poco tiempo, unos 10 policías antidisturbios atacaron con armas de fuego y dispararon a un manifestante a quemarropa. La víctima tuvo que someterse a una operación de cuatro horas, pero logró sobrevivir. Según se informa, la bala le golpeó en el pulmón izquierdo y un pedazo del proyectil se alojó a solo 3 centímetros del corazón.

Es importante señalar que todos los agentes de policía, incluido el que abrió fuego, portaban armas menos letales. Sin embargo, la policía de Hong Kong justificó el disparo como un acto de defensa propia. Este video presenta todo lo ocurrido:

Ese día, se produjeron enfrentamientos entre la policía y los manifestantes al menos al 13 lugares, a medida que se difundían las noticias sobre el disparo. Esto dio lugar a una respuesta masiva de la policía antidisturbios, que disparó más de 1400 latas de gas lacrimógeno, 900 balas de goma, 230 balas viscoelásticas, 190 pelotas de semillas y seis balas reales. Un total de 269 manifestantes fueron arrestados.

Otros dos incidentes relacionados con disparos fueron capturados en video y publicados en YouTube. Un video muestra a cinco agentes de policía rodeados de manifestantes que les lanzan objetos. Un vehículo de la policía llega a rescatarlos, pero en vez de abandonar el lugar, seis policías saltan del vehículo y se pelean con los manifestantes. Luego se dispara un tiro. El otro video muestra a manifestantes lanzando objetos y cócteles molotov contra la policía antidisturbios.

Profecía cumplida: se dispararán balas de verdad

En los últimos meses, la policía de Hong Kong ha evitado las armas letales. Pero la desesperación por la falta de respuesta del Gobierno a las demandas, combinada con el supuesto uso abusivo de la fuerza y hasta de tortura por parte de la policía ha radicalizado a algunos manifestantes.

Al mismo tiempo, halcones a favor del poder dominante han abogado abiertamente por el uso de armas letales. Por ejemplo, la Asociación de Jóvenes Agentes de Policía, la mayor asociación de primera línea de Hong Kong, emitió un comunicado a mediados de septiembre en el que instan a sus miembros a utilizar las armas adecuadas en situaciones en las que crean que sus vidas están en peligro. Ya en julio, la asociación, conocida por su postura a favor de Pekín, se refirió a los manifestantes como “cucarachas” en un comunicado oficial. También criticó al secretario jefe, Matthew Cheung, por pedir perdón por la ausencia de la fuerza policial durante el ataque multitudinario de Yuen Long el 21 de julio. La asociación ha sido una de las voces más fuertes contra una investigación independiente, una demanda que obtuvo el apoyo del 79 % de los encuestados en una encuesta pública realizada por el Instituto de Opinión Pública en agosto.

El 30 de septiembre, las autoridades policiales organizaron una rueda de prensa en respuesta a un mensaje de Telegram en el que algunos manifestantes radicales supuestamente discutieron planes para matar a agentes, provocar incendios y bombardear centros comerciales. Los manifestantes cuestionaron la veracidad de la supuesta investigación y señalaron varias inconsistencias, como el hecho de que las cuentas de usuario, de grupo y de canal estaban todas registradas en pinyin chino continental y no en la romanización tradicional cantonesa usada en Hong Kong. Además, la mayoría de las marcas de ubicación en el mapa de ataque eran incorrectas. Sin embargo, esta muestra de “inteligencia” policial fue ampliamente divulgada en los principales canales de televisión, a diferencia de la versión de la historia de los manifestantes.

Enorme pancarta en la concentración del Día Nacional dice: Libres del miedo. Causeway Bay. Foto de Viola Kam/United Social Press, vía Hong Kong Free Press, usada con autorización.

Pekín ensalza a la policía de Hong Kong como héroes en las redes sociales

Para apoyar a la policía de Hong Kong y justificar sus acciones, Pekín ha buscado en su caja de propaganda su herramienta favorita: relatos en línea que glorifican a los nuevos héroes que defienden la Patria.

A la población de Hong Kong se le advirtió de que no se había expedido ningún permiso para la manifestación del 1 de octubre. Para enfatizar el mensaje, Pekín también eligió a diez agentes de policía de Hong Kong para representar a su ciudad en las celebraciones del Día Nacional en la capital china. Uno fue Lau Zaak Kei, que se hizo famoso después de apuntar con su pistola de proyectiles a los manifestantes durante un enfrentamiento el 30 de julio.

Como se ha demostrado en dos videos distintos, el incidente tuvo lugar cuando tres agentes de policía fueron sorprendidos en un enfrentamiento con manifestantes que portaban porras y paraguas. Lau se cayó, tomó su larga arma y apuntó a los manifestantes.

La imagen en la que sale apuntando con la pistola se colocó luego en una publicación viral titulada “El agente de policía calvo que levantó su arma nunca imaginó que tocaría el corazón de China” (举起枪的光头警长,没想过会感动中国). La publicación, a la que posteriormente se le añadieron ilustraciones y supuestas citas de Lau, fue realizada por la agencia de noticias Global Times, afiliada al Partido Comunista Chino.

Lau se convirtió de la noche a la mañana en un icono de la “campaña de apoyo a la policía de Hong Kong”. Como explica el observatorio chino de las redes sociales What's on Weibo, la idea de apoyar a la policía va de la mano con la idea de que Hong Kong es, y “siempre será”, una “parte de China”.

Póster de China Daily vía What's on Weibo.

La campaña también ha hecho su aparición en el mundo no virtual. En varias ocasiones desde agosto de 2019, las turbas a favor de Pekín, con camisetas azules con el lema “Amo a la policía de Hong Kong”, y a menudo procedentes de la provincia fronteriza de Guangdong, en China continental, han atacado a los manifestantes y civiles de Hong Kong.

Ahora mismo en Fortress Hill—

Grupo de partidarios del Gobierno vestidos de azul atacan a ciudadanos inocentes que pasaban por allí. Los atacantes les están dando patadas e incluso utilizan la bandera nacional china para golpear a los peatones.

Antes, los atacantes estuvieron desmantelando el Muro Lennon en la zona.

El agente de policía Lau ha abierto una cuenta en Weibo (oficialmente restringida por una promesa de neutralidad política) en la que comenta activamente sobre las protestas de Hong Kong, incluso elogia al legislador a favor de Pekín Junius Ho por movilizar a las “turbas en apoyo a la policía de Hong Kong”. A Ho se le vio estrechando la mano a los miembros de las tríadas durante el ataque multitudinario de Yuen Long, y algunos creen que puede haber jugado un papel en la puesta en escena de los ataques.

Los diez agentes de policía que llegaron a Pekín el 30 de septiembre formaban parte de una delegación mucho más numerosa de Hong Kong, pero fueron retratados de manera muy destacada en las noticias. Esta es la versión de Twitter de la glorificación de los “héroes”:

En la mañana del 30 de septiembre, diez agentes de policía de Hong Kong que fueron invitados a participar en la celebración del Día Nacional en Pekín visitaron la Gran Muralla. Es la primera visita que hace el calvo Lau, también conocido como Lau Zaak Kei. Así cumplió su “sueño del Día Nacional”. En la Gran Muralla, los agentes de policía de Hong Kong agitaban la bandera nacional de cinco estrellas y gritaban a cámara: “¡La policía de Hong Kong saluda a los compatriotas de China continental!”.

Si disparar a quemarropa a los manifestantes se convierte en un “acto heroico de la nación”, ¿quién podrá detener el círculo de violencia en Hong Kong?

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.