¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Medios sociales impulsaron desinformación y propaganda etnocéntrica durante elecciones nigerianas

Proceso de votación presidencial, 28 de marzo de 2015, Abuja, Nigeria. Foto de la Embajada de Estados Unidos / Idika Onyukwu [Image Attribution: Non-Commercial 2.0 Generic (CC BY-NC 2.0)].

Esta historia es la primera de una serie de dos partes sobre discurso de odio étnica en línea, desinformación y propaganda em las elecciones de Nigeria 2019.

El 23 de febrero de 2019, Nigeria llevó a cabo un proceso electoral para elegir a nuevo presidente y Parlamento nacional. Dos eran los principales contendores para la presidencia: el presidente en ejercicio, Muhammadu Buhari, obtuvo 15 millones de votos y se impuso sobre su rival más cercano, Atiku Abubakar, por un “margen de 56 % a 41 %”. Buhari prestó juramento para un segundo mandato de dos años el 29 de mayo de 2019.

Leer más: Nigeria Decide 2019: Todo lo que debes saber sobre las elecciones generales de este año

Sin embargo, la campaña electoral se luchó en diferentes frentes, incluidos medios sociales. Hubo mucha difusión de discurso de odio étnico al servicio de la desinformación y la propaganda en línea, sobre todo en Twitter.

Odio étnico en Nigeria

La multietnicidad de Nigeria –más de 250 grupos étnico y 500 idiomas– ha sido a veces fuente de conflicto y no de fortaleza. Esto se vuelve particularmente obvio durante las elecciones, cuando los políticos usan esas divisiones para buscar votos. Naturalmente, en las conversaciones en línea en Nigeria no ha faltado el odio inducido por la enia.

Por ejemplo, en las elecciones de 2015, Twitter de Nigeria descendió a una contienda amarga y binaria entre los partidarios de los entonces principales opositores, Goodluck Jonathan (Partido Democrático Popular, cristiano ijam) y Muhammadu Buhari (Congreso de Todos los Progresistas, hausa, musulmán fulani). Twitter se convirtió en una herramienta para propagar odio étnico y política partidaria.

Algunos pensaron que 2019 sería diferente porque Buhari del Congreso de Todos los Progresistas y Abubakar del Partido Democrático Popular son hausas y musulmanes, pero no fue así. Sus candidatos vicepresidenciales –Yemi Osibanjo (Congreso de Todos los Progresistas) es yoruba, y Peter Obi (Partido Democrático Popular) es igbo, y ambos son cristianos— son de diferentes grupos étnicos. Parecía una repetición de 2015 pero con diferentes protagonistas.

La atmósfera política tuvo una carta étnica en 2017, dos años antes de las elecciones, lo que creó las condiciones para una atmósfera de desconfianza. El Pueblo Indígena de Biafra, organización secesionista del sudeste del país dirigido por Nnamdi Kanu, también aumentó las tensiones étnicas.

La desertificación en el norte de Nigeria, predominantemente musulmán, llevó a los pastores ganaderos de Nigeria a migrar al sur, lo que inició violentos conflictos con los granjeros. El resentimiento de las comunidades cristianas del sur por la entrada de pastores musulmanes fulani fue “descrito en algunas narrativas como una fuerza de ‘Islamización’”. El fracaso del Gobierno nigeriano de investigar estos enfrentamientos y “llevar a los autores ante la justicia” tuvo como resultado la muerte de casi 4000 personas entre 2015 y fines de 2018, según Amnistía Internacional.

Por lo tanto, el etnocentrismo ya estaba en su maximo punto antes de las elecciones presidenciales en 2019. La desconfianza predominante fue un terreno fértil para la información falsa –en línea y fuera de línea– durante las elecciones.

Elecciones y credibilidad de información línea en Nigeria

La cantidad de usuarios de internet en Nigeria creció de 98.3 millones en 2017 a 100.5 millones en 2018. Facebook conserva el liderazgo como la plataforma de medios sociales elegida con 22 millones de usuarios, seguida de YouTube (más de siete millones), Twitter (seis millones) e Instagram (5.7 millones).

La mayoría de electores nigerianos es joven. De los 84 millones de votantes registrados para las elecciones generales de 2019, más de la mitad —51 %— tienen entre 18 y 35 años, mientras que el 30 % tiene entre 36 y 50 años. Esos dos grupos de electores, que incluyen nativos digitales e inmigrantes digitales, forman la mayoría de electores nigerianos con destrezas de tecnología.

Por lo tanto, no sorprende que los medios digitales fueran un destacado campo de batalla para las campañas electorales de 2019.

Como resultado, la credibilidad de la información en línea durante las elecciones de 2019 se desgastó. La información falsa y engañosa promovida como verdad absoluta se amplió con los partidarios de los principales partidos en Nigeria: Congreso de Todos los Progresistas (APC) y el Partido Democrático Popular (PDP).

Basándose en observación etnográfica de los participantes, realizada entre el 28 de octubre de 2018 y el 29 de mayo de 2019, ambos lados usaron el odio étnico como una herramienta para la desinformación y la propaganda en Twitter de Nigeria durante las elecciones presidenciales de 2019. Estas observaciones fueron guardadas como capturas de pantalla de tuits o URL guardadas recopilada en ese periodo.

En términos de desinformación con carga étnica, algunos partidarios del Congreso de Todos los Progresistas acusaron a Obi de ser intolerante por haber deportado norteños mientras ejerció como gobernador del estado Anambra, al sureste de Nigeria. Se hicieron virales tuits que afirmaban que los yoruba estaban quemando tiendas de comerciantes igbo en Lagos. Ambas historias eran falsas y se analizarán en la segunda parte de esta serie.

Figura 1: Tuit de propaganda desinformada de Festus Keyamo.

Figura 2: El verdadero lugar de la imagen que Keyamo publicó.

En otro ejemplo, se usó una fotografía para malinterpretar los hechos. El 28 de octubre de 2018, Festus Keyamo, entonces director de medios de la organización de campaña de Buhari, tuiteó una imagen (Figura 1) de un árbol que crece en medio de una vía férrea nigeriana abandonada: “Así crecieron los árboles entre las vías férreas entre 1999 y 2015… Ahora, esta es la ‘Era de culminación’ pues las vías están rugiendo a la vida”. El Partido Democrático Popular estuvo en el poder entre 1999 y 2015.

Sin embargo, un usuario de Twitter nigeriano rastreó la imagen a un tuit en árabe (Figura 2) publicado ese mismo mes. Según el tuit, la foto es del Líbano.

La intención de Keyamo puede haber sido mostrar que el régimen de Buhari había sueprado a otros gobiernos en la mejora de las gastadas vías férreas del país. Sin embargo, el uso de una imagen de otro país hizo que los llamados “ganancias” fueran cuestionables.

Figura 3: Discurso de odio étnico. “Un segmento de la nación dio un golpe y mató a otros líderes regionales con mucha desconsideración y esperó que hubiera paz después.
Luego intentan hacer historia y la definen como venganza cuando a ellos les hicieron lo mismo.
Fue venganza y fue dulce.
El norte recuerda”.

Figura 4: El-Rufai se disculpó por el tuit “desconsiderado” mostrado en la Figura 3.
“Lamento mis palabras. Las pude expresar de mejor manera. Fue desconsiderado y en la coyuntura que estamos actualmente fue peligroso e innecesario.
Así que pido disculpas. El objetivo de lo expresado pudo ser expresado mejor”.

También hubo discurso étnico en línea antes, durante y después de las elecciones. En un tuit con calumnias étnicas (Figura 3) Bashir El-Rufai, hijo del gobernador del estado de Kaduna, insinuó que la Guerra Civil Nigeriana se inició por una venganza igbo.

Entre 1967 y 1970, Nigeria vio una amarga guerra civil con el estado secesionista de Biafra, habitado en gran parte por igbos en el sureste del país.

Por tanto, según Bashir El-Rufai, el resultado de las elecciones de 2019 que ganó su partido, Congreso de Todos los Progresistas, debería tomarse como una dulce “venganza” de los hausa hulani. Luego se disculpó, tras críticas por su tuit “falto de sensibilidad”, como muestra la Figura 4. También borró el tuit anterior (Figura 3).

La información falsa con motivación étnica en medios sociales durante las reace en dos categorías: desinformación y propaganda.

Miroslav Tudjman y Nives Mikelic, académicos de comunicaciones de la Universidad de Zagreb, Croacia, definen desinformación como “información asignada equivocadamente con intención con la finalidad de inducir al usuario a error”. Por tanto, la intención de atravesar evidencia inexacta, distorsionada y falsa como verdadera distingue a la desinformación de la información equivocada.

Tudjman y Mikelic afirman que la propaganda es mucho más que desinformación o información equivocada. Esto es porque la propaganda “busca manipular las actitudes del usuario” a través de un “manejo accidental o intencional con información en el proceso de comunicación”. Entonces, la propaganda convierte en arma la información sesgada o inexacta por intereses políticos y, por tanto, manipula la percepción.

Surgieron temores justificables en torno a las elecciones de 2019 porque la desinformación y la propaganda en línea incitan violencia electoral y también supone “una amenaza a la reconciliación tras las elecciones”.

En la segunda parte de esta serie, examinaremos cómo se desarrolló esto en línea en Twitter sobre todo, con ejemplos específicos.


Este artículo forma parte de una serie de publicaciones que examinan la interferencia sobre los derechos digitales mediante métodos como la interrupción de las redes de emisoras y la desinformación durante acontecimientos políticos claves en siete países africanos: Argelia, Etiopía, Mozambique, Nigeria, Túnez, Uganda y Zimbabue. El proyecto está financiado por el Fondo Africano de Derechos Digitales de Colaboración en Política Internacional de Tecnología de la Información y las Comunicaciones para África Oriental y Meridional (CIPESA).

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.