¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

India levanta parcialmente suspensión de comunicaciones en Cachemira, internet sigue bloqueada

An Indian policeman stands near an alley in the uptown of Srinagar, the summer capital of Indian administered Kashmir. September 11, 2016. Image via Isntagram by Ieshan Wani. Used with permission.

Policía indio cerca de un callejón en Srinagar, capital de verano de Cachemira, territorio administrado por India, 11 de septiembre de 2016. Imagen vía Instagram de Ieshan Wani, usada con autorización.

Las autoridades indias han desbloqueado parcialmente el acceso a las redes de comunicaciones en Cachemira. Sin embargo, el acceso a internet sigue interrumpido.

El 5 de agosto, Srinagar, la principal ciudad de Jammu y Cachemira, quedó completamente bloqueada cuando el Gobierno de India revocó el artículo 370 de la Constitución india que brindaba condición de autonomía especial desde 1950 a la disputada zona de Jammu y Cachemira. El acceso móvil, las redes fijas y de internet quedaron suspendidas y en las calles se pusieron barricadas y se aplicaron restricciones a casi todos los movimientos.

Leer más: Dentro de la crisis de Cachemira

Las autoridades han flexibilizado las restricciones en fases. Primero restablecieron las 50 000 líneas fijas en la región la primera semana de septiembre. El 14 de octubre, tras 72 días de bloqueo, las autoridades restablecieron mensajes de textos y servicios de llamados para suscripciones móviles pospago. Sin embargo, las conexiones móviles prepago y los servicios de internet siguen suspendidos. Según Telegraph India, ha cerca de 400 000 conexiones de teléfonos pospago y 260 000 conexiones prepago en la región. El Gobierno no dio explicaciones de las razones por las que solamente restablecieron el acceso a llamadas y mensajes de texto para las suscripciones pospago. Sin embargo, esta decisión podría explicarse por el hecho de que es más difícil rastrear y dar seguimiento a los usuarios de conexiones prepago pues, a diferencia de las suscrpciones pospago, no tienen que enviar datos personales que facilitan a las autoridades identificarlos, como detalles bancarios y direcciones para correspondencia.

Satya Pal Malik, gobernador de Jammu y Cachemira, ha afirmado que la “situación es normal y que no hay violencia desde hace dos meses”. El ministro defendió el bloqueo como una medida para proteger las “seguridad de los cachemires” y dijo que el acceso a internet “será restablecido pronto”, sin especificar cuándo.

Suspensión temporal de mensajes de texto

A pesar de la flexibilización de las restricciones, las autoridades pronto volvieron a interrumpir el acceso a servicio de mensajes de texto para suscripciones pospago.

Durante la noche del 15 de octubre, los servicios de mensajería de texto quedaron interrumpidos en Jammu y Cachemira cuando presuntos rebeldes armados mataron a un conductor de camión y luego incendiaron su camión. Los servicios quedaron restablecidos pocas horas después.

Brahma Chellaney, profesor de estudios estratégicos en el Centro para Investigación de Políticas de Delhi, comentó que las restricciones a comunicaciones móviles se impusieron para limitar la actividades de militantes, que suelen coordinar los ataques por teléfono. Sin embargo, los cachemires están pagando el precio, pues el sector turismo, que depende de internet, está literalmente detenido. Las restricciones también obstaculizan el derecho de los cachemires de expresar y de acceder a información en línea, e impedirles conectarse y contarle al resto del mundo lo que está ocurriendo en el terreno.

Según Internetshutdowns.in, se han impuesto 55 bloqueos en Jammu y Cachemira en 2019. El bloqueo más prolongado se dio en Jammu y Cachemira en 2016, cuando los servicios de internet móvil quedaron suspendidos 133 días.

Protestas silenciadas en Cachemira

La abogada de la Corte Suprema india Nitya Ramakrishnan y Nandini Sundar, catedrática de sociología en la Escuela de Economía de Delhi, visitaron Cachemira entre el 5 y 9 de octubre de 2019. Mencionaron en un informe tras su visita que los cachemires se están resistiendo a las acciones impuestas del Gobierno Central indio “a través de satyagraha o desobediencia civil no violenta”. También agregaron que como toda la dirigencia está confinada –desde partidos políticos convencionales a líderes separatistas– la desobediencia es totalmente voluntaria. Ambos sostienen que “casi todas las personas querían azadi o libertad”.

Leer más: Bajo la administración india, Cachemira es como una “prisión abierta”, dicen observadores

El Gobierno indio sostiene que las restricciones a la libertad de movimiento han quedado sin efecto en gran parte de Cachemira, salvo en algunas zonas y que han puesto fin a las restricciones a turistas de visita en la región. El portavoz del Gobierno estatal, Rohit Kansal, también afirmó que las instalaciones de internet se abrirían como “lugares turísticos”.

En una entrevista con India Today, el ministro del Interior indio, Amit Shah, dijo que la situación es “pacífica” y “volviendo a la normalidad” en Jammu y Cachemira.

Sin embargo, el 15 de octubre de 2019, las autoridades arrestaron a 13 mujeres por realizar una protesta contra India en un parque en Srinagar, la capital de Jammu y Cachemira. Portaban carteles que decían “Respeten los derechos fundamentales” y “Por qué degradar a Jammu y Cachemira”.

Grupo de destacadas mujeres en Srinigar, incluida Hawa Bashir Khan [esposa del juez supremo Bashir Khan], que protestaron pacíficamente contra la decisión de India de revocar la autonomía de Cachemira y la brutalidad, han sido arrestadas.

India está dando el ejemplo. Quieren reprimir toda voz discordante en Cachemira.

Mi tía de 80 años, Ruqayya Sayeed, fue arrestada hoy y registrada en la cárcel central de Srinagar, con muchas otras mujeres activistas por protestar pacíficamente contra el bloqueo a las comunicaciones en Cachemira.

A estas mujeres las encarcelaron en la “normal Cachemira”. El gobierno de Modi no da fin a la situación en Cachemira.

El 3 de octubre, periodistas del valle de Cachemira realizaron una manifestación silenciosa en Srinagar para protestar contra el actual bloqueo de comunicaciones.

Hoy, los periodistas en Cachemira tuvimos que protestar contra el bloqueo a las comunicaciones, que ya tiene dos meses. No ha sido fácil ser periodista y trabajar en Cachemira en estos tiempos — sin teléfonos, internet ni comunicaciones.

Mientras tanto, algunas protestas esporádicas contra el bloqueo se realizaron en India:

Estudiantes de la Universidad Musulmana de Aligarh organizaron una protesta silenciosa contra la represión en Cachemira.

Serio golpe a la economía

Un reciente informe de la BBC con citas de expertos del sector sugiere que el bloqueo dispuesto para Cachemira ha costado a la economía más de mil millones de dólares de pérdidas en dos meses. Hasta el bloqueo, el turismo era una de las principales fuentes de ingresos en Cachemira, que daba sustento a 700 000 personas. El sector fue suspendido durante este periodo. Tres mil hoteles en el valle están vacíos, lo que supone gastos y pagos diarios de personal impagos. Cerca de 400 000 trabajadores migrantes se han ido desde el inicio del bloqueo, lo que ha generado escasezde mano de obra. Para 5000 agentes de viaje les es difícil organizar recorridos, aunque los impedimentos al turismo ha sido dejadas sin efecto recientemente, pues aún no hay internet. La mayor parte de actividades en el sector de artesanías y de fruta están suspendidas por las restricciones.

Conflicto en Cachemira: Se complican las cosas, el bloqueo paraliza la economía.
———-
Desde artesanías a turismo, a fruta y otros negocios, el bloqueo ha costado a la economía de la región más de mil millones de dólares en dos meses.

Por no mencionar el trauma, abatimiento y depresión que las personas enfrentan.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.