¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Netizen Report: Maltratos a trabajadores domésticos en el Golfo revelan fallos de empresas tecnológicas en proteger derechos humanos

Imagen licenciada para dominio público, sin atribución.

El Netizen Report de Advox ofrece una instantánea internacional de los problemas, victorias y nuevas tendencias en materia de derechos de internet en todo el mundo. Este informe cubre las noticias y acontecimientos ocurridos entre el 27 de octubre y el 10 de noviembre de 2019.

Una investigación de la BBC ha mostrado cómo en Kuwait, Arabia Saudita y otros países del Golfo se están usando aplicaciones móviles y servicios de medios sociales para comprar y vender trabajadores domésticos en el mercado negro. Los hallazgos parecen indicar claras violaciones de reglas de programadores y términos de servicio para las principales plataformas involucradas — Instagram, Google y Apple.

Los trabajadores domésticos del Golfo por lo general llegan de África o el sudeste de Asia y se les contrata dentro del sistema de “kafala” o auspicio, en el que la persona o familia que contrata al trabajador es responsable de su visa y situación legal. El sistema es conocido por permitir tratos inhumanos a los trabajadores. En años recientes, los trabajadores han usado medios sociales para denunciar sus dificultades, pero esto a veces tiene como resultado mayores castigos a manos de los empleadores o hasta de funcionarios gubernamentales.

Dos reporteros de la BBC fueron encubiertos a Kuwait para informar sobre la historia, se presentaron como una pareja interesada en contratar un trabajador doméstico. En Instagram y Facebook, y por medio de aplicaciones como 4Sale, disponible en las tiendas de Apple y Google, los reporteros encontraron que hay personas que compran y venden trabajadoras domésticas en abierta violación a las leyes laborales locales. “Casi todos los vendedores defendieron la confiscación de los pasaportes de las mujeres, de confinarlas en la casa, de negarles tiempo libre y de darle poco o nada de acceso a un teléfono”, escribieron. Todo esto constituye violaciones a las leyes laborales de Kuwaiti y de normas de derechos humanos internacionales.

En un comentario sobre el rol de las plataformas de tecnología, la relatora especial de Naciones Unidas Urmila Bhoola dijo a la BBC que las empresas están “promoviendo un mercado de esclavos en línea”. Difjo que “si Google, Apple, Facebook o cualquier otra empresa aloja aplicaciones como estas, deben hacerse responsables”.

Cuando la BBC contactó a las empresas de tecnología con sus hallazgos, todas expresaron su preocupación. 4Sale, que permite hacer anuncios de publicidad, vender y comprar diversos productos, reitró la sección de trabajadores domésticos de su plataforma. Facebook prohibió la etiqueta #MaidsForTransfer [sirvientas para transferir] de Instagram, aunque es improbable que esto elimine el problema. Apple y Google dijo que buscaría eliminar esta actividad, que parece violar sus reglas (Google prohíbe las “aplicaciones que faciliten o promuevan actividades ilegales” y Apple prohíbe aplicaciones quie pueden “colocar a una persona o grupo en el camino de un perjuicio”). Apple también señaló a terceros programadores, y señaló que es trabajo de un programador seguir los términos de servicio de la empresa.

Desde que la noticia apareció en BBC.com, las autoridades de Kuwaiti empezaron a averiguar sobre el asunto y han iniciado investigaciones a dos personas mencionadas en el artículo.

La investigación analiza un problema profundamente enraizado en los principales medios sociales y plataformas web que ofrecen servicios y funciones que pueden procesar las comunicaciones y transacciones comerciales de miles de millones de personas cada día. En la relativamente corta historia de estas empresas, ninguna compañía que opera a esa escala ha encontrado una manera de examinar efectivamente el contenido y servicios de terceros en busca de evidencia de daños o hasta violaciones sistemáticas de normas de derechos humanos, como se ve acá.

Se pone en marcha ‘ley soberana de internet’ de Rusia

El 1 de noviembre, la controvertida ley rusa de “internet soberano” entró en vigencia. La ley establece que, en caso de declararse una “situación de crisis” (imprecisamente definida), la internet en Rusia (o al menos en algunas regiones) quedaría aislada de la internet global. Los que están a favor sostienen que la medida es necesaria para proteger a Rusia contra ciberataques del extranjero, mientras que defensores de derechos humanos y libre expresión sostienen que la ley amenaza las libertades en línea.

La ley obliga a los proveedores de servicio de internet a enrutar el tráfico internacional entrante a través de puntos de intercambio de internet (IXP) con sede en Rusia, lo que permite la operación centralizada de internet en una situación de crisis. También dispone que los proveedores de servicios instalen dispositivos especiales que ayudarían a Roskomnadzor, vigilante de comunicaciones estatal, a bloquear tráfico de internet no deseado. Esto enviaría datos a una instalación central de seguimiento, que examininaría ese tráfico en tiempo real con inspección profunda de paquete, método considerado mucho más efectivo que bloquear distintas direcciones IP. La ley también dispone la creación de una versión doméstica del sistema de nombre de dominio (DNS), o el directorio telefónico de internet, para que en caso de un corte de internet, los proveedores de servicio rusos no puedan conectar a servidores extranjeros de sistema de nombre de dominio.

El 27 de septiembre, Roskomnadzor anunció que lanzaría pruebas a los sistemas en la región sureña de Ural, para descontento local. Los resultados no se hicieron públicos.

¿Espías como nosotros? Extrabajadores de Twitter espiaban para el Gobierno saudita

El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a dos extrabajadores de Twitter de espiar en nombre del Gobierno de Arabia Saudita. Las acusaciones se hicieron públicas el 8 de noviembre e indican que, sin autorización de Twitter, ambos obtuvieron datos personales y otra información sobre críticos del Gobierrno saudita que usan activamente Twitter, y luego dieron esa información a las autoridades sauditas, en violación de las normas internas de Twitter y leyes estadounidenses.

Ali Alzabarah, uno de los extrabajadores, revisó datos personales restringidos de unas 6000 cuentas, incluida la del activista saudita Omar Abdulaziz, destacado usuario de Twitter y conocido del asesinado periodista saudita Jamal Khashoggi. Abdulaziz ha interpuesto una demanda contra Twitter y McKinsey, firma consultora estadounidense que trabajó para el Gobierno saudita, y sostiene que ambas empresas han “invadido [la] privacidad del demandante y exponerlo, así como a sus familia, amigos y asociados políticos a prisión, tortura y hasta muerte”.

Abdulaziz y Khashoggi son apenas dos de muchos activistas y periodistas sauditas que han enfrentado campañas de acoso coordinadas con marcas de un operativo gubernamental, junto con otras formas de represión, en línea y fuera de línea.

Internet vuelve a caer mientras siguen las protestas en Iraq

En Iraq, ha habido protestas públicas de denuncias de corrupción del Gobierno y pedidos de una reparación de servicios públicos desde inicios de octubre. Ese mes, las autoridades impusieron un “toque de queda de internet”, y quitado el acceso durante la noche. El 4 de noviembre, los iraquíes vieron un cierre masivo de internet que afectó a la mayoría del país y se prolongó durante 41 horas, según conteo de NetBlocks, grupo de medición de censura de internet. Reuters informó que, tras el bloqueo, hubo violentos enfrentamientos entre manifestantes y “atacantes no identificados” en Bagdad con el resultado de al menos seis muertos.

Apagón regional de Internet móvil en Pakistán durante manifestación

La redes de datos móviles quedaron bloqueadas el 22 de octubre en partes de Islamabad y Lahore durante una serie de marchas de partidos políticos conservadores que se oponen al régimen del primer ministro Imran Khan. Los periodistas sospechan que los bloqueos tienen la intención de impedir que algunos grupos transmitan en vivo su marcha, pero el Gobierno no ha hecho declaraciones oficiales públicas al respecto.

Media Matters for Democracy, ONG de Lahore, señala que la Corte Superior de Islamabad resolvió en 2018 que los bloqueos arbitrarios ordenados por el Gobierno eran ilegales. Sin embargo, el Gobierno apeló a esta decisión y obtuvo una orden de suspensión interina, hasta que haya una audiencia de apelación.

Activistas del Sudeste Asiático denuncian ataques contra la expresión digital

Diversos activistas de importantes medios, organizaciones de libre expresión y derechos digitales del Sudeste Asiático se unieron para denunciar crecientes niveles de represión gubernamental de la expresión en línea en la región. El grupo señaló a los blogueros vietnamitas en prisión Nguyen Van Hoa y Le Dinh Luong y el cineasta digital de Myanmar Min Htin Ko Ko Gyi, y destacó los peligros de su “región cada vez más autoritaria”.

“Somos testigos de acoso, amenazas, golpizas, procesamientos y prisión a blogueros, manifestantes y derensores de derechos humanos, periodistas y usuarios cotidianos de internet por su uso legítimo de espacios en línea”, dijeron en un comunicado. Los firmantes del comunicado incluyen a la Asociación para Comunicaciones Progresistas, Engage Media, Thai Netizen Network y Viet Tan.

Nueva investigación

Libertad en la red 2019: La crisis de los medios sociales – Freedom House

Informe de bienestar digital y derechos humanos – Relator especial de Naciones Unidas para extrema pobreza y derechos humanos, Philip Alston

Sobre bloqueo de sitios web a favor del aborto: Mujeres en olas y mujeres en la web – Coding Rights, Open Observatory of Network Interference, Women on Waves and Women on Web

Subscríbete al Netizen Report

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.