¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Festival de arte atrapado en punto de mira de “identidad nacional” de Azerbaiyán

Mural en Bakú que tuvo problemas con los “valores y mentalidad nacionales”, 2019. Foto de Turxan Qarishga / Hamam Times. Usado con autorización.

Era solamente un festival de arte contemporáneo.

Entre el 17 y el 27 de septiembre, se invitó a quienes gustan del arte, el cine y la poesía a participar en “Torre de la Doncella: Ser mujer“, festival organizado por la Delegación de la Unión Europea para Azerbaiyán y otras varias misiones diplomáticas. El festival, que lleva el nombre de un famoso lugar en Bakú, era para celebrar cien años de la liberación de las mujeres azerbaiyán. La artista Sabina Shikhlinskaya, fundadora en 2009 de un foro de arte contemporáneo con el mismo nombre del festival, lanzó y organizó la iniciativa.

Una de las acividades del festival era una exhibición de murales y grafiti que se llevó a cabo en Kombinat, taller en ruina de la capital azerbaiyana que alguna vez usó el sindicato de artistas durante el periodo soviético. Los organizadores esperaban que los trabajos siguieran ahí luego del festival.

Pero ocurrió algo diferente. Un mural de la artista sueca Carolina Falkholt que retrata el cuerpo de una persona transgénero llamó tanto la atención que le pusieron pintura encima cuando el festival terminó —de una manera nada artística.

En realidad, provocó una reacción negativa, una discusión sobre la visibilidad pública de la sexualidad, y hasta una respuesta del Gobierno en defensa de la “mentalidad tradicional” del país.

 

View this post on Instagram

 

Transgender mural in Baku #lgbtq ~ curated by @maiden_tower_tbw

A post shared by @ carolinafalkholt on

Mural de arte transgénero en Bakú.

Arte contemporáneo en Bakú: antes y después.

En una entrevista con 1news.az, agencia de noticias afiliada con el Gobierno, Shikhlinskaya dijo que se esforzó mucho para preservar el mural, pero no lo logró. “El muro en el que la artista pintó su mural estaba frente a un complejo residencial, cuyos ocupantes se quejaron con la policías. Tras una serie de quejas de personas consternadas por el dibujo, se decidió cubrir parcialmente con pintura la obra de Falkholt”, explicó Shikhlinskaya, y agregó que, como obra de arte público, no se puede ignorar la opinión de los ocupantes.

Otros trabajos de Falkholt son tan explícitos como el presentado en Bakú. La artista sueca desafía los estereotipos de género convencionales y los retratos del cuerpo femenino. En Azerbaiyán, país de mentalidad tradcional, los derechos de la mujer siguen en pañales, esto no cayó bien:

Quienes saben de estos asuntos y que aún no están listos, pueden unirse al ISIS. Los enemigos del enemigo, ignoran a los ciervos, organizan su regreso a la cueva.
———-
Tengo curiosidad, ¿por qué nadie ha desarmado la estatua de una mujer liberada?

Arte contemporáneo en Bakú: antes y después.
——
Oigan, no pueden llegar ahí tan rápido. Debieron haber empezado de un pequeño grafiti.

Tengan piedad, hagan lo que quieran en Torgovaya [importante calle peatonal en Bakú] pero ¿cómo pueden dibujar bolas en la rotonda del tercer microdistricto [nombre del barrio en el que se realizó la exhibición].

Primero, cubrieron con pintura el pecho de la figura, y otras partes “ofensivas” fueron cubiertas gradualmente. Fotos de la zona en medios sociales indican que el mural quedó completamente cubierto el 28 de septiembre, probablemente por las autoridades locales.

Después de las protestas, el dibujo del trans quedó completamente eliminado del mural.

¿Crees que se eliminó debido a estas protestas? // Foto: Javid Kurbanov

El 29 de septiembre, la Alcaldía de Bakú emitió una declaración en la que lamenta el intento de cubrir con pintura el mural, pero admite que ha ofendido a los habitantes y la “mentalidad nacional” de Azerbaiyán.

Azərbaycan multikultral ölkə olsa belə, öz milli dəyərləri, mental xüsusiyyətləri var. Gələn qonaqlar Azərbaycanın müsəlman ölkəsi olduğunu nəzərə almalı, biz başqa dinlərə, dəyərlərə necə tolerantıqsa, onlar da bizim dəyərlərə hörmətlə yanaşmalıdırlar. Ölkəmizə gələn xarici qonaqlar çox böyük hörmət və ehtiramla qarşılanır. Amma paytaxtda binalar mühafizə olunur, onların fasadları yenilənir. Odur ki, Bakıda binaların üzərinə müxtəlif şəkillərin çəkilməsinə icazə verilmir. Əgər festival çərçivəsində rəssamlara hansısa binanın üzərinə qrafiti çəkməyə icazə verilibsə, bu, o demək deyil ki, onlar bizim əxlaqımıza zidd olan dəyərləri Azərbaycanda rəsm vasitəsilə təbliğ etməlidirlər. Onda belə çıxır ki, Azərbaycana gələn qonaqlara öz təriqətlərini də təbliğ etməyə imkan verilməlidir. Bu düzgün yanaşma deyil. O ki qaldı bunun sənətə və sənətkarlığa qarşı hörmətsizlik kimi dəyərləndirilməsinə, bu fikir ilə qəti şəkildə razı deyilik. Bu gün Bakıda elə binalar var ki, orada qrafitilər çəkilib. Amma bizim rəssamlar bunu elə peşəkarlıqla ediblər ki, özümüz də, gələn qonaq da baxanda zövq qalır.

Aunque Azerbaiyán es un país multicultural, tiene valores y mentalidad nacionales propios. Los visitantes no deben olvidar que Azerbaijyán es un país musulmán. Así como somos tolerantes con otras religiones y valores, esperamos que los visitantes hagan lo mismo. Nuetros invitados son bienvenidos con mucho respeto. Pero los edficios de la capital están protegidos, sus fachadas se han renovado. No está permitido dibujar en los edificios de Bakú. Solamente porque se permitió dibujar en un edificio mientras duró el festival no significa que se les permite proyectar sus valores que están contra nuestra moralidad a través de su trabajo. Es como si a los visitantes que llegan a Azerbaiyán se les permitiera predicar su propia religión. No es el enfoque correcto. Discrepamos enérgicamente con la [idea de que la] decisión de cubrir con pintura la obra era una falta de respecto al arte y la artista. Hay edificios en Bakú que tienen todo tipo de grafitis, pero nuestros artistas lo han hecho tan profesionalmente que nosotros y nuestros invitamos nos complacemos.

Esta referencia a los “valores y normas nacionales” de Azerbaiyán brindan una comprensión importante de cómo la sociedad azerbaiyana percibe la igualdad de género, los derechos LGBTQ+ o cualquier asunto eclipsado por estas normas. Pero ocultarse tras el velo de moralidad y “valores nacionales” cierra la mente a la diversidad de la expresión artística, algo que solamente puede fortalecer la riqueza cultural del país.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.